Informe de Interporc sobre exportaciones españolas de carne de porcino en 2016

La exportación de porcino de España, con un incremento del +19,1% en 2016 respecto a 2015, se anotó este año pasado un nuevo récord histórico. Según los datos de Interporc, España ha exportado en cantidad por primera vez 2 millones de toneladas de porcino (sin incluir animales vivos), esto es, unas 300.000 toneladas más que en 2015 y medio millón de t más que en 2014. Los datos de facturación muestran una evolución similar, en el conjunto, a los de volúmenes: +17,3%, superando los 4.500 millones de euros.

1Por destinos, los 20 primeros países receptores han concentrado casi el 90% de estos envíos, un porcentaje similar al registrado en los 2 años precedentes. Pero la gran novedad de 2016 ha sido que China ha pasado a convertirse en el primer destino exterior del porcino español, superando a nuestro primer mercado tradicional, que era Francia. En 2016, España exportó a China 387.690 toneladas de porcino (el 19,0% del total exportado) y a Francia, 320.512 toneladas (el 15,7% del total exportado). Esto supone que casi 1 de cada 5 kilos exportados por España tuvo como destino China en 2016, invirtiendo la correlación de fuerzas que hubo en 2015: el 20,3% del total exportado por España fue a Francia y el 12,2%, a China. La progresión de la demanda china es todavía más espectacular si se compara con años anteriores, cuando apenas concentraba del 7% al 9% de la exportación total española (de 2012 a 2014). Sin embargo, en facturación Francia sigue encabezando el ranking para España: 782,5 millones de euros (17,3% del total) frente a los 616,5 millones facturados en China (13,6% del total).

2

En variación porcentual, los embarques a China crecieron un +85,2% en 2016 respecto a 2015, mientras que los envíos a Francia se redujeron en un -7,8%. De hecho, en 2016 los únicos destinos donde España exportó menos porcino que el año anterior han sido destinos intracomunitarios: además de Francia, también Portugal (-8,0%), Alemania (-5,1%) o Bélgica (-15,9%). En cambio, Italia sí importó más porcino español e 2016 que en 2015: +6,2%, registrado su volumen más alto de los últimos años.

China ya superó, como destino, a Italia y Portugal en 2015, pero en 2016 los envíos españoles a ese país asiático prácticamente han triplicado los registrados a los dos países europeos. La primavera concentró el mayor incremento de la exportación a China, igual que les sucedió al resto de países exportadores de la UE, con máximos en mayo-junio. Posteriormente, el último trimestre de 2016 registró unos volúmenes de exportación ya más similares a los del final de 2015 (cuando, no hay que olvidarlo, empezó a crecer la demanda china en Europa) y presionado probablemente el origen europeo por una mayor competencia en precios de EEUU, país que consiguió una exportación récord a China de octubre a diciembre (aunque la mayor parte de este incremento fue en subproductos y no en carne).

La pujanza extracomunitaria, además, no se ha limitado a China, sino que ha alcanzado al resto de destinos asiáticos. Así, la exportación española ha crecido un +12,5% hacia Japón, que se consolida, con 97.061 toneladas, como el quinto mayor destino para España, y un +17,58% hacia Corea del Sur, que roza las 72.000 toneladas. Sin embargo, porcentualmente los mayores avances se han dado en Taiwán (+44,2% respecto a 2015), Hong Kong (+41,1%$) y Filipinas (+40,4%).

Otros movimientos destacados en 2016 han sido los registrados en el Este de Europa, con una franca progresión en países como Hungría (+73,3%), Rumanía (+67,5%), Polonia (+38,5%) o la República Checa (+29,1%). Con lo que la tónica de 2016 para la exportación española ha sido:

  • De contención en el interior de la UE, forzada por una demanda cárnica más estancada en los principales países de la “vieja” UE-15 y también por la menor disponibilidad provocada por la fuerte demanda asiática.
  • De crecimiento en el Este de la UE, donde las cabañas porcinas acumulan descapitalizaciones más importantes, además de problemas sanitarios en Polonia y los países bálticos, y donde los estacionalmente mejores consumos cárnicos del final de 2016 comportaron una mayor demanda importadora.
  • De crecimiento muy fuerte hacia Asia, de la mano de una mayor demanda en China a causa de la reducción de su cabaña de cerdas reproductoras en 2015 y por el incremento sostenido de su población urbana, pero también gracias al aumento de los envíos a países como Corea del Sur, donde los problemas de gripe aviar pueden haber comportado un desvío de consumo a la carne de cerdo, y Japón, cuyos stocks de carne congelada, muy elevados desde el verano de 2014, empezaron a reducirse rápidamente a finales de 2015 y se mantuvieron en niveles comparativamente bajos a lo largo de todo 2016.

Por tipos de productos, las exportaciones españolas de carne de cerdo aumentaron un +18,9%, hasta los 1,34 millones de toneladas, mientras que las de despojos crecieron un +25,6%, hasta las 284.000 toneladas. De nuevo, China aparece en primer lugar, con 251.835 toneladas de carnes y 113.186 toneladas de despojos: el 16,9% y el 38,4%, respectivamente, del total exportado por España.

3En el apartado de jamones y paletas curados, el aumento exportador en 2016 ha sido del +4,3%, siendo los principales destinos el comercio intracomunitario: el 22,8% ha ido a Francia y el 21,6% a Alemania. La misma situación se repite en las exportaciones de embutidos, que crecieron un +12,4% y tuvieron como destino mayoritario Fracia (30,9% del total), el Reino Unido (18,1% del total) y Portugal (13,8% del total). Finalmente, en animales vivos el comercio exterior porcino de España mantuvo en 2016 la tendencia a la baja iniciada en 2014: 142.316 toneladas (-4,3%), cuyo principal destino fue Portugal (75,6% del total).

Fuente: Agro digital

Deja un comentario