Crecimiento por debajo de las expectativas en la producción de cereales de la UE debido a condiciones climáticas adversas en la campaña 2023/24

La producción total de cereales de la Unión Europea para la campaña 2023/24 se estima en 269 millones de toneladas, por encima de los niveles de la campaña 2022/23, pero por debajo de los 292 millones de toneladas registradas en la campaña 2021/22.

La UE experimentó condiciones climáticas extraordinariamente extremas, que abarcaron desde una grave sequía en España hasta condiciones estivales anormalmente cálidas y secas en las zonas productoras de cereales del este de la UE (Bulgaria y Rumanía), así como temperaturas más frías combinadas con precipitaciones estivales en los grandes Estados Miembros (EE.MM) productores de cereales, como Francia, Alemania o Polonia. En última instancia, esto resultó en una revisión a la baja de 1 millón de toneladas en la producción total de cereales de la UE en comparación con la estimación de verano.

El informe del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) ha revisado a la baja el consumo total de cereales de la UE para la campaña 2023/24, hasta las 155 millones de toneladas. Los ganaderos, y principalmente los productores de cerdos están reduciendo sus censos de animales a medida que enfrentan márgenes de producción cada vez más reducidos, obstáculos regulatorios cada vez mayores y problemas de salud animal. Del mismo modo, el número de vacas lecheras en la UE está cayendo en consonancia con la menor rentabilidad de la producción de leche. Los casos emergentes de lengua azul y enfermedad hemorrágica epizoótica (EHE) también están afectando negativamente a la demanda de piensos para rumiantes, especialmente en los EE.MM. del sur de la UE. Las granjas porcinas continúan viéndose afectadas por los brotes de Peste Porcina Africana (PPA) y Síndrome Respiratorio y Reproductivo Porcino (PRRS). En los Países Bajos y Bélgica, las estrictas normas medioambientales también son responsables de una menor producción animal. Como nota positiva, a pesar de las limitaciones a las exportaciones que los brotes de gripe aviar altamente patógena (IAAP) suponen para la producción avícola de la UE, la demanda de piensos del sector avícola de la UE sigue expandiéndose, aunque a un ritmo bajo. La creciente preferencia por la carne de ave por parte de los consumidores de la UE, sensibles a los precios, afectados por la inflación, y el aumento de la actividad HRI impulsada por el turismo respaldan el aumento.

Siembra de cereales de invierno en la UE 2024/25

Las primeras estimaciones indican que los agricultores de la UE podrían reducir la siembra de cereales de invierno para la campaña 2024/25, ya que los EE.MM. de la UE se enfrentan a condiciones climáticas desfavorables en la temporada de siembra.

Las abundantes precipitaciones caídas en otoño han contribuido a mejorar la humedad del suelo y aumentar el almacenamiento de agua en las presas de la Península Ibérica afectada por la sequía. Sin embargo, la persistencia de las lluvias está provocando retrasos en las siembras en Benelux, Dinamarca y el norte de Alemania. Las condiciones climáticas adversas en Europa occidental a partir de mediados de octubre de 2023, particularmente en Francia, paralizaron la siembra de cereales de invierno porque los agricultores no pudieron acceder a sus campos anegados. Esto es particularmente cierto en las mejores regiones productoras de trigo de Francia, como Hauts de France y Grand Est.

TRIGO

Algunos analistas estimaron que a mediados de noviembre, hasta un tercio de la siembra de trigo francesa estaban retrasadas, lo que podría afectar negativamente el potencial de la cosecha más adelante, en la temporada de crecimiento. En Finlandia, la excesiva humedad del suelo también está condicionando las siembras de cereales de invierno. Por el contrario, Rumanía, Bulgaria, Polonia, los países centrales de la UE (República Checa, Eslovaquia, Austria, Eslovenia y el norte de Italia) y Croacia, en menor medida, informan que las condiciones del suelo seco afectan negativamente las operaciones de siembra para la campaña 2024/25 y la emergencia de los cereales de invierno. Los reducidos márgenes de los cultivos en la campaña 2023/24, cuando la liquidez de los agricultores se vio limitada entre el aumento de los costos de los insumos y la caída de los precios de la producción, pueden provocar una reducción en el uso de fertilizantes y productos fitosanitarios. Aunque es demasiado pronto para evaluarlo, en última instancia esto podría ejercer una presión a la baja sobre el potencial de rendimiento.

La cosecha de trigo de la UE en la campaña 2023/24 se ha revisado a la baja y ahora se proyecta que alcance 134,4 millones de toneladas, aún por encima de los niveles de la campaña 2022/23. Después de una primavera seca en Europa occidental, un exceso de lluvias durante la temporada de cosecha hizo que la producción final de trigo cayera por debajo de las previsiones de julio en los principales EE.MM. productores de trigo, como Francia, Alemania y Polonia. Asimismo, en España la importante sequía dio lugar a rendimientos inferiores a los previstos anteriormente. Por otro lado, tras una cosecha desastrosa en la campaña 2022/23 debido a la sequía, la cosecha de trigo de Hungría volvió a tener un rendimiento y un volumen superiores a la media. Según se informa, la calidad de la cosecha de trigo es en general buena en la mayoría de los países europeos productores de trigo.

Sin embargo, las lluvias tardías durante la cosecha redujeron la calidad de parte del trigo en Alemania y Polonia. El contenido de proteínas del trigo francés es mayor que en la campaña 2022/23, pero aún menor que el promedio de 5 años, lo que podría deberse a una menor fertilización con nitrógeno debido a los mayores precios de los fertilizantes. La superficie de trigo de la UE en la campaña 2023/24 se ha ajustado ligeramente a la baja en comparación con estimaciones anteriores debido a siembras inferiores a las previstas, especialmente en Francia, Alemania, Polonia y España, y no compensada por una mayor superficie en Hungría.

Se espera que los usos de trigo como pienso en la UE disminuyan ligeramente en la campaña 2023/24, dada la mayor competitividad del maíz y la cebada en las fórmulas de piensos. A pesar de los precios más bajos del trigo, los ganaderos de la mayoría de los EE.MM. de la UE siguen reduciendo sus compras de piensos para reducir sus costos operativos, además de descapitalizar su ganado, en el contexto de un consumo lento de carne y productos lácteos impulsado por la inflación. Las enfermedades animales también están afectando negativamente a los censos de animales.

Por otra parte, se espera que el uso del trigo como biocombustible aumente marginalmente, debido a la mayor competitividad del trigo en comparación con otras materias primas.

La menor cosecha de trigo española debería seguir sustentando las importaciones de trigo de la UE en la campaña 2023/24, aunque a un nivel más bajo que en la campaña 2022/23 debido a la gran oferta de maíz de la UE. Se prevé que Ucrania siga siendo un importante proveedor de trigo para la UE, a pesar de la suspensión del acuerdo de la Iniciativa de Granos del Mar Negro de las Naciones Unidas, que sólo se sustituye parcialmente por el transporte marítimo a lo largo de las costas rumanas y búlgaras y las importaciones desde Ucrania por carretera o tren a los países vecinos.

Se prevé que las exportaciones de trigo de la UE en la campaña 2023/24 sigan siendo fuertes, pero aún más bajas que en la campaña 2022/23, ya que el trigo procedente de la UE se enfrenta a una fuerte competencia de Ucrania y Rusia, en este caso respaldada por la depreciación del rublo ruso durante el 3º trimestre de 2023. Esto es particularmente cierto para los mercados del norte de África, donde las exportaciones francesas de trigo están viendo erosionada su competitividad. Se espera que China compre una cantidad significativa de trigo francés. También se prevé que Rumanía exporte una mayor parte de su trigo de precio competitivo al norte de África y Egipto, así como a Indonesia, tras un acuerdo sobre un programa conjunto de certificación sanitaria en noviembre de 2023. También se espera que Polonia aumente sus exportaciones en la campaña 2023/24 con el apoyo de la debilidad del zloty polaco.

Se espera que las existencias finales de trigo en la campaña 2023/24 disminuyan en comparación con la estimación anterior y alcancen niveles ligeramente más bajos que en la campaña 2022/23.

MAIZ

La estimación de producción de maíz de la UE para la campaña 2023/24 está fijada en 60,2 millones de toneladas, ligeramente por encima de la estimación del verano y muy por encima de la producción de la temporada anterior. La producción se recuperó en la mayoría de los EE.MM. de la UE debido principalmente a la mejora de los rendimientos. Sin embargo, como en algunas partes de Europa la recolección no ha concluido y las estimaciones de producción podrían revisarse más.

En general, las condiciones de crecimiento han sido favorables en el norte, oeste y centro de Europa y menos ventajosas en el sur. Después de que la sequía histórica redujera la cosecha el año pasado, la producción de maíz de Hungría se duplicó con creces este año y los rendimientos volvieron a la normalidad. El tiempo más fresco de lo habitual y la disminución del uso de fertilizantes limitaron el aumento de la producción. El clima cálido y seco del verano en Bulgaria tuvo un impacto muy negativo en la cosecha de maíz, muy por debajo de las estimaciones del verano.

En Rumanía prevalecieron condiciones climáticas similares, donde en ausencia de lluvias, el déficit del nivel de humedad del suelo empeoró. Junto con las temperaturas superiores a la media durante las fases críticas de desarrollo, la sequía obstaculizó el desarrollo de las plantas, especialmente en la mitad oriental del país, limitando el aumento de la producción en comparación con la temporada anterior.

Por el contrario, a pesar de una superficie significativamente menor, la cosecha francesa se benefició de abundantes lluvias durante el verano que sustentaron rendimientos superiores a la media y registraron una recuperación interanual. Una situación similar ocurrió en Alemania, donde la expansión de la superficie, junto con la mejora de los rendimientos debido a las buenas lluvias caídas durante el verano, llevaron a una recuperación de la producción en comparación con la temporada anterior. Aunque ligeramente inferior a la estimación anterior, Italia también espera una mejora de la producción de maíz. Los EE.MM. de la UE que esperan recortes en la producción son España, debido a la menor superficie sembrada, Polonia y la República Checa, debido a una menor superficie y rendimientos, aunque no tan dramáticos como se proyectó inicialmente. La estimación de producción para la campaña 2022/23 se revisó al alza en función de mayores cosechas en Rumanía, Francia y Grecia.

Debido a su mayor disponibilidad y competitividad de precios frente a otros cereales, se prevé que el consumo de maíz aumente en la campaña 2023/24 con respecto a la temporada anterior, impulsado tanto por un mayor uso industrial como forrajero. Se prevé que el uso de maíz como pienso aumentará en Francia, España, Hungría, Rumanía, Portugal, Polonia, Croacia e Irlanda. El aumento global esperado anuló las posibles reducciones en los piensos de los Países Bajos, Italia, Bulgaria y Bélgica. En los Países Bajos, el maíz es actualmente el grano preferido para la alimentación animal, pero es probable que su incorporación a la alimentación disminuya debido a la disminución del número de animales. Se prevé que la utilización industrial en la campaña 2023/24 mejore en Hungría, Polonia, España, Italia y Austria, lo que refleja una mayor competitividad. Esto compensará la menor demanda industrial procedente de Bélgica. Además, se espera que el uso de alimentos aumentará ligeramente en Hungría ante las perspectivas de recuperación de la demanda.

El consumo total de la campaña 2022/23 se revisó a la baja para todos los tipos de utilizaciones, debido a la menor oferta, la mayor competitividad de los cereales alternativos, la disminución del número de cabezas de ganado y el deterioro del poder adquisitivo de los consumidores.

Se prevé que las importaciones en la campaña 2023/24 sean casi 1 millón de toneladas inferior a las de la temporada anterior, pero aún por encima del promedio de 5 años. Una cifra de importaciones más baja, refleja una cosecha mejorada, pero también la continuación del régimen comercial adoptado por los países fronterizos de Ucrania, como Hungría, Polonia, Eslovaquia y Rumanía.

Aunque se prevé que suministrará una cantidad menor que la temporada anterior debido a la caída de las existencias, Ucrania seguirá siendo el principal proveedor debido a su competitividad y a pesar de los riesgos asociados con las rutas de tránsito. El río Danubio y el corredor temporal desde la región de Odesa a través del Mar Negro son actualmente las rutas más rentables, seguidas por el ferrocarril y la carretera a través de los puntos fronterizos occidentales. Con su abundante oferta, se prevé que Brasil aumente su presencia en el mercado de la UE, destinado principalmente a cubrir la demanda de cereales forrajeros de España. Se prevé que Serbia, donde la cosecha de maíz se recuperó en la campaña 2023/24, recupere su lugar en el mercado de la UE. Canadá, Sudáfrica y Moldavia seguirán cubriendo parte de la demanda de maíz de la UE. Según los últimos datos aduaneros, las importaciones de la campaña 2022/23 alcanzaron niveles casi récord debido a la baja cosecha de la UE en los últimos 15 años, aunque inferiores a lo previsto anteriormente. Esto puede atribuirse a un ritmo más lento de las importaciones de Ucrania y Brasil en el último trimestre de la campaña 2022/23, en comparación con la temporada anterior.

Se prevé que las exportaciones de la campaña 2023/24 caigan a 3,5 millones de toneladas, ya que la menor oferta exportable en los principales exportadores de maíz de la UE, como Rumanía y Bulgaria, no fue compensada por las mayores exportaciones francesas. Se prevé que Corea del Sur, China y Reino Unido sigan siendo los principales mercados de exportación. Según los últimos datos comerciales, las exportaciones de la campaña 2022/23 superaron las estimaciones del verano, debido a la demanda de Corea del Sur, China, Egipto y Suiza en el último trimestre.

El mayor consumo de maíz debido a la caída de los precios combinado con un menor nivel de importaciones y a pesar de la mejora de la cosecha, mantendrá las existencias finales ajustadas en la campaña 2023/24, aunque mejorarán ligeramente con respecto a la temporada anterior.

CEBADA

La producción de cebada de la UE en la campaña 2023/24 se revisó a la baja a 47,3 millones de toneladas, ya que una grave sequía, especialmente en España, empujó los rendimientos incluso por debajo de las terribles perspectivas de principios del verano. Las condiciones climáticas adversas y erráticas también afectaron los rendimientos en los países nórdicos y los Estados bálticos.

En comparación con la temporada anterior, la producción de cebada disminuyó significativamente en España, Dinamarca, Suecia, Finlandia e Irlanda y en menor medida en Alemania, Polonia, los países bálticos, la República Checa y Croacia. La recuperación de las cosechas en Francia, Hungría, Rumanía y Bulgaria no fue suficiente para contrarrestar las pérdidas. La producción de cebada de la UE en la campaña 2023/24 es la más baja registrada desde la campaña 2011/12.

Se prevé que el consumo de cebada forrajera en la campaña 2023/24 en la UE disminuya, dada la fuerte caída de la oferta interna registrada en España, Irlanda y los países escandinavos. Además, desde el comienzo de la cosecha de maíz en el hemisferio norte, la competitividad de la cebada forrajera se erosionó en la mayoría de los mercados europeos.

La contracción de la demanda del sector ganadero de la UE, impulsada principalmente por la reducción del censo porcino, afecta negativamente la utilización de cebada forrajera.

Se espera que la producción excepcionalmente baja de la UE mantenga una mayor demanda de importaciones de cebada, particularmente de Ucrania y Reino Unido. Por lo tanto, las importaciones se revisan hasta las 2,1 millones de toneladas en la campaña 2023/24.

Por el contrario, se prevé que las exportaciones de cebada de la UE bajen a 6,1 millones de toneladas debido a la reducción de la disponibilidad interna. Además, la cebada rusa ha ejercido una presión a la baja sobre los precios de exportación mundiales y ha obtenido una ventaja de precios en los mercados del norte de África y Asia. Se prevé que las exportaciones de Alemania destinadas a Arabia Saudita y el norte de África caigan en la campaña 2023/24. La posición de Francia en el mercado chino es sólida, pero los productos rusos y ucranianos más competitivos y la reciente resolución de Australia de su disputa comercial con China ensombrecerán las ventas de exportación. Al mismo tiempo, el potencial exportador de Rumanía mejoró en los últimos años debido al papel estratégico de Constanza en el tránsito de los cultivos ucranianos, y también se espera que un repunte de la producción dé un impulso moderado a las exportaciones rumanas en la campaña 2023/24. En cuanto a la jerarquía de precios, Bulgaria y Lituania también tienen potencial para ganar espacio en los mercados de Oriente Medio y el Norte de África. Aunque se pronostica una demanda significativamente menor de cebada forrajera, la oferta inusualmente baja afecta el nivel de las existencias finales. Por lo tanto, se espera que se lleven a cabo alrededor de 5 millones de toneladas en la campaña 2023/24.

AVENA

En la campaña 2023/24, una combinación de menor superficie y bajos rendimientos han reducido la producción de avena de la UE a 5,9 millones de toneladas. Todos los principales EE.MM. productores de avena de la UE, como Polonia, Finlandia, España, Suecia y Dinamarca, registraron descensos en la producción. En Polonia, las bajas temperaturas de la primavera y los consiguientes retrasos en el inicio de la siembra hicieron bajar los rendimientos. En los países nórdicos (Finlandia, Suecia y Dinamarca) la producción de avena disminuyó significativamente debido a las fuertes lluvias durante la cosecha. Además, el inicio del verano, soleado y seco, también tuvo un impacto negativo en la producción de cereales en los países nórdicos. En España, las condiciones secas durante el ciclo de cultivo redujeron drásticamente los rendimientos de los cereales. En Alemania, la disminución de la producción en 2023 es el resultado de los retrasos en la siembra debido a los suelos húmedos y los campos inaccesibles, las temperaturas frías en primavera y la falta de lluvias a principios del verano.


Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.