La Junta de Extremadura ha recomendado hoy a los consumidores que se fijen en la información del etiquetado de los jamones y paletas cárnicas curadas a la hora de comprar productos cárnicos contrastados con todas las garantías de calidad en el mercado.

Así lo ha explicado hoy en Mérida en una rueda de prensa el consejero de sanidad, José María Vergeles, junto con la directora general de Salud Pública, Pilar Guijarro y la directora gerente del Instituto de Consumo en Extremadura, Leonor Martínez.

Vergeles ha indicado que recientemente se ha hablado mucho de la trama de venta de jamones caducados y en mal estado que ha afectado a Extremadura, y ha destacado que en ningún momento ha existido motivos para que la Junta generase “una alerta sanitaria”, pero sí es preciso que la población compruebe cuál es el etiquetado correcto para que compren con seguridad estos productos.

Ha asegurado, para tranquilizar al sector, que ninguna de las industrias investigadas tenía productos extremeños y que, en lo que afecta a Extremadura, los productos caducados fueron inmovilizados y requisados en 2017 y luego destruidos, por lo que no pudieron llegar al mercado y, por consiguiente, no hubo motivos para realizar una alerta de salud pública.

De esta forma, ha señalado que el jamón, la paleta y la caña de lomo se rigen por el Real Decreto 4/2014 y este establece la forma de llevar a cabo al mercado los productos cárnicos, cuyo destino sea la curación-maduración del producto, así como los periodos mínimos para poder utilizar determinadas menciones en el etiquetado.

Por esto, el consejero ha hecho hincapié que en lo primero que tiene que fijarse el consumidor es en el marcado del etiquetado para el control tenga el sello del matadero, la descripción de raza y alimentación al igual que el sitio donde se ha criado el animal, y su precintado de clasificación.

También ha señalado que hay que tener cuidado con las denominaciones de los productos que en el etiquetado pone “recebo” o “ibérico puro” ya que estas inducen a error y están prohibidos, además de otras denominaciones como son “reserva”, “gran reserva” o de “bodega” que son incompatibles con la denominación.

Por último, siguiendo estas indicaciones, ha asegurado que todos los animales están sometidos a controles muy estrictos, desde el campo a la industria, incluido el sacrificio y el pesaje y los que tienen Denominación de Origen, tienen un control añadido por parte del Consejo Regulador.

Fuente: Finanzas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.