Acaba de cerrar el matadero holandés Hilckmann, uno de los más importantes de Holanda, que sacrificaba 20.000 cerdos semanalmente, lo que representa sobre un 7% de los sacrificios del país.

Al parecer, el principal motivo que ha empujado al cierre ha sido no conseguir la certificación para poder exportar a China, lo que era imprescindible para que el matadero pudiera seguir funcionando. El cierre de la empresa va a suponer el despido de unos 250 empleados.

Los 20.000 cerdos que venían sacrificándose rápidamente se han distribuido en otros mataderos: 10.000 para Vion Boxtel, 4.000 para Westford, 4.000 para Van Rooi y 2.000 cerdos para mataderos alemanes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.