ASAJA SALAMANCA

La crisis del Covid-19 está afectando a todos los sectores productivos del país y el ganadero no es una excepción. En este ámbito, al impacto ‘natural’ del estado de alarma se suma ahora la especulación de algunos agentes de la cadena agroalimentaria que, con su forma de actuar, pretenden hundir los precios de ciertas cotizaciones.

En este sentido, ASAJA Salamanca denuncia que los compradores están aprovechando la crisis del coronavirus para renegociar a la baja los tratos que ya estaban cerrados con los ganaderos, bajo la amenaza de no retirar los animales de la explotación. Se produce, por tanto, una ruptura unilateral de los contratos en los que, una vez más, el mayor perjudicado es el productor, que no puede dar salida a la producción.

Además, muchos industriales que no presentan problemas de matanza están aprovechando la situación de crisis generada por el virus para reducir los precios de compra de forma injustificada. Estos agentes pretenden comprar a “precios de crisis” productos frescos como jamones y paletas que en aproximadamente dos años venderán a su precio habitual, por lo que multiplicarán sus beneficios mientras el ganadero ve cómo se pone en peligro la viabilidad de su explotación.

A medida que avanzan las semanas, los cerdos cogen más peso y es más difícil venderlos, circunstancia que ha llevado a algunos ganaderos a bajar los precios por debajo, incluso, del coste de producción ante el miedo de no poder dar salida a los animales. Esta situación tuvo su repercusión este lunes en la mesa del ibérico, donde bajaron todas las cotizaciones. El escenario es especialmente delicado en el caso del tostón ibérico, en el que las ventas se cerraron a 10 euros la unidad y con muchas dificultades para dar salida al producto.

Ante esta situación, muchos ganaderos están sacrificando madres para no seguir produciendo o están reduciendo al mínimo su producción. ASAJA Salamanca advierte que esto provocará que en 15 o 16 meses falten cerdos y la cabaña del ibérico se reduzca, lo que provocará picos de sierra en precios y producciones que no serán beneficiosos para ninguno de los agentes de la cadena agroalimentaria. Además, se pone en peligro la viabilidad de estas explotaciones y la de aquellas que hna decidido vender futuras reproductoras.

ASAJA Salamanca solicita al Gobierno que persiga y sancione las prácticas desleales que buscan rebajar los precios de estos productos de forma injustificada como medida de defensa del sector primario que, en esta situación de crisis sanitaria, sigue siendo imprescindible para la población. Además, y dada la paulatina vuelta a la normalidad de China, la OPA solicita ayuda a la Administración para dar salida en ese mercado a buena parte del producto fresco que se encuentra almacenado en estos momentos.

ASAJA CÁDIZ

Desde ASAJA CÁDIZ  han trasladado a todos los alcades, alcadesas y Presidente de la Diputación, ánimo y apoyo antes la crisis sanitaria y económica que están sufriendo, que afecta a todos los sectores económicos de la provincia y que está provocando, además de por supuesto pérdidas humanas, una situación económica insostenible con un escenario a corto y medio plazo muy difícil para la economía del país y la provincia.

Ante ASAJA Cádiz muestra su preocupación del sector agrícola y ganadero, sector estratégico y esencial, donde agricultores y ganaderos se enfrentan a diario a multitud de problemas y dificultades para poder suministrar a la población alimentos de máxima calidad. Subsectores de la provincia que lo están pasando realmente mal. Los ganaderos de ovino y caprino de leche están teniendo que reducir su producción para adaptarla a la demanda de la industria quesera, la cual ha reducido su facturación en más de un 40%; los ganaderos de vacuno de carne, ovino y caprino de carne y porcino más de lo mismo, al ser el destino de sus producciones el canal HORECA (restaurantes, hoteles, bares, etc., que han tenido que cerrar), es decir, una cadena donde una cosas lleva a la otra pero donde los eslabones más vulnerables, como es la agricultura y ganadería necesitan y van a necesitar más ayuda que nunca.

En estos momentos es cuando hay que demostrar con hechos que si el campo es una actividad esencial y estratégica, necesita que se mire por ella y que no se escatimen medidas ni dinero para apoyar y ayudar a agricultores y ganaderos. Por todo ello, desde los ayuntamientos y Diputación plantean las siguientes medidas dirigidas al sector agrario para que se pudieran poner en marcha lo antes posible:

  • Eliminación del cobro del Impuesto de Circulación de Vehículos, incluidos los agrícolas.
  • Eliminación de la tasa de recogida, tratamiento y eliminación de residuos.
  • Exención IBI Rústica.

Además, agradecen como siempre, la disponibilidad y sensibilidad con el sector agrario, por lo que esperan que consideren la necesidad de aplicar estas medidas para un sector esencial como es el agrario, donde en estos momentos más que nunca está demostrando a la sociedad el papel que desempeñan.

APAG EXTREMADURA ASAJA

El Ministerio habla de ayudas para animales que hayan salido de la granja con destino a matadero, así como a las granjas de tratantes y a los centros de concentración, pero como se han diseñado estas ayudas “no llegarán a los ganaderos, porque son inaccesibles a la gran mayoría”, por lo que “no servirán para nada”.

Según ha explicado el presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, las ayudas deben ampliarse, no solo a los ganaderos que envíen sus animales a sacrificio, sino también a los que saquen sus animales para cebaderos, centros de tipificación, venta a cooperativas o corderas o chivas que se dejen de reposición en la explotación.

De no ampliarse a estas necesidades, el Real Decreto del gobierno, ha insistido Metidieri, “no servirá para nada” porque no ayudará a los ganaderos que realmente están sufriendo la bajada del precio del cordero en 30 euros por animal.

Metidieri también ha señalado que el porcino y el vacuno están sufriendo las consecuencias el coronavirus, como ha ocurrido con el ovino y el caprino, por lo que han pedido ayudas en la misma medida para esta cabaña.

ASAJA CASTILLA Y LEÓN

La organización agraria espera que el ministerio abra un periodo de consultas antes de publicar el real decreto que regulará estas ayudas, y que tenga en cuenta las opiniones de las organizaciones que representan a los afectados, de manera que el dinero que se destine a este fin compense de verdad a los profesionales por las pérdidas que les está ocasionando esta situación.

Asaja  recuerda que el problema no solamente es que los lechazos y cabritos se estén vendiendo muy por debajo del coste, sino que en muchos casos permanecen en las explotaciones sin que exista la posibilidad de encontrar un comprador, incrementándose los costes de alimentación y perdiendo categoría comercial al pasarse de peso y de edad. Por eso, el anuncio que ha hecho el ministerio no satisface al sector, ya que da respuesta parcial al que vende, pero no da respuesta a quien no tiene comprador, para el que también habría que habilitar ayudas.

Asaja Castilla y León considera que el apoyo debería de destinarse únicamente a los ganaderos, y no a otros operadores que intervienen en la cadena, dando prioridad al ganadero profesional, y además debería elevarse el número de animales susceptibles de percibir ayuda por encima de los 70 que inicialmente propone el ministerio.

Por último, Asaja pide que la ayuda se tramite en el procedimiento integrado de solicitud única junto con las ayudas de la PAC, y que se abone el importe que corresponda tan pronto como la administración haga las comprobaciones oportunas.

Esta medida que propone el ministerio de Agricultura no debe de ser la única, y se ha de trabajar en promocionar el consumo del lechazo y cabrito en los hogares, y sobre todo acordar con las grandes cadenas de alimentación una oferta variada y atractiva de estas canales, así como no importar de países de dentro y fuera de la Unión Europea mientras haya aquí excedentes. ASAJA considera muy grave que en momentos críticos como estos no haya una apuesta total por el producto nacional, y pide a las administraciones que ejerzan máximos controles en ese sentido.

La organización profesional agraria insiste en reclamar al Ministerio que reivindique en Bruselas la apertura del sistema de intervención para el ovino y caprino, dado que hasta ahora los responsables comunitarios solo contemplan este sistema de ayudas al almacenamiento para intermediarios para canales de vacuno “principalmente porque desconocen la importancia de la ganadería extensiva tiene en los países del sur”, apunta ASAJA.

Por último, Asaja Castilla y León insiste en que las administraciones “están dejando fuera de cualquier cobertura al cochinillo, producción que se canalizaba casi íntegramente a restauración y que ahora mismo está totalmente bloqueada, porque ni siquiera está entrando en el canal de distribución normal, como supermercados y carnicerías”.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.