Los brotes de Peste Porcina Africana se continuan extendiendo por Japón, donde 5 prefecturas, incluida Osaka, donde tras un primer brote, lleva sacrificados más de 10.000 cerdos como parte de las medidas para prevenir un nuevo contagio, dijo el miércoles el gobierno.

“Esta es una cepa de Peste Porcina Africana diferente a la que China continua combatiendo”, dijo un funcionario del Ministerio de Agricultura.

Los primeros brotes encontrados fueron en la prefectura de Aichi, en el centro de Japón, y en su vecina prefectura de Gifu, donde 610 cerdos fueron sacrificados (29 murieron a causa de la infección y 581 fueron sacrificados como medida de prevención).

desde que se confirmó el primer brote de peste porcina en 26 años en Gifu en septiembre pasado.

Los cerdos enviados desde la granja de Aichi en cuestión a granjas de cerdos en Osaka y otras tres prefecturas también se encontraron infectados con fiebre porcina, dijo el funcionario del ministerio, agregando que unos 15.000 cerdos en las granjas afectadas estaban siendo sacrificados y enterrados.

“Para evitar que la enfermedad se propague más, el gobierno hará todo lo posible al hacer que el Ministerio de Agricultura y las autoridades locales pertinentes cooperen para la implementación rápida y completa de las medidas de cuarentena”, dijo el secretario de gabinete en jefe, Yoshihide Suga, en una conferencia de prensa.

El gobierno determinó detener los envíos de carne y productos porcinos, además se han impuesto restricciones a los movimientos de animales que se encuentran en un radio de 3 a 10 kilómetros de la explotación afectada.

Hay que recordar que el último brote de PPC en el país fue en 1992, y en 2007 el país fue declarado como libre del virus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.