En Finlandia, el corte de rabos de los cerdos lleva prohibido desde 2002 y apenas se producen mordiscos entre los animales, según la Autoridad finesa de Seguridad Alimentaria (EVIRA). Los mordiscos surgen cuando los cerdos se crían con estrés e inadecuadas condiciones.

La Comisión Europea y expertos de España, Alemania, Dinamarca, Austria e Irlanda pudieron comprobar in situ cómo funciona el sistema de producción finés, en una misión que se llevó a cabo entre el 25 y el 29 de enero pasado.

El objetivo de la Comisión Europea es que todos los Estados miembro dejen de realizar la práctica de corte de rabo siguiendo el modelo finés, según Evira, quien destaca que para conseguirlo es preciso realizar costosas inversiones en modificaciones estructurales. Además, se queja del menor precio que reciben los cerdos con rabo en la exportación, por lo que éste debería ser un tema a solucionar en las negociaciones internacionales en las que participe la Comisión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.