China ha detenido casi todas las importaciones de carne de cerdo de los Países Bajos, aparentemente motivado por brotes de COVID-19 en algunos de los mayores mataderos holandeses, prohibiendo así la carne entregada hasta el pasado domingo por 4 de los mataderos holandeses más grandes, según comunicó la portavoz del gobierno holandés, Elise van den Bosch el martes.

“Claramente, China está buscando la fuente de su segunda ola de infecciones por COVID-19, que podría provenir de carne importada”, dijo Van den Bosch. “Pero no hay evidencia científica de la posible transmisión del virus a través de alimentos o materiales de embalaje”.

Los mataderos en los Países Bajos, y en otras partes de Europa, son operados principalmente por trabajadores migrantes, que trabajan cerca unos de otros y a menudo comparten tambien viviendas. Esto ha provocado grandes brotes por Covid-19 en muchos de ellos en los últimos meses.

Las 4 compañías afectadas por la prohibición normalmente entregan la mayor parte de la carne de cerdo enviada desde los Países Bajos a China.

Las exportaciones de carne de cerdo holandesa a China alcanzaron un total de 299.000 toneladas el año pasado, con un valor total de 335 millones de euros.

Van den Bosch dijo que el gobierno holandés estaría dispuesto a cooperar en las demandas chinas de nuevas inspecciones de los mataderos. “En otros países europeos esto se ha hecho instalando cámaras de video”, dijo. “Estaríamos dispuestos a cooperar con tal solicitud”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.