Fuente: Interporc

Mejora generalizada de las cotizaciones del despiece en toda la UE durante agosto, aunque este movimiento se ha plasmado más en la 2ª mitad de mes. Aunque probablemente con una intensidad decepcionante, la campaña turística ha aportado consumo en los países del sur de Europa, con más dudas en España que en Italia o Francia. Pero ha sido precisamente el final de las vacaciones lo que ha permitido subir los precios de la carne en el norte de Europa, para cubrir las necesidades del “rellenado” de las ciudades y la reapertura de la industria de transformación. Aún así, el mercado sigue esperando que la menor disponibilidad de cerdos lleve a un descenso de la producción cárnica superior al descenso del consumo europeo. Hasta ahora, las dudas del consumidor europeo, atrapado por la espiral inflacionista, y la ralentización de la exportación a China han dejado más oferta de la necesaria dentro del mercado europeo, con lo que hay una fuerte tensión sobre los precios europeos de la carne. La incógnita de cómo reaccionarán los consumidores a lo que depare este otoño sigue presente y, probablemente, no se desvelará hasta que se esté allí: ¿habrá recesión económica que afecte a los consumos del día a día o solo afectará a los gastos “suntuarios”? Porque el consumo de carne de cerdo se está moviendo todo este año a la baja en, por ejemplo, España y Alemania, y desde antes que empezara la guerra en Ucrania, señal de que ya había desgaste antes de que subieran los precios. La clave estará también en si se reactiva la exportación de carne de cerdo a China, lo que sacaría presión del mercado intracomunitario y permitiría una mejor repercusión de los altos precios del cerdo en la carne.

En España, el despiece ha subido en agosto en el entorno de un +2%, similar al movimiento visto también en Italia (aunque allí con problemas continuos con los jamones). En cambio, las subidas de precios de la carne han sido en agosto superiores en Francia (alrededor del +4%-5%) y Alemania (en torno al +4%). En China, los precios de la carne de cerdo han subido al ritmo del cerdo, con el Gobierno anunciando su intención de frenar la subida para contener la inflación, y en EE.UU. empieza a haber signos de agotamiento ante los precios muy altos del despiece.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.