Ante el aumento de bloqueos, restricciones y limitaciones de redes sociales, le sugerimos que se suscriba mediante correo electrónico para recibir las publicaciones de infoiberico.com de forma segura, al instante y gratuitamente

Loading

¿Cómo ha afectado la Peste Porcina Africana en China al mercado mundial del cerdo? Parte 1: Propagación de 2005 a 2022

📰🐷🔊AHORA PUEDE ESCUCHAR LAS PUBLICACIONES DE INFOIBERICO.COM AQUÍ👇

Las enfermedades animales son una de las principales fuentes de incertidumbre en los mercados mundiales de carne y otros productos ganaderos. Este informe analiza los impactos económicos de la Peste Porcina Africana (PPA) en China durante 2018-21, uno de los mayores incidentes de enfermedades animales de la historia.

La PPA causa fiebre, hemorragias y muerte en los cerdos infectados con el virus. La enfermedad no es transmisible a los humanos, pero se propaga rápidamente entre los cerdos domésticos y salvajes. La PPA puede afectar gravemente al suministro de carne de cerdo debido a la mortalidad de los animales y la despoblación agresiva de los rebaños, que es la única forma eficaz de detener la propagación de la enfermedad.

Dado que China produce y consume casi la mitad de la carne de cerdo del mundo, la propagación del virus de la PPA en China en 2018 fue un acontecimiento importante en el mercado mundial de la carne de cerdo.

Este informe del Departamento Agrícola de EE.UU. examina datos del gobierno chino para evaluar la propagación de la enfermedad en China, los impactos en el suministro de carne de cerdo en China, el papel de las importaciones como reemplazo de los suministros de carne de cerdo perdidos por los brotes del virus, el aumento de los precios de la carne de cerdo y los impactos en los mercados de la carne de cerdo en los países exportadores. Este estudio también muestra la reversión de estos impactos económicos tras la recuperación del suministro de carne de cerdo. La PPA no ha sido eliminada de China (ahora es endémica en el país), pero los funcionarios chinos afirmaron que el virus estaba “bajo control” desde 6 meses después de que se informaran los primeros casos.

Propagación mundial de la PPA (2005-22)

El virus de la PPA surgió por 1ª vez en África durante la década de 1920. El virus se propagó a Europa y América Latina durante la década de 1960. La PPA fue erradicada en esas regiones (excepto en la isla italiana de Cerdeña) en la década de 1990. En 2007, la PPA apareció en el país de Georgia y se extendió a los países vecinos de la región del Cáucaso, a Rusia y luego a Europa oriental y occidental. La propagación del virus en Europa preparó el escenario para la propagación de la PPA a China en agosto de 2018, la 1ª vez que la PPA llegó al este de Asia. Luego, en 2019, la PPA se extendió a la mayoría de los países vecinos de Asia.

La Figura 1 resume la propagación geográfica de la PPA en China y otros países, utilizando datos de la Organización Mundial de Sanidad Animal (WOAH).

Durante el 1º semestre de 2018, los casos de PPA que afectaron a animales individuales se concentraron en África, Europa, y Rusia. Durante la 2º mitad de 2018, se notificaron más casos en Rusia y el virus se propagó a China. Entre enero y junio de 2020, se notificaron casos de PPA en el sur de África, Europa del este, Rusia, China, y muchos países asiáticos.

Los gráficos de la figura 2 muestran la propagación geográfica de la PPA al mostrar el número de casos notificados a la WOAH durante 2005-22 (en intervalos de 6 meses) para mostrar cómo el virus se propagó por los continentes de África, Europa, China y otros países asiáticos, Oceanía y las Américas. Durante estos años, 68 países presentaron informes sobre PPA. Cada gráfico destaca el año 2018, cuando se informó del 1º brote de PPA en China, como referencia. La escala del eje vertical difiere según el continente debido a las grandes diferencias en el número de casos notificados, mostrándose el número de casos reportados durante los períodos pico.

Se notificaron brotes de PPA en África entre 2005 y 2022, pero en el 1º semestre de 2011 se informó de un aumento de 1,75 millones de casos de animales en África. Europa comenzó a experimentar un pequeño aumento de más de 8.800 casos en 2008, y un aumento en el 2º semestre de 2014 cuando se notificaron casi 130.000. Los casos europeos ascendieron a decenas de miles por período de 6 meses durante 2016-18 antes de aumentar a más de 3 millones en el 2º semestre de 2018. Rumanía y Rusia representaron la mayor parte de los casos, más de 340.000 entre julio y diciembre de 2018. Durante 2017 se notificaron brotes europeos en Bielorrusia, República Checa, Lituania, Moldavia, Polonia, Rumanía, Rusia y Ucrania. En la 2ª mitad de 2021 se informó de otro aumento europeo de 4,9 millones de casos, particularmente en Rumanía.

El aumento de casos reportados en China durante 2018-19 fue relativamente pequeño y el brote fue breve en comparación con los de África y Europa. Los casos en China aumentaron a 12.622 animales en el periodo de julio-diciembre de 2018, cuando el virus ingresó por 1ª vez al país. Luego, los casos se redujeron a la mitad, a 6.495 en los primeros 6 meses de 2019 y cayeron a 690 en la 2ª mitad de ese año. El resurgimiento de casos a aproximadamente 1.000 durante enero-junio de 2020 (y nuevamente durante enero-junio de 2021) fue relativamente pequeño en comparación con los casos en África y Europa. En el 1º semestre de 2022 solo se notificaron 16 casos en China.

Durante 2019, se produjo un aumento en los casos asiáticos, cuando el virus se propagó a Hong Kong, Vietnam, Indonesia, Laos, Myanmar, Filipinas, Camboya, Mongolia, Corea del Norte, Corea del Sur y Timor-Leste. India notificó sus primeros casos de PPA en 2020. Indonesia tuvo el mayor número de casos, 71.559 en 2020, y la vecina Malasia descubrió sus primeros casos en 2021. Tailandia notificó sus primeros casos en 2021. Los mataderos de Hong Kong detectaron animales infectados importados de China en 2019, y se descubrieron jabalíes infectados en Hong Kong en 2021 y 2022. El análisis de los casos de WOAH en Asia encontró que el de China fue el 1º brote, seguido por Vietnam y Laos antes de extenderse a otros países. Confirmaron que las muestras del virus de la PPA recopiladas de un brote de enero de 2019 en Vietnam coincidían con las de China y Georgia. Ni Japón, ni Taiwán informaron casos locales de PPA, pero una serie de cadáveres infectados llegaron a la costa de Taiwán entre 2019 y 2022.

El pequeño número de focos detectados en Oceanía se registró en Papúa Nueva Guinea. La PPA se notificó en la República Dominicana y Haití durante 2021, los únicos casos en las Américas. La aparición de la enfermedad en estos países caribeños a 800km de Florida generó preocupaciones de que el virus pudiera propagarse a EE.UU.. El Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal del USDA llevó a cabo vigilancia en esos países, buscó erradicar las poblaciones de cerdos salvajes en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los EE.UU. y patrocinó actividades para crear conciencia sobre la amenaza de que la PPA llegase a EE.UU.

Propagación de la PPA en China

El 1 de agosto de 2018, el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China (MARA) informó del 1º brote de PPA en una pequeña granja en las afueras de Shenyang, la capital de la provincia de Liaoning en el noreste de China. Otros 4 informes de PPA durante agosto de 2018 amplió hacia otras provincias chinas. Un caso reportado fue en un matadero en Zhengzhou, capital de la provincia de Henan en el centro de China. El matadero había adquirido los cerdos en la provincia de Heilongjiang (cerca de la frontera con Rusia) y los había transportado en camión cientos de kilómetros hasta las instalaciones.

Otros casos de agosto se reportaron en 3 provincias del este y centro de China, separadas por cientos de kilómetros. La mayoría de los casos se encontraron en granjas con unos pocos cientos de cerdos, pero un brote se produjo en una granja grande con 4.647 cabezas.

Un funcionario del Centro de Control de Enfermedades Animales de China declaró que la PPA estaba “generalmente bajo control” en enero de 2019, 5 meses después de que se informaran de los casos iniciales. Sin embargo, se notificaron casos en nuevas provincias durante los primeros 4 meses de 2019, lo que indica que la enfermedad continuó propagándose geográficamente. En abril de 2019 (8 meses después del 1º brote notificado), el virus se había detectado en todas las provincias, incluidas las remotas regiones occidentales de Xinjiang y el Tíbet, y la provincia insular de Hainan. La PPA se había extendido por todo el país cuando comenzaron los primeros grandes brotes y cierres por Covid-19 en China en 2020.

Los informes de la WOAH sobre PPA en China mostraron un número de algo más de 750.000 cerdos sacrificados y eliminados entre 2018 y 2022: 15.420 muertes y 22.036 casos. Los informes de la WOAH (tabla 1) muestran que entre julio y diciembre de 2018 se informó la mayor cantidad de brotes, incluidas 9.379 muertes, 12.622 animales enfermos, 357.934 animales susceptibles y 558.396 animales sacrificados. Los brotes informados disminuyeron durante períodos sucesivos de 6 meses, con repuntes modestos evidentes durante enero-junio de 2020 y el mismo período en 2021. Los sacrificios cayeron a 164.748 en enero-junio de 2019, 4.580 en la 2ª mitad de 2019, que aumentaron a 22.586 en enero. En la 2ª mitad de 2020 cayó a 238, y aumentó a 4.286 en enero-junio de 2021. Para 2022, solo se reportaron 16 muertes y 268 sacrificios en China.

Los brotes informados por WOAH mostraron que el virus se propagó por diferentes regiones de China entre 2018 y 2022 (figura 3). Si bien, los casos durante los meses pico de la 2ª mitad de 2018 se concentraron en las provincias del noreste, la mayoría de las regiones del país tuvieron infecciones por PPA. Los brotes se extendieron a las provincias occidentales y suroccidentales durante los primeros 6 meses de 2019. Los brotes notificados se limitaron geográficamente a las regiones centrales durante la 2ª mitad de 2019 y la 1ª mitad de 2020. Solo se notificaron 32 casos durante la 2º mitad de 2020 antes del resurgimiento que se produjo en el 1º semestre de 2021. Luego, solo se reportaron 131 casos en el 2º semestre de 2021 y 2022.

La PPA continuó afectando a la industria porcina de China, a pesar de la disminución de los informes oficiales sobre PPA. La industria porcina informó sobre estos sucesos todos los inviernos de 2020 a 2022. Por ejemplo, en 2023, el 3º mayor productor de cerdos del país, New Hope Group, atribuyó un aumento en el costo de producción de cerdos a un brote de PPA en su rebaño de cerdos a finales de 2022. En marzo de 2023, un debate entre analistas y representantes de empresas sobre el informe de una firma de valores sobre un resurgimiento de las infecciones por PPA reveló que se había producido al menos un aumento moderado de las infecciones en varias provincias, aunque el WOAH no informó ningún caso.

La PPA se propagó rápidamente a través de la industria porcina de China

En China, la PPA se propagó principalmente entre los cerdos domésticos en granjas, equipos de transporte y mataderos. Aproximadamente 50 de los 180 avisos de brotes de PPA publicados en el sitio web del MARA entre 2018 y 2022 se produjeron en granjas de pequeña escala o de traspatio que tenían menos de 100 cerdos, incluidas 2 granjas con 1 solo animal. Se notificaron otros 30 brotes en granjas y cooperativas que tenían entre 1.000 y 70.000 animales. Otros brotes notificados se produjeron en granjas medianas, en mataderos, en camiones y en jabalíes.

El jabalí jugó un papel menor en la propagación de la PPA en China que en países de Europa occidental como Bélgica, Polonia y Alemania. Un estudio realizado por el Centro de Epidemiología y Salud Animal de China encontró que la mayoría de los brotes notificados hasta abril de 2020 se produjeron en granjas, mientras que 17 brotes se descubrieron en camiones que transportaban cerdos y 5 brotes se notificaron en mataderos. El MARA informó que sólo se detectaron 6 infecciones en jabalíes, en 2 de ellas las infecciones ocurrieron en granjas de cría de jabalíes comerciales. Científicos descubrieron que solo unos pocos artículos chinos mencionaban las garrapatas o los cerdos salvajes como medio de transmisión de la PPA a los cerdos domésticos.

Incluso las granjas más grandes experimentaron caídas en la producción tras la propagación inicial del virus en 2018-19. Los informes para inversores emitidos por una de las principales empresas productoras de cerdos de China informaron que su volumen de ventas disminuyó de 22 a 9,5 millones de cabezas entre 2018 y 2020, y que el rendimiento reproductivo de sus cerdas se había deteriorado. Otras fuentes indicaron que los censos de cerdos en las granjas de cría, incluidas aquellas que crían abuelos y bisabuelos de raza pura, se redujeron por los brotes de PPA.

Factores que contribuyeron a la rápida propagación de la PPA en China

La investigación de otro científico atribuyó el mayor número de brotes de PPA a la alimentación con desechos infectados de restaurantes y otros alimentos. El virus se transmitió a través de la carne de cerdo infectada contenida en los desechos, pero la investigación no pareció considerar cómo se propagó el virus a las granjas que producían los desechos infectados. Una causa secundaria que identificaron los inspectores, fue la transmisión por camiones y personal que ingresa a las granjas. Científicos señalaron que aproximadamente la mitad de las infecciones notificadas después de julio de 2019 se atribuyeron al transporte de animales. La revisión de noticias, informes veterinarios y otros documentos de un científico encontró que el transporte a larga distancia, la alimentación con desechos y la contaminación de los camiones, fueron los factores de riesgo citados con más frecuencia en los estudios sobre la propagación de la PPA en China. Se mencionó con menos frecuencia la falta de acceso a servicios veterinarios en zonas remotas.

El MARA en 2018 citó la falsificación de certificados de inspección por parte de veterinarios corruptos como uno de los factores que promovieron la propagación del virus. La venta y el sacrificio de animales infectados por parte de los pequeños productores pudieron haber propagado la enfermedad a los equipos de transporte y a los mataderos. Científicos señalaron varios factores que contribuyeron a la propagación de la enfermedad: el abandono de los servicios veterinarios rurales, los productores que entregaban lotes enteros de cerdos a los mataderos debido a rumores de enfermedad (los animales infectados podrían haber propagado la enfermedad a los camiones, al personal, a las carreteras y a las instalaciones de matadero), y la transmisión por cerdos infectados y equipos contaminados cuando los cerdos eran transportados a largas distancias, una práctica fomentada por una iniciativa ambiental para trasladar la producción porcina a las regiones del norte durante los años previos a los brotes de PPA.

Las empresas chinas de cría de cerdos revelaron que las nuevas cepas del virus de la PPA afectaron a la producción porcina en las provincias del norte a finales de 2020, finales de 2021, principios de 2022 y finales de 2022. Los estudios de vigilancia encontraron que variantes del virus de la PPA, menos letales pero más contagiosas, prevalecieron en las provincias norteñas de Hebei, Shandong y Henan durante 2020 y 2021. Los estudios encontraron que las cepas más nuevas tenían un período de incubación más largo, síntomas clínicos menos distintivos y causaban enfermedades crónicas de infecciones por PPA. Se descubrió que algunas de las cepas poco virulentas carecían de genes eliminados para crear vacunas desarrolladas por 2 institutos chinos. Una gran empresa productora de cerdos dijo que estas cepas reducían el rendimiento reproductivo de las cerdas. Algunos expertos sugirieron que otras cepas poco virulentas encontradas en el campo podrían estar relacionadas con vacunas importadas de Europea debido a un sorprendente grado de similitud genética con cepas aisladas en Portugal en la década de 1960, que diferían de las primeras cepas descubiertas en China en 2018. Las nuevas cepas indujeron a los productores a ajustar sus programas de detección y pruebas ,y a fortalecer las medidas de bioseguridad.

Las actividades de prevención de China en respuesta a la PPA

Las autoridades anticiparon el riesgo de que la PPA se propagara a su país años antes de que llegara el virus.

  • En 2012, 10 agencias del gobierno chino emitieron un documento advirtiendo que la PPA podría ingresar a China y pidieron vigilancia en las provincias fronterizas con Rusia.
  • En 2016, el MARA publicó un plan quinquenal para la industria porcina que advertía sobre el riesgo de PPA.
  • En abril de 2017, un mes después de un brote en Irkutsk, Rusia, a unos 300km de Mongolia y a 1.000km de la frontera con China, un boletín emitido por las autoridades chinas puso a los inspectores de enfermedades animales y a los funcionarios de aduanas en alerta máxima para evitar la entrada de PPA.
  • En 2018, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtió que la propagación de la PPA a China tendría “consecuencias devastadoras” e identificó la provincia nororiental de Heilongjiang, en la frontera con Rusia, como la región de mayor riesgo.
  • En 2018, funcionarios agrícolas chinos llevaron a cabo una serie de capacitaciones técnicas y actividades de vigilancia de la PPA en áreas fronterizas, incluida la vigilancia de jabalíes y simulacros de respuesta de emergencia a lo largo de la frontera con Rusia, 3 meses antes de que se informara del 1º caso en territorio de China.

Antes de que la PPA llegara a China en 2018, China prohibió la importación de carne de cerdo de 21 países que habían informado de brotes de PPA. Los países incluían Georgia, Armenia, Italia, Malta, los países bálticos, Rusia y la mayoría de sus vecinos, algunos países de Europa central y oriental, Bélgica en Europa occidental y Botswana, Madagascar, Senegal y Ghana en África. La lista de países prohibidos por la PPA en China aumentó a 46 en 2022, a medida que el virus se propagó a nuevas regiones. Durante 2019-21, China prohibió las importaciones de carne de cerdo de la mayoría de los países vecinos de Asia donde se había propagado el virus. China también bloqueó la carne de cerdo de varios países europeos adicionales. Para 2022, China había prohibido las importaciones de carne de cerdo de 21 países de Europa, 17 países asiáticos, Papúa Nueva Guinea, República Dominicana, Haití y toda África.

Cuando la PPA llegó a China, los informes oficiales sobre los brotes indicaron que todos los animales dentro de un radio determinado fueran sacrificados y el área fuese cerrada. El Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales anunció en 2019 que los productores recibirían una compensación de 1.200¥/cerdo sacrificado, pero las localidades podrían fijar una tasa mayor o menor. La financiación de la compensación iba a ser compartida por los gobiernos central, provincial y local, pero muchos brotes no fueron reconocidos por las autoridades locales porque afirmaron no tener fondos suficientes para pagar su parte. Por lo tanto, muchos productores no recibieron compensación por el sacrifico de sus animales, un problema que se refleja en las instrucciones del MARA de garantizar que se pagara la compensación.

Algunas granjas grandes experimentaron con una estrategia de sacrificio parcial, para evitar la despoblación completa de sus rebaños cuando se detectaba el virus, siendo esta práctica permitida y legalizada oficialmente por el Ministerio. Un veterinario estadounidense dijo que la práctica había tenido éxito, pero otras fuentes dijeron que el éxito dependía de la implementación de cada productor y que la efectividad disminuía contra nuevas cepas. Un estudio de sacrificio parcial durante un brote de PPA en Vietnam encontró que las granjas retuvieron aproximadamente la mitad de sus animales en promedio, pero el estudio no pudo evaluar si el virus fue eliminado de las granjas mediante sacrificios parciales ya que los animales supervivientes no fueron evaluados.

MARA en 2018 anunció que había detectado casos de transporte ilegal de animales, certificados sanitarios fraudulentos y monitoreo laxo de la PPA por parte de funcionarios locales. En 2019, el Consejo de Estado de China emitió una estrategia de amplio alcance para controlar la PPA que incluía rediseñar las granjas para minimizar las infecciones causadas por vehículos, personas, alimentos y animales que ingresaran a las granjas; inversiones en equipos e instalaciones para desinfección de granjas y equipos de transporte; prohibir el uso de desechos de restaurantes como alimento para cerdos; uso estricto de crotales en las orejas en cerdos; mantenimiento de registros más exhaustivo para mejorar la trazabilidad; establecer estrictos procedimientos de inspección y saneamiento animal; supervisión estricta de las instalaciones de sacrificio, y mejoras en los sistemas de servicios veterinarios locales.

Las autoridades prohibieron el transporte de cerdos desde áreas infectadas tras los primeros brotes en 2018, lo que significó que algunas regiones tenían excedentes de cerdos, mientras que otras tenían escasez. Las normas sobre el transporte de cerdos y reproductores se flexibilizaron en diciembre de 2018 para abordar la escasez en algunas regiones que era evidente en los amplios diferenciales geográficos de precios informados. 7 meses después, el Consejo de Estado de China introdujo un programa de regionalización para segregar el mercado porcino de China en varias regiones cerradas como estrategia de control de enfermedades. El programa comenzó con un programa piloto para 1 región de 6 provincias en el sur de China que prohibía el envío de cerdos desde fuera de la región, permitiendo solo el transporte de animales reproductores y lechones a la región. El programa requería un transporte “punto a punto” estrictamente controlado desde las granjas o distritos designados, hasta los mataderos dentro de la región. Después de 2020, la reducción del movimiento de vehículos y personas durante los brotes y cierres por la Covid-19 podría haber afectado la propagación de enfermedades de PPA. En 2023, algunos observadores atribuyeron un aumento de los casos de PPA al levantamiento de los confinamientos por la Covid-19 y al aumento de los viajes durante las vacaciones de invierno.

Varios institutos y empresas de investigación veterinaria en China han estado desarrollando vacunas contra la peste porcina africana, pero ninguno había completado con éxito los ensayos clínicos para su comercialización. Atribuyeron la falta de una vacuna comercial contra la PPA en China a la complejidad del virus, la pequeña cantidad de laboratorios de China con el nivel de seguridad necesario para manejar el virus, y la necesidad de utilizar cerdos en lugar de ratones para los experimentos con vacunas. Durante 2020, se culpó a las vacunas chinas ilegales por la propagación de cepas de virus de la PPA a las que les faltaban genes eliminados para crear la vacuna del Instituto de Investigación Veterinaria de Harbin. Posteriormente, el gobierno chino reforzó las restricciones a la distribución de vacunas ilegales.

Brotes no reportados

Los informes oficiales parecen haber subestimado en gran medida el alcance de los brotes de PPA en China. Si bien, la falta de notificaciones y el ocultamiento de los brotes de enfermedades son preocupaciones en el control de enfermedades animales en todo el mundo, varias características de la industria porcina de China aumentaron la complejidad del control de la PPA en China.

  • Monitorear las granjas es difícil, ya que China tenía 31 millones de granjas que producían menos de 500 cerdos anualmente en 2018, según datos reportados por el Anuario Veterinario y de Ganadería del MARA. La mayoría de estas granjas sólo tenían contacto con veterinarios rurales, y la información confiable sobre la PPA era escasa, ya que el virus se propagaba rápidamente por todo el país.
  • Las enfermedades animales son un tema delicado en China, ya que se consideraban secreto de Estado hasta 2003. La sensibilidad persistente se refleja en las directivas emitidas a los departamentos de propaganda para “orientar científicamente a la opinión pública” sobre los brotes de PPA para controlar la información sobre la epidemia.
  • Las autoridades locales tenían incentivos para ocultar los brotes de PPA a fin de evitar dañar su reputación ante las autoridades de nivel superior o evitar pagar compensaciones a los ganaderos por sacrificar cerdos enfermos.

Los medios de comunicación chinos que informaron sobre la 1ª aparición de PPA en la provincia de Liaoning durante agosto de 2018 revelaron que se descubrieron 22 muestras positivas en PPA (de 35,5 millones de muestras tomadas de cerdos en Liaoning) en 3 distritos de las afueras del norte, este y sur de la densamente poblada zona urbana de Shenyang. Ese mes sólo se informó oficialmente en la provincia de un brote de PPA en una granja del distrito norte.

La investigación de los primeros brotes en Liaoning sugirió que el virus pudo haber estado circulando en el noreste de China al menos 5 meses antes de que se informara el 1º caso. Según informaron algunos medios de China, la granja infectada al norte de Shenyang de la que se informó oficialmente, había comprado cerdos un mes antes (el 5 de julio) de una granja en un distrito oriental de Shenyang, donde las pruebas de estiércol confirmaron la presencia de PPA. Los investigadores comprobaron de que un granjero había comprado lechones infectados en marzo en una granja de la vecina provincia de Jilin. La granja de Jilin había vendido otros animales enfermos a comerciantes ambulantes, pero China no publicó informes de PPA en la provincia de Jilin hasta septiembre, y esos brotes se produjeron en otras partes de la provincia.

Los medios de comunicación chinos informaron que como la compensación por el sacrificio era incierta, los productores preocupados por las pérdidas que le supondría, a menudo vendían sus rebaños enteros a comerciantes o mataderos cuando escuchaban rumores de brotes de enfermedades cercanos. También informaron que los pequeños productores con granjas básicas, procedimientos de desinfección laxos y otras vulnerabilidades a las enfermedades, dejaron de criar cerdos, y es posible que muchos casos no hayan sido identificados falta de datos de sacrificio y mortalidad.

2 importantes provincias productoras de cerdos notificaron oficialmente cada una sólo 1 brote de PPA, a pesar de que hubo informes de grandes brotes en esas áreas. Los datos sobre las disminuciones reportadas en los censos porcinos de cada provincia superaron el 20% en 2019. La provincia de Hebei informó oficialmente de 1 único caso después de que el propietario de la granja se quejara públicamente de que los funcionarios locales se habían negado a reconocer la pérdida de miles de cerdos a causa del virus. En la provincia de Shandong, solo se notificó 1 brote, pero la Oficina Veterinaria y de Ganadería de la provincia de Shandong en 2019 describió brotes en lugares donde no se informó oficialmente ningún brote. Otros medios citaron un informe de marzo de 2019 de la provincia de Shandong que mostraba que el rebaño reproductor de la provincia había disminuido un 41% con respecto al año anterior, lo que indica que la PPA estaba más extendida. Algunos medios entrevistaron a varios productores en las provincias de Guangdong y Shandong que informaron a las autoridades locales que habían perdido miles de cerdos que dieron positivo a la PPA, pero los gobiernos locales nunca informaron esos casos.

La notificación oficial de casos en China parecía reflejar el cambio de enfoque de las actividades de vigilancia. Por ejemplo, no se notificaron casos de jabalíes hasta que se lanzó una campaña para aumentar la vigilancia de los jabalíes. La mayoría de los casos de PPA notificados después de julio de 2019 se descubrieron en camiones o entre animales transportados a una granja desde otro lugar, lo que aparentemente refleja una campaña para acabar con el transporte ilegal puntualmente.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.