El mercado francés es absolutamente importante y prioritario para el sector Porcino de Capa Blanca español; lo es por todo tipo de razones: por proximidad, por ser un mercado comunitario, por contar con una gran dimensión (más de 67 millones de habitantes) y una elevada capacidad de compra (más de 36.000€/Per Cápita), por afinidad cultural y gastronómica, y sobre todo por la fuerte implantación del consumo de carne de cerdo y productos charcuteros en Francia, entre otras numerosas posibles razones a destacar.

Tradicionalmente Francia ha sido el primero y principal cliente del sector porcino español; solo en el pasado año 2019 se convirtió en el segundo cliente, dejando el primer puesto al mercado chino. Aun así, España sigue siendo el principal proveedor de carne de porcino de Francia, seguida de Alemania e Italia. Sin embargo, mientras las exportaciones españolas se han basado principalmente en carnes frescas y congeladas, las de Alemania e Italia han incluido mucha mayor proporción de productos transformados. De hecho, buena parte de las importaciones francesas consisten en productos frescos o congelados de alto grado de preparación y valor añadido, destinados a la industria charcutera francesa, así como en productos elaborados preparados para el consumo directo. En definitiva, para poder atender su consumo interior y sus exportaciones, el mercado francés del porcino necesita importar significativas cantidades de carnes y elaborados de porcino, importaciones que han estado creciendo ininterrumpidamente en los últimos años, y en las que el sector porcino español ha participado intensamente.

Si bien, el consumo global de carne y elaborados de porcino en Francia se había venido manteniendo más o menos estable en los últimos años, desde 2018/2019 se observa una clara tendencia al retroceso en dicho consumo (-3,0% en 2019 en conjunto, siendo -3,7% en carne fresca y -2,5% en charcutería); y de cara al futuro, parece confirmarse esta tendencia a la baja, animada por la mayor preocupación de los consumidores por la salud, el bienestar animal, la conservación medio ambiental, etc.

El mercado francés se caracteriza por la gran envergadura y complejidad de sus estructuras de comercialización intermedia y distribución final, al mismo tiempo que por una fuerte concentración de la Distribución Organizada. De forma que junto a las “plataformas” controladas por dicha Distribución Organizada, operan las Centrales de Compra y numerosas tipologías de mayoristas y distribuidores/intermediarios, nacionales, regionales y locales; muchos de ellos cuentan además con los “soportes estructurales” de los denominados “Mercados de Interés Nacional” (MIN) como por ejemplo Rungiso Perpiñán, entre otros muchos. Y no cabe olvidar la importancia económica que tiene el Canal Horeca en Francia, en el cual tienen clara implantación muchos elaborados de porcino clásicos de la potente industria charcutera francesa y contra la que compiten los elaborados procedentes de Alemania, Italia, Dinamarca, Bélgica y España.

En los últimos años se viene introduciendo con fuerza y éxito en el mercado francés la comercialización/distribución integrada a partir de los “Market Places” (Amazon, Vente Privée y otros), lo cual ha venido acompañado, además, de un creciente auge del comercio online; conjuntamente pronostican un cambio singular en el futuro modelo de compra en el mercado francés, lo mismo que en el de otros países avanzados.

En Francia, gran parte de las compras de los hogares se realizan en puntos de venta pertenecientes a las denominadas “grandes enseñas de la distribución minorista organizada” que cuentan con cerca de 11.700 establecimientos repartidos por todo el territorio francés; las principales son: Leclerc, Carrefour, Les Mousquetaires, Systemeu, Grupo Casino Y Auchan (puestos por orden de facturación).

Por otra parte, también es obligado recordar el hecho de que el consumidor francés se caracteriza por su exigencia de calidad y buena presentación del producto, incluso a veces por encima de las exigencias de una óptima relación calidad/precio, exigencias que en los últimos años se han ido extendiendo a otros aspectos como el trato animal, el impacto medioambiental, la preocupación por la salud o la preferencia por los productos de proximidad, conocidos o naturales.

Y finalmente, también es necesario destacar la conocida “sobre abundancia” de normativas, regulaciones o reglamentaciones de todo tipo nacionales, regionales o locales, que caracteriza el sistema agroalimentario francés, lo cual en ocasiones puede representar una cierta “barrera comercial” para aquellos exportadores pequeños o con escasa experiencia en el tratamiento y gestión de esta compleja estructura reguladora del mercado en Francia. También es cierto que, una vez adquirida dicha experiencia, son muchos los operadores agroalimentarios españoles que eligen y prefieren este mercado como destino prioritario de sus exportaciones.

Principales ferias

  • SIAL (París).
  • FOOD INGREDIENTES (París).
  • VAE EXPO (París).
  • GOURMET FOOD&WINE (París).
  • SIVAL (Angers).
  • VINISUD (París).
  • SALON VIN&GASTRONOMIE (Caen).
  • TASTE OF PARIS.
  • RESTO NUOVO (Aviñón).

Caracterización del pais/mercado

Producción, consumo y autoabastecimiento de carne y productos del porcino

Evolución del censo porcino

Balance de autoaprovisionamiento

Importaciones de carne y productos del cerdo

Principales proveedores de carne y productos del porcino

Tipologías de productos importados

Principales proveedores por tipología de productos importados

Exportaciones españolas al pais/mercado

Estructura y evolución de las exportaciones españolas por productos

Evolución de las exportaciones españolas de productos frescos y elaborados

Fuente: Interporc

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.