El sector prevé un buen año para el porcino

El pasado martes se celebró en Lleida una jornada organizada por SIP Consultors centrada en debatir sobre los límites actuales del sector. Kiko Abenia, director comercial de carne de porcino de una importante compañia cárnica ha augurado que se prevé “un buen año para el porcino, igual de bueno que en 2019”, ya que el sector pasa por un buen momento debido a la gran demanda de China.

El aumento de las exportaciones son consecuencia de los efectos de los brotes de la Peste Porcina Africana (PPA) que sufre China y otros países asiáticos, y que han hecho disminuir su cabaña drásticamente. Durante el primer semestre de 2019, las exportaciones de España en China superaron las exportaciones totales de 2018 y situaron a España como primer exportador mundial en el país asiático.

Pero, a pesar de los buenos resultados, Abenia ha querido recordar que los principales países donde se exporta son de la Unión Europea. En caso de que algún país europeo exportador se viera afectado por la PPA, se convertiría en un problema para toda Europa, ya que la carne quedaría dentro del mercado europeo.

Expertos destacan la necesidad de contar con un plan de bioseguridad específico en las granjas

El profesor Derald J. Holtkamp, ​​Iowa State University College of Veterinary Medicine insistió esta semana en la necesidad de disponer de un plan de bioseguridad adaptado a cada granja para evitar la propagación de la PPA.

Mediante el análisis de sus vulnerabilidades, el experto recomendó disponer de un plan de prevención adaptado al riesgo de la explotación. “El interés de la bioseguridad ha incrementado en España debido a la amenaza de la PPA, pero es necesario que las granjas tomen medidas específicas”, aseguró el lunes en la 2ª Jornada de inmersión estratégica INNOVACC celebrada en Vic.

Holtkamp destacó la necesidad de formar adecuadamente a los trabajadores con medidas de bioseguridad óptimas relacionadas con la ducha y el lavado de ropa y calzado. El experto también resaltó otras vías de transmisión de la enfermedad, como las garrapatas, el cerrado perimetral con sistema de vigilancia y la prohibición de la entrada de cualquier producto cárnico en las granjas.

Sobre la importancia de la bioseguridad en las granjas también habló Alberto Allepuz (CRESA) quien explicó un estudio realizado en Argentina donde los resultados constataron que las granjas que tenían más riesgo de diseminar las enfermedades sólo eran un 5%, pero que en cambio suponían el 90% del riesgo de propagación.

Otro tema de interés que también se trató durante el encuentro fue el impacto que generan en el sector las campañas animalistas contrarias al sacrificio de animales y el consumo de la carne. Alberto Herranz (Interporc) afirmó que este tipo de acciones son un amenaza para las zonas rurales, donde cada vez viven menos personas, y por la imagen que se genera del sector a la población en general.

Según Herranz, desde Interporc se está intentando apostar por mejorar la imagen del sector, sobre todo en temas de bienestar y medio ambiente, mediante una comunicación efectiva y transparente. El experto aseguró que el bienestar animal tiene un peso importante en el consumidor, ya que 4 de cada 10 personas pueden cambiar sus hábitos de consumo según el bienestar animal de la carne que compran.

Las explotaciones ganaderas tienen cada vez más trabas burocráticas

PORCAT cuestiona el posicionamiento de la Administración referente a la problemática sobre los permisos para granjas y considera que eluden sus responsabilidades en un asunto de gran importancia social y económico para las zonas rurales de Catalunya.

Los ganaderos catalanes que desean hacer modificaciones en las granjas, como la mejora de los espacios para los animales o la reconversión de una granja, siempre sin ampliación de los kilos de nitrógeno producidos, tienen cada vez más trabas burocráticas para realizarlas. Los trámites son cada vez más largos.

El problema que se bloquean los expedientes proviene, entre otros motivos, por la lentitud de respuesta de los expedientes, por los informes condicionados, o por la diversidad de administraciones por las que deben circular los expedientes.

PORCAT considera que, en un momento en que el sector obtiene buenos resultados económicos, y ante los retos medioambientales (deyecciones ganaderas, cambio climático …) y de bienestar animal, hay que invertir en la modernización de las granjas, para hacerlas más eficientes y adaptadas a estos retos. Las trabas burocráticas, sin lugar a dudas no ayudan a la modernización del sector.

El sector porcino se opone al canon del agua para las granjas

PORCAT se muestra contrario al canon económico de la Agència Catalana de l’Aigua que el Govern de la Generalitat de Catalunya quiere aplicar de forma gradual en las explotaciones ganaderas catalanas.

Ricard Parés, director de PORCAT, considera que este impuesto “no está justificado” porque “a diferencia del agua de uso urbano, la inversión para obtener y utilizar el agua la ha realizado en la mayoría de casos el propio ganadero “. Además, “el agua de uso ganadero no se devuelve al alcantarillado sino que se gestiona junto con las deyecciones ganaderas, una gestión que asume al 100% el propio ganadero”. Por otro lado, PORCAT tampoco admite que este canon se proponga sólo para las granjas de determinada capacidad.

Organizaciones como Jóvenes Agricultores y Ganaderos de Cataluña (JARC) y la Federación Catalana de Cooperativas Agroalimentarias (FCAC), entre otros, también se han opuesto a esta normativa que se recoge en el anteproyecto de Ley de medidas fiscales, financieras, administrativas y del sector público de la Generalitat.

Con el nuevo impuesto, las explotaciones ganaderas incrementarían sus gastos asumiendo el sobrecoste de unos 3.000 € anuales, según publica Agrodigital. El canon se aplicaría de forma gradual hasta 2023, cuando ya estaría totalmente integrado. La recaudación total sería de 2.480.000 euros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.