Según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el sacrificio de cerdos aumentó en un 5,7% durante el año pasado en comparación con el año 2014. Se sacrificaron un total de 39 millones de cabezas, el mayor número desde 2005.Según João Salomão, uno de los factores que explica el aumento en el sacrificio de cerdos, pero también de pollos, es el aumento en el precio de la carne de vacuno, que aumentó en 2015, cambiando las preferencias de compra de los brasileños hacia este tipo de carnes más baratas.

Los datos del IBGE muestran que los aumentos en el sacrificio de cerdos y pollos han contribuido a un ligero aumento, del 1,2%, en la producción total de carne en el país en 2015, en comparación con el año anterior, alcanzando los 24 millones de toneladas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.