Producción

Una repoblación más lenta del censo porcino en 2021 redujo las existencias iniciales de cerdas en 2022;  reduciendo la producción porcina y de carne de cerdo previstas en Japón para 2022  respecto a ciertas proyecciones publicadas anteriormente.

La demanda nacional estable de carne de cerdo llevó a los precios de la canal en 2021 por encima de niveles pre Covid-19 en 2019 (Figura 6). A pesar del riesgo de mercado a causa de la pandemia, los operadores respondieron a los altos precios aumentando los sacrificio de cerdos y la producción de carne de cerdo en poco más del 1% (Tabla 4).

Figura 6: Precio al por mayor de la canal de cerdo.
Tabla 4: Sacrificio y producción porcina

El mercado de producción de carne de cerdo persiste fuertemente a pesar de los problemas con la Peste Porcina Clásica (PPC). Aunque Japón implementó un programa de vacunación contra la PPA que abarcó 36 prefecturas, sacrificaron unas 100.000 cabezas en 2021. Los programas para repoblar el censo con cerdas reproductoras importadas ha estado en marcha desde 2018, pero la congestión mundial de carga de 2021 ha retrasado la implementación, por lo que las importaciones de cerdos reproductores en 2021 tuvieron una tendencia más lenta que en 2020. Como resultado, el ritmo de sacrificio superó al ritmo de recuperación.

En consecuencia, las previsiones reduce el número de existencias finales en 2021, así como las existencias iniciales de 2022.

Consumo

La recuperación de la demanda de carne de cerdo por el sector de servicio de alimentos, además de una demanda minorista continua y estable, sugiere un mercado fuerte para el consumo de carne de cerdo. Los altos precios otras carnes también pueden impulsar una mayor demanda de la carne de cerdo, lo que lleva a las previsiones a aumentar el consumo de carne de cerdo de Japón en 2022.

En 2021, el consumo minorista fue sorprendentemente alto, aproximadamente la mitad del consumo de carne de cerdo de Japón desde 2019, lo que impulsó el consumo total por encima de proyecciones anteriores. Aunque casi sin cambios en 2021, el aumento en 2020 del consumo doméstico impulsó el consumo de carne de cerdo, aproximadamente un 8% para la carne de cerdo fresca o congelada, y un 4% para los productos procesados respecto al año anterior (Figura 7).

Figura 7: Consumo minorista de carne de cerdo y productos derivados (per cápita)

La recuperación gradual de la demanda por los servicios de alimentos a finales de 2021, especialmente en los restaurantes chinos y los restaurantes Yakiniku impulsó un mayor consumo de carne de cerdo. Las ventas en estos restaurantes centrados en la carne volvieron a niveles anteriores pre-Covid en octubre de 2021.

Comercio

Previsiones de aumento de las importaciones de carne de cerdo para equilibrar la menor producción nacional de carne de cerdo esperada en 2022. Sin embargo, el crecimiento de la demanda puede superar la oferta debido a las interrupciones de la cadena de suministro global. Como resultado, se anticipa que las existencias finales de los importadores japoneses en 2022 terminen a la baja.

Las importaciones de carne de cerdo en 2021 aumentaron solo un 0,5% desde 2020 (Tabla 5). La producción de cortes claves de cerdo de los países exportadores para el mercado japonés se vio afectada por la escasez de mano de obra debido a los brotes de Covid-19 en la mano de obra y sus contramedidas. Las importaciones de carne de cerdo refrigeradas de América del Norte se vieron especialmente afectadas, ya que tiene una vida útil más corta que la carne de cerdo congelada y se ve más afectada por los retrasos en el transporte.

Tabla 5: Importaciones de carne de cerdo de Japón en 2020 y 2021
(Unidad)

Los brotes de Peste Porcina Africana (PPA) en Europa continuó limitando sus exportaciones de carne de cerdo congelada y productos de cerdo preparados a Japón en 2021. Las importaciones desde Alemania están suspendidas desde septiembre de 2020 y el 8 de enero de 2022 también se suspendieron las importaciones desde Italia.

Como resultado, las importaciones de carne de cerdo refrigerada de Japón en 2021 superaron ligeramente los niveles de 2019, pero las importaciones de carne de cerdo congelada disminuyeron en un volumen mayor, lo que hizo que las importaciones en 2021 fueran aún más bajas que en 2019 (Figura 8). Al final, las existencias finales nacionales de Japón en 2021 se redujeron debido a la fuerte demanda y las importaciones más lentas. Se espera que la situación continúe al menos durante la 1ª mitad de 2022.

Figura 8: Importaciones de carne de cerdo de Japón ordenadas por productos
Tabla suplementaria: Existencias finales estimadas de carne de cerdo
Tabla suplementaria: Censo porcino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.