Menos precio, más matanza

Descensos generalizado de los precios del cerdo en toda Europa durante este mes de octubre, yéndose a sus niveles incluso más bajos del año en países como Dinamarca o Alemania.

La climatología, benigna todavía en buena parte de la UE, solo ha hecho que dar alas a los crecimientos en granja, con lo que los pesos se han levantado en todos los países. Mientras, los mataderos han ido aumentando su actividad conforme avanzaba el mes y, al cierre del mismo, en el norte de Europa se estaba ya trabajando al máximo de las capacidades, mientras que en el sur la aceleración de la matanza ha ido más lenta.

En España, la cotización de referencia ha bajado casi un -10% durante este mes, presionada por la apatía del mercado de la carne y por el incremento estacional de la oferta de cerdos. Los pesos han ido subiendo pero lo han hecho de forma mucho más progresiva que en años an teriores.

El resultado es que el peso medio, que se había estado moviendo todo el año muy por encima del año anterior (en torno a 2 kilos más), se mantiene ahora de forma constante por debajo de los registros de las mismas semanas de 2017 (en torno a 1 kilo menos). Ello le ha permitido al ganadero controlar mejor la cuantía de los descensos de la cotización, que han sido constantes pero sin fuertes caídas. Pero es más lento descenso ha impedido también que el matadero se decidiera a sacrificar al máximo, viendo que el cerdo en España cotizaba más caro todavía que en el resto de sus competidores europeos.

La consecuencia final es que, mientras el cerdo se estabilizaba en el norte de la UE, en España seguía bajando y, al cierre del mes, se situaba ya al mismo nivel que Alemania y Francia.

Los descensos en el resto de la UE han rondado el -3% mensual, excepto en Italia (-5%) que partía comparativamente de más arriba también tras la subida estival.

En Alemania, los descensos se han concentrado en la primera mitad de octubre, para dejar paso después a una estabilización. El mercado alemán, con menos cerdos que el año pasado, ha tendido a un paulatino equilibrio entre oferta y demanda de cerdos y, al final, tan solo las dudas creadas por la PPA en Bélgica y la falta de nuevos impulsos en la exportación a terceros países han impedido que el precio pudiera repuntar.

En Francia, la actividad de matanza ha sido fluida durante el mes, pero los mataderos han presionado porque la carne se depreciaba, mientras que en Dinamarca el cerdo también ha bajado por la misma razón: más cerdos y falta de reacción en la carne.

En EEUU, el precio ha vuelto a tocar techo e inició a mediados de octubre una corrección bajista más temprana que otros años. En Chicago, los futuros del cerdo cotizan al alza para 2019, reflejando que la PPA en Europa y China puede beneficiar a los exportadores americanos y que, aunque la oferta de cerdos va a aumentar en EEUU, tal vez no lo haga tanto como se prevé.

Estancamiento en China

En China, la localización de la PPA en el noreste del país, donde se concentran la producción y las restricciones al transporte de animales, está hundiendo los precios allí y subiéndolos en el sur, donde están los mataderos… y les faltan los cerdos del norte. El precio medio nacional detiene su recuperación y se muestra ahora con síntomas de estancamiento hasta que se clarifique la evolución sanitaria y su afección sobre la producción y el consumo.

Fuente: Interporc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.