El Gobierno de China adquirió de nuevo carne de cerdo para sus reservas estatales centrales, en este caso compró 38.000 toneladas, según el Centro de Gestión de Reservas de Mercancías de China. Esta compra se produce tras la primera ronda de almacenamiento a principios de mes.

Los productores de muchas regiones de China han sufrido enormes pérdidas debido a los bajos precios de la carne de cerdo y los altos costes de alimentación, por lo que Beijing busca respaldar los precios del cerdo tras las fuertes caída.

Las continúas y duraderas pérdidas podrían empujar a algunos productores a salir del mercado, lo que provocaría un recorte en la producción de la carne de cerdo, según los analistas.

El censo porcino de China se redujo drásticamente debido a la Peste Porcina Africana, lo que hizo que los precios del cerdo se dispararan y aumentara el índice de precios al consumidor, lo que provocó la entrada en el mercado de grandes empresas aprovechando los enormes beneficios.

Tras volver a alcanzar niveles de censos previos a la PPA, Beijing busca estabilizar la producción, que se ha convertido en un importante enfoque político.

El censo de reproductoras de China se situó en 42,9 millones de cabezas a finales de enero, un 2% más que el año anterior, según datos oficiales, y se espera que la abundante oferta interna y los bajos precios del cerdo pesen aún más sobre las importaciones en los próximos meses.

A medida que los precios internos del cerdo se debilitaron, las importaciones también disminuyeron. Beijing además elevó los aranceles de importación de la mayoría de los productos de carne cerdo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.