La decisión del Gobierno de Nueva Zelanda de excluir a los carniceros independientes de la lista comercial esencial durante la cuarentena del COVID-19 causará una crisis de bienestar animal en el sector porcino de Nueva Zelanda, según dice un grupo de la industria.

Todos los carniceros independientes en todo el país han sido clasificados como negocios no esenciales y se han visto obligados a cerrar como parte del bloqueo de Alerta de nivel 4 para durante el COVID-19.

Sin embargo, para la institución NZ Pork la decisión probablemente resultaría en que el sector no tenga lugar para albergar hasta 5.000 cerdos excedentes en las granjas cada semana.

“Al no poder vender cerdos de canal frescos a los carniceros independientes y otros segmentos, nos enfrentaremos a un problema importante de bienestar animal”, dijo el presidente ejecutivo de NZ Pork, David Baines.

“Las granjas comerciales suelen suministrar cerdos al mercado semanalmente y no tienen capacidad de para reserva adicional en las granjas. El hacinamiento de los cerdos en los corrales constituiría rápidamente un problema importante de bienestar bajo el código de bienestar animal”, dijo Baines.

El almacenamiento de las canales tampoco era una opción completa para el volumen excedente, debido a la capacidad limitada de congelación y almacenamiento, ya que no tienen capacidad para ello.

Los cerdos producidos en Nueva Zelanda podrían ofrecerse como un sustituto de los productos importados, pero NZ Pork dijo que la mayoría de las marcas, ahora usan productos importados y no operan las salas de deshuesado ni emplean personal para procesar los cerdos adicionales de Nueva Zelanda.

“La capacidad de producción reducida debido a las medidas diseñadas para prevenir la propagación de COVID-19 ha reducido el rendimiento normal de la sala de deshuesado”.

Baines dijo que el cierre de los establecimientos de carniceros independientes los había eliminado como una parte potencial de una solución alternativa a las salas de deshuesado.

“En última instancia, los mayoristas y procesadores no tendrán otra opción que dejar hasta 5.000 cerdos en la granja cada semana y esto resultará en una crisis de bienestar animal. Creemos que agregar carniceros independientes y grandes minoristas de alimentos a la lista de empresas esenciales sería una decisión pragmática y sensata. Siendo coherente con la decisión del Gobierno de clasificar la producción y distribución de alimentos como un servicio esencial”.

NZ Pork había estado en conversaciones con el Ministro de Agricultura, Damien O’Connor y el Ministerio de Industrias Primarias (MPI) sobre la situación, y se le había informado que el Ministro estaba considerando seriamente el tema.

“MPI comprende claramente la urgencia e importancia del tema, pero ahora necesitamos una decisión del Gobierno. Aproximadamente el 62% del consumo de carne de cerdo de Nueva Zelanda se importa y alrededor del 85% de esta carne de cerdo importada se procesa aún más en el pais. Todas las carnes de cerdo importadas por Nueva Zelanda proviene de países cuyas prácticas de producción cumple en todos los aspectos con los requisitos legales del pais”.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.