En las últimas semanas, el mercado de los cerdos en Europa se ha estabilizado, con informes sobre la mejora de las ventas de carne y el ajuste de los suministros de cerdos vivos. El precio medio de referencia de los cerdos en la UE ronda los 163€/100 kg desde finales de mayo.

Si bien las perspectivas parecían estar mejorando, ahora hay incertidumbre al respecto. El cierre de la gran planta industrial procesadora de carne alemana en Rheda-Wiedenbruck, que también ha sido suspendida para exportación a China, es motivo de preocupación. Según los informes, la planta procesa más de 100.000 cerdos por semana y parece que estará cerrada durante unas semanas, aunque esto no está claro. Tonnies, propietaria de la planta, aparentemente confía en que los cerdos pueden ser desviados a otras plantas. Sin embargo, parece probable que el aumento de tensión en la capacidad de sacrificio ejercerá una presión a la baja sobre los precios en la próxima semana al menos.

Alemania es fundamental para el mercado europeo de carne de cerdo y cualquier presión sobre los precios probablemente tenga repercusiones en otros estados miembros. Los países que exportan cerdos vivos a Alemania para su sacrificio pueden enfrentar algunas dificultades, si estos suministros resultan difíciles de desviar.

La suspensión de la aprobación para exportar a China de la planta también podría ser una preocupación a más largo plazo. Actualmente no está claro cuánto durará, incluso cuando la planta vuelva a abrir. El acceso a China maximiza los valores de canal, particularmente en un momento en que la demanda de la carne en la UE se ve desafiada por las limitaciones en la industria de servicios de alimentos. Es posible que otras plantas necesiten aumentar sus exportaciones para mantener los volúmenes en general.

También podríamos preguntarnos si esta suspensión sienta un nuevo precedente para la política de importaciones de carne de China. Los informes indican que China ya ha aumentado las inspecciones de carne importada, tras las infecciones por coronavirus vinculadas al mercado mayorista de Beijing. Las plantas en los Estados Unidos y Brasil pueden ser particularmente vulnerables si se sigue este curso de acción, y muchas plantas en estas regiones sufren graves brotes de coronavirus. Claramente, Europa tampoco es inmune a estas dificultades.

En última instancia, China todavía está muy por debajo de los suministros de carne de cerdo que necesita para su población. En lo que va del año, se han realizado grandes importaciones y liberaciones de las reservas estatales en un intento por reducir los altos precios internos de la carne de cerdo, con cierto éxito. Cualquier acción que limite el suministro de importación en última instancia, corre el riesgo de elevar los precios de la carne de cerdo nuevamente. Sin embargo, por el momento, prevenir brotes de COVID-19 también es una prioridad. Aunque es muy poco probable que las personas puedan contraer COVID-19 en alimentos o envases de alimentos, según la Organización Mundial de la Salud, la precaución sobre la carne importada puede ser otro desafío que enfrentan los proveedores del mercado chino este año.

Comunicado de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE)

Algunos casos de coronavirus en mataderos de distintos países europeos han puesto el foco en el conjunto de las prácticas del sector cárnico, también en España.

Desde la ANICE queremos señalar que todas nuestras empresas desde el inicio de la crisis sanitaria hemos trabajado para garantizar el abastecimiento de la población y hemos cuidado de la integridad y seguridad de nuestros trabajadores.

En este sentido, ANICE quiere manifestar que nuestras industrias cumplen estrictamente con todas las medidas de seguridad e higiene, establecidas por el Ministerio de Sanidad.

De hecho, la industria cárnica española, que de forma habitual cumple con unas medidas de seguridad de lo más restrictivas, también ha implementado las obligaciones adicionales establecidas en la normativa emitida por el Gobierno desde la declaración del Estado de Alarma, llevando a cabo un doble ejercicio de seguridad con el fin de evitar contagios y continuar con la producción.

Asimismo, gracias a los controles sanitarios que se realizan en la entrada de las plantas de producción, las empresas son capaces de identificar posibles contagios y, dado el caso, actuar en consecuencia siguiendo el protocolo establecido por el Ministerio de Sanidad.

Además, los Servicios Veterinarios Oficiales de las Comunidades Autónomas, competentes en esta materia, han seguido controlando el cumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa de seguridad alimentaria y los nuevos protocolos implementados para prevenir el contagio por COVID-19, verificando que se cumplen todas las medidas de higiene necesarias en las instalaciones de las industrias cárnicas.

Por todo ello, queremos destacar que los contagios en los trabajadores de la industria cárnica podrían producirse fuera del centro de trabajo, si no se respetan las indicaciones de la autoridad sanitaria como es la distancia social y el uso de mascarillas, entre otros. Es fundamental seguir manteniendo las medidas de seguridad fuera de los centros de trabajo, teniendo en cuenta que los trabajadores en los mataderos, como en el resto de las industrias cárnicas, están protegidos por los equipos de protección individual.

Por último, desde ANICE mostramos nuestro máximo respeto, reconocimiento y apoyo a las personas que hayan contraído la COVID-19, recordando que el riesgo cero no existe y por tanto hay que seguir cumpliendo de manera estricta las recomendaciones de seguridad marcadas por la autoridad sanitaria.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.