En 2015, el consumo promedio por cápita de carne de cerdo en la UE fue de 40,9 kg, siendo el mayor consumo registrado desde 2011. El consumo per cápita se redujo entre 2011 y 2013, pero ha ido creciendo durante dos años consecutivos, aumentando en más de un kilo. El incremento se debe a la creciente producción de la UE compensada parcialmente por las grandes exportaciones. No obstante, el aumento de la exportación significó que la tasa de autosuficiencia de la UE aumentaba del 110% al 112% (es decir, se producía un 12% más de carne de cerdo de la consumida).A pesar del aumento general, los últimos datos muestran un estancamiento o disminución del consumo en muchos de Estados miembros del norte y oeste de Europa, como Alemania, Francia y los Países Bajos, y un aumento del consumo de carne de cerdo en Estados miembros del sur y este de Europa. En el Reino Unido, el consumo aumentó ligeramente hasta los 24,5 kg/cápita, pero se mantuvo entre los más bajos de la UE, permaneciendo por debajo del nivel registrado el 2012.

La tendencia al alza contrasta con los datos de disminución de las ventas al por menor de carne de cerdo en la mayoría de los mercados principales. Esto sugiere que la mayor proporción de carne de cerdo se consume en la restauración o como productos procesados, que encajan mejor con los nuevos estilos de vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.