La mesa de porcino ibérico ha sellado la paz, al menos por el momento. Y es que, ganaderos e industriales acordaron por unanimidad y sin ningún tipo de discusión el precio a la baja del cebo y el cebo de campo en la sesión de la Lonja de Salamanca de este 1 de abril, para dar continuidad a lo que habían iniciado una semana antes.

Y es que, el atasco en la venta de jamones y las dificultades por las que atraviesan los industriales, según sus comentarios, han llevado a los vocales a sellar la paz hasta que esta situación se normalice y los cochinos cuenten con el precio de mercado idóneo.

“Hemos llegado casi a un acuerdo, y proponemos -0,02 y -0,03 euros, mientras que los ganaderos están pidiendo -0,01 y -0,02 euros, estamos casi en el acuerdo, con un céntimo en el tintero”, explicó Fernando Santos, en una opinión compartida por todos.

Por su parte, la de los ganaderos fue la de una pedida de -0,01 y -0,02 euros, para sujetar las cosas dentro de la gravedad. “No tenemos fuerza ni ganas de discutir con la industria”, indicó Emilio Casaseca.

Al final, la decisión fue la de bajar el precio del cebo y el cebo de campo de -0,02 euros, por acuerdo final de una mesa que está “en el mismo barco”.

Para los lechones, la bajada fue de -0,10 y -0,05 euros para gran partida y recogida, mientras que los marranos puros bajaron su valor -0,05 euros y -0,10 euros los cruzados, con un nuevo acuerdo entre los vocales de la mesa.

Esta situación se prolongará hasta que el sector se recupere y los precios estén a la altura de lo que marca el mercado.

Fuente: Tribuna Salamanca

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.