Comparación de diferentes identificadores para el seguimiento de la trazabilidad individual de cerdo Ibérico en cebo extensivo y en sacrificio

En la producción porcina intensiva a nivel mundial es necesario encontrar un único sistema de identificación de los animales que permita el seguimiento y control de los mismos a lo largo de todo el sistema productivo; tendencia marcada por la Unión Europea y que solicita cada vez más el consumidor. Dicho sistema debe ser fiable, efectivo, fácil de manejar y que permita el seguimiento desde el nacimiento del animal hasta el consumidor final. A nivel de España, este sistema a parte de ser implantado en la producción porcina intensiva también podría ser aplicable y de gran utilidad para un sistema de producción de porcino importante y característico del país, como es el cerdo ibérico.

Los identificadores clásicos utilizados en la especie porcina han sido los crotales de plástico y los tatuajes, pero ninguno de estos sistemas cumple los requisitos demandados para un sistema fiable y seguro. A lo largo de los últimos 30 años y como consecuencia de los avances tecnológicos se ha experimentado con diferentes tipos de identificadores electrónicos en porcino, en forma de crotal o inyectables implantados en diferentes posiciones corporales del animal.

Los identificadores estudiados son de las 2 tecnologías de intercambio de información, Half-duplex (HDX) y Full-duplex (FDX). El ánimo de este trabajo es presentar los resultados obtenidos de comparar diferentes sistemas de identificación individual como herramienta para garantizar la trazabilidad del cerdo Ibérico en condiciones de campo.

Materiales y métodos

El estudio se ha llevado a cabo con 2 grupos de lechones ibéricos de edad similar, el 1º de 235 animales criado en una granja extensiva (Granja A), en el que los lechones nacen y se engordan en la misma explotación, y el 2º, con 196 animales criados en una explotación donde solo se lleva a cabo el engorde en campo (Granja B). Ambas explotaciones se han elegido por ser representativas de las explotaciones de cerdo ibérico, y en cada una de ellas se ha seguido una metodología adaptada a sus características. Los animales se sacrificaron en 2 mataderos comerciales siguiendo los procedimientos habituales de matanza (aturdido, sangrado, escaldado, pelado, evisceración, etc).

Los sistemas de identificación empleados fueron crotales convencionales, crotales electrónicos e inyectables electrónicos, que se aplicaron aleatoriamente a los lechones. El sistema de identificación con inyectable electrónico solo se llevó a cabo en la Granja B. Además, todos los animales se identificaron con un tatuaje en la oreja izquierda, mediante una tatuadora rotativa y tinta verde.

Los crotales empleados eran redondos de tipo botón plástico. La parte hembra era de 3 tipos: convencional (CC), electrónico con transpondedor half-duplex (CEH) y electrónico con transpondedor full-duplex (CEF). Mientras que el botón macho fue el mismo para todos (vástago de plástico con punta de acero), que reflejaba el número de la explotación, el lote y el número individual. Los crotales se aplicaron con una crotaladora tipo universal. Los identificadores inyectables, estaban encapsulados en cristal biocompatible, y eran de dos tipos: Half-duplex (IP HDX; 32×3,8 mm) y Full-duplex (IP FDX; 34×3,8). La inyección se realizó intraperitonealmente, en la parte izquierda del vientre.

En la Granja A, los animales se identificaron con CC, CE HDX y CE FDX, al momento del destete (35 días de vida), y se realizaron controles a la salida de transición (95 días de vida), momento en el que salen a campo, a lo largo del periodo de engorde y durante el sacrificio. En la Granja B, como los animales provenían de otra explotación, se marcaron a su llegada, aproximadamente a la salida de transición (124 días de vida), utilizando todos los identificadores previstos, y también se realizaron controles a lo largo del periodo de engorde y durante el sacrificio.

Previamente a su aplicación se comprobó el funcionamiento de todos los identificadores electrónicos, y en todos los controles de granja se anotó su persistencia y su legibilidad, mediante lectores portátiles. En el caso de los intraperitoneales, el fallo de lectura se anotó como pérdida.

Los datos de persistencia y legibilidad se analizaron para detectar diferencias entre los distintos identificadores.

Resultados

Como consecuencia de la suciedad de la piel y de la deformación de los números por crecimiento del animal, no se pudo llevar a cabo un seguimiento de los animales por el tatuaje. Los resultados obtenidos muestran que los tatuajes no son un sistema de identificación adecuado para el seguimiento individual de los animales debido a la dificultad de lectura.

Los resultados de seguimiento y control de identificadores en condiciones extensivas (Tabla 1) muestran que las diferencias más notables entre identificadores se han obtenido durante el 1º periodo de estancia en campo (de salida a campo hasta 150 días en campo) donde se han obtenido los peores resultados de seguimiento con los 3 tipos de crotales empleados en la Granja B (CC, 75,9%; CEH, 48,2%; y CEF, 81,3%) obteniendo diferencias significativas (P<0,05) de los CEH con los CC y CEF, y de estos 3 con el resto de identificadores entre los que no se han obtenido diferencias significativas (P>0,05).

Al analizar el periodo de 150 días en campo hasta los 270 días en campo vemos como los resultados de seguimiento obtenidos son superiores en promedio al anterior periodo de estancia en campo, obteniendo únicamente diferencias significativas (P<0,05) entre los inyectables FDX (20%) y el resto de identificadores que no difirieron entre ellos (P>0,05).

Durante el último periodo de estancia en campo (de 270 a 360 días en campo) todos los identificadores se han comportado de manera similar, sin obtener diferencias significativas (P>0,05) en el seguimiento obtenido para cada uno de los diferentes mecanismos de identificación estudiados; obteniendo unos resultados de seguimiento para este periodo de un 89,5% con inyectables FDX, a un 100% con inyectables HDX y CC en la Zona 1.

Los resultados de seguimiento obtenidos durante el transporte y el periodo de sacrificio se muestran en la Tabla 2.

Durante el transporte de granja a matadero únicamente se registró una pérdida de crotal convencional, no encontrándose diferencias significativas (P>0,05) entre los diferentes identificadores aunque la distancia recorrida fue superior en los animales procedentes de la Granja A que en los procedentes de la Granja B.

Durante el periodo de sacrificio tampoco se han obtenido diferencias significativas entre los diferentes sistemas de identificación, ni entre los dos mataderos, obteniendo valores de seguimiento de los identificadores desde un 93,6% hasta un 100%. Los transpondedores inyectables no se vieron afectados por la línea de sacrificio. El 100% de los crotales convencionales y electrónicos que superaron la línea de sacrificio se recuperaron en el momento en que las orejas o la cabeza (en función del matadero) eran separadas de la canal.

Conclusiones

En las condiciones en que se ha llevado a cabo este estudio, la combinación del uso del crotal convencional con el transpondedor inyectable aplicado en la región intraperitoneal se perfila como una buena herramienta para el seguimiento de la trazabilidad de los animales en el campo criados en condiciones extensivas.

Autores
Clara Santamarina, Xavier Averós, Mario B. Gosálvez, LuisF. Gosálvez y Daniel Babot. Departamento de Producción Animal. Universitat de Lleida

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.