Esto es otoño

Al final, no habrá pasado nada que no pase en otros inicios del otoño, esto es, la oferta en vivo crece estacionalmente, los pesos suben y se van a buscar sus máximos del año, la carne se ve presionada porque pierde su demanda estival y todavía no le llegan los impulsos de los consumos de invierno y, en definitiva, bajan los precios del cerdo y, en menor medida, bajan también los de la carne.

El problema este año han sido las incertidumbres abiertas por la expansión de la PPA, por un lado, en el centro mismo de la UE productora, lo que podría comprometer la exportación, y, por otro lado, en China, que es el mayor importador mundial y, si se ve obligado a sacrificar más ganado, deberá comprar más carne fuera de sus fronteras. Pero, de momento, todo son dudas: parece que la gestión de la crisis en Bélgica es correcta y el número de focos ha quedado circunscrito a la zona afectada inicialmente y solo afecta a jabalíes, mientras que en China el goteo de nuevos focos es constante y afecta ya a 12 provincias (más una zona autónoma y una ciudad con status de provincia), acercándose poco a poco a la zona central de mayor producción porcina.

La evolución sanitaria, con sus efectos sobre la producción de los países afectados y el comercio mundial, y las guerras comerciales abiertas por EEUU siguen siendo los principales factores que escapan a toda previsión. Mientras, para 2019 el USDA ya ha lanzado sus primeras estimaciones: más producción y más comercio porcino mundial.

Fuente: Interporc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.