La caída de la producción y la falta de competitividad frenan las exportaciones europeas de carne de cerdo

“La oferta europea de cerdos está en declive histórico”, indica Elisa Husson, ingeniera de estudios económicos del Instituto Porcino Francés (Ifip). Durante los primeros 7 meses de 2023, la producción porcina en los 27 miembros de la Unión Europea cayó un 8,5% en comparación con el mismo período de 2022, o 11,7 millones de cerdos menos. “Es el equivalente a la mitad de la producción francesa o a toda la producción italiana”, ilustra la especialista.

Exportaciones rezagadas

Lógicamente, las exportaciones comunitarias tienen un aspecto sombrío. En el acumulado de enero a julio de 2023, cayeron un 19% con respecto al mismo período de 2022. Cayeron, en particular, un 12,5% hacia China, que sigue siendo, sin embargo, la principal salida de los operadores europeos hacia terceros países.

Aunque la dinámica de producción no se da en el Viejo Continente, “la oferta de cerdo aumentará en el mundo en 2023, impulsada principalmente por China”, afirma Elisa Husson. En el país, la zona productiva se ha recuperado fuertemente desde la crisis de la Peste Porcina Africana».

Según las previsiones del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) prevé un aumento del 0,8% en la producción mundial de carne de cerdo este año, con China a la cabeza, que registraría un crecimiento del 2%, hasta las 56,5 millones de toneladas, muy por delante de:

  • La UE, con una reducción del 3,5% (21,5 millones de toneladas).
  • EE.UU. con un aumento del 1,1% (2,4 millones de toneladas).
  • Brasil, con un aumento del 5,7% (4,6 millones de toneladas).

El continente americano presiona

A pesar de las dificultades actuales, China sigue siendo el mayor importador de carne de cerdo del mundo. “Cada vez hay más competencia por parte de EE.UU. y Brasil, cuyos precios son muy competitivos”, señala Elisa Husson.

Canadá tampoco se queda atrás. Según cifras proporcionadas por las autoridades chinas, en el acumulado de enero a septiembre de 2023, las importaciones del país de carne fresca y congelada aumentaron un 16,6% interanual desde Brasil y EE.UU., y un 51,6% desde Canadá.

China pone en juego la competencia

En cuanto a los “subproductos”, las compras chinas aumentan un 110,8% a Canadá y un 29,7% a EE.UU.. Sin embargo, muestran una caída significativa del 5,3% en Brasil.

Prueba de que los operadores europeos están perdiendo cuota de mercado es que, en el mismo período, los suministros a China desde España, primer exportador europeo, cayeron un 9,4% para las carnes frescas y congeladas, pero se mantuvieron estables (+0,6%) para los subproductos. “China es competitiva, busca el mejor precio”, resume Elisa Husson.


Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.