Ante el aumento de bloqueos, restricciones y limitaciones de redes sociales, le sugerimos que se suscriba mediante correo electrónico para recibir las publicaciones de infoiberico.com de forma segura, al instante y gratuitamente

Loading

La bioseguridad de las fábricas de pienso es crítica para reducir la transmisión de enfermedades en porcino

El alimento y los ingredientes del pienso están generando mucho interés como posibles vectores en la transmisión de enfermedades porcinas y, según la evidencia del brote del virus de la diarrea epidémica porcina (PEDV) de 2013, está justificado, al menos en cierto grado.

Según los especialistas, la alimentación es solo uno de los muchos riesgos. Sin embargo, la forma en que fabricamos y entregamos alimentos aumenta la probabilidad de que, si están contaminados, provoquen enfermedades.

Ciertamente, el vínculo confirmado entre la alimentación y el PEDV, combinado con el susto global de la Peste Porcina Africana (PPA), son razones suficientes para sentarse y tomar nota.

Utilizando modelos, la investigación ha demostrado que ambos virus pueden sobrevivir al viaje transoceánico a los EE.UU. en numerosos ingredientes alimenticios. En particular, los virus sustitutos para la fiebre aftosa y las pseudorrabias chinas tuvieron tasas de supervivencia similares al virus de la PPA, con el virus de la Peste Porcina Clásica (PPC) siendo menos resistente, según el conocimiento preliminar.

La investigación también encontró que una de las razones por las cuales el PEDV se propagó tan rápidamente a través del suministro de alimento de los EE.UU. fue la baja dosis infecciosa: solo 5,6 x 10^1TCID50  por alimento. En perspectiva, equivale a un gramo de heces de un cerdo infectado con PEDV aguda que es capaz de contaminar 500 toneladas de alimento.

La investigación en el Laboratorio de Nivel III del Instituto de Investigación de Bioseguridad confirmó que el virus de la PPA puede infectar a los cerdos a través de alimentos y líquidos, y el riesgo aumenta con la exposición repetida. Por ejemplo, con una dosis mínima de virus, un cerdo con una exposición al alimento tendría un 25% más de probabilidades de sufrir una infección, pero después de 30 exposiciones, esa probabilidad aumentaría a casi el 100%. “Según estos datos, es posible que incluso niveles bajos de virus de la PPA puedan causar infecciones a través de la alimentación”. La mala noticia es que la exposición basada en alimentos no es un evento de riesgo único; se repite y puede llegar rápidamente a muchos cerdos y granjas. Tenemos que pensar en las fábricas de piensos como si fueran nuestras propias explotaciones; por lo tanto, necesitamos aumentar la bioseguridad de las fábricas de piensos por la bioseguridad de nuestros animales.

Cassandra Jones, PhD. Profesora asociada de Ciencias e Industria Animal. Universidad Estatal de Kansas (Estados Unidos).


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.