En la primera mitad del año, las exportaciones de carne de cerdo de los EE.UU. disminuyeron un 2% en comparación con el mismo período de 2018. La disminución se produce a pesar del crecimiento del 3% en el sacrificio, como consecuencia de un censo de reproductoras en expansión.

Además de los volúmenes más bajos, hubo una disminución del 3% en los precios de exportación de carne de cerdo durante los 6 meses de 2019. Sin embargo, los precios fueron 3% superiores al segundo trimestre del pasado año. Esto refleja la influencia de la creciente demanda china en los precios mundiales de la carne de cerdo. En general, el valor de las exportaciones en la primera mitad del año se totalizaron en 2.300 millones de dólares, un 5% menos que el año anterior.

Los volúmenes de exportación repuntaron algo en el segundo trimestre (+0,8% interanual), ya que la demanda de importación china aumentó de tal manera, que algún producto pudo superar la barrera arancelaria. Sin embargo, los envíos a China se mantuvieron por debajo del nivel de 2016.

México siguió siendo el principal mercado para las exportaciones de carne de cerdo de EE.UU., pero hubo una disminución del 20% en los envíos en general durante la primera mitad del año 2019. La disminución se ralentizó en junio, tras la eliminación de los aranceles restrictivos a las importaciones estadounidenses, pero los volúmenes permanecen muy por debajo de los niveles históricos. Los informes sugieren que la demanda es pobre, influenciada por el aumento de los precios mundiales de la carne de cerdo, lo que reduce la competitividad de las importaciones.

Los suministros a Japón también registraron una disminución del 5% respecto al año anterior, ya que la industria pierde participación en los mercados de la UE y Canadá.

Como era de esperar, teniendo en cuenta el aumento de los niveles de oferta, las importaciones de carne de cerdo de Estados Unidos disminuyeron un 15% en el primer semestre del año, hasta las 181.800 toneladas. Los envíos desde Canadá, el proveedor dominante, disminuyeron un 20%.

Mirando hacia el futuro, la expansión del censo de reproductoras continuará, lo que significa que el crecimiento de la producción también continuará. Por lo tanto, se necesitará una demanda creciente para que la oferta y los precios sean respaldados. Esto estará relacionado con el éxito en el mercado de exportación, que en este momento parece incierto. Las exportaciones de carne de cerdo de Estados Unidos actualmente no pueden aprovechar todo el potencial del mercado chino debido a la guerra comercial en curso. El optimismo sobre si las tarifas podrían ser al menos parcialmente levantadas ha subido y bajado en las últimas semanas, y los futuros han reaccionado en consecuencia. Más reciente, el optimismo ha sido bajo, con la preocupación de que China pueda suspender por completo las compras de carne de cerdo estadounidense.

El hecho de que estos aranceles se puedan levantar, no solo afectará las perspectivas de Estados Unidos este año, sino también la de los proveedores de la UE a China, que actualmente disfrutan de una mayor competitividad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.