Fuente: INTERPORC

En febrero ha cogido velocidad la subida de la cotización del cerdo en España, que sale de este mes un 10% por encima de como lo empezó. La demanda de cerdos, que en enero limitaba su presión al noreste peninsular, ha ido extendiéndose por toda la península conforme los retrasos navideños habían sido ya absorbidos. El matadero quiere aprovechar al máximo los precios comparativamente bajos todavía, con el temor de que más adelante la disponibilidad de cerdos sea más restringida esta primavera. Los pesos medios de matanza han ido bajando lenta pero progresivamente cada semana, reflejando tanto que la oferta se iba quedando ya por debajo de la demanda (y que las salidas de cerdos superaba las entradas precedentes de lechones) como que algunos ganaderos empezaban a retrasar salidas, confiando en precios más altos a la semana siguiente. El problema ha venido al cierre de mes, con la fulminante escalada de los precios de los cereales, que disparan un coste de producción del cerdo que ya era alto, lo que puede limitar todavía más la oferta futura. Paralelamente, el no menos fuerte encarecimiento de la energía dispara también los costes de los mataderos (y de las granjas y las fábricas de pienso, etc), con lo que son todos los eslabones de la cadena los que están tensionados. Aunque la guerra en Ucrania no afecte directamente al porcino (porque no es un destino relevante para España; lo es más para Dinamarca y Polonia), sí impacta de pleno sobre toda la estructura de costes.

En Alemania, el cerdo se ha movido por fin hacia el final de mes, con una subida que no ha sido secundada por los mataderos pero que ha sido la antesala de una verdadera explosión del precio en las semanas siguientes. La disponibilidad de cerdos en Alemania va claramente a la baja: hay menos cerdas y las entradas de lechones de importación se ha reducido mucho desde hace meses. Francia, Bélgica, Países Bajos, Dinamarca, Austria… todo el resto de la UE ha visto subir el cerdo al final de febrero, aunque con dudas todavía por las incertidumbres que seguían planeando sobre la carne. Casi la única excepción ha sido Italia, penalizada todavía por la aparición de la PPA; de todas formas, los descensos del precio del cerdo, sin finaliza, han ido perdiendo poco a poco amplitud, conforme tampoco los nuevos focos parecen ir a más y, sobre todo, se mantienen dentro de la zona inicialmente cerrada.

China sigue bajando

En China, la cotización del cerdo ha mantenido su tendencia bajista durante todo el mes (-12% en el conjunto de febrero), indicando que su producción nacional es ahora suficiente para cubrir la demanda, máxime cuando el consumo se sigue quedando por debajo de lo esperado y entra ahora en su época baja. El gobierno chino ha anunciado además que, de acuerdo con su sistema de vigilancia de los precios, está ya preparado para compras públicas de carne de cerdo para sus reservas estatales, como medida para intentar contener la caída de los precios. La primera compra ha sido de 40.000tn, pero el precio todavía no se ha frenado. En cambio, en EE.UU. el cerdo ha seguido subiendo en febrero, un +30,5%., apoyado en una oferta contenida y en los buenos márgenes de los mataderos. También en Brasil ha subido el precio del cerdo (+9%) donde tras un inicio de año flojo, la oferta ha vuelto a disminuir y la exportación mantiene un buen ritmo, pese a un cierto parón en China.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.