El mundo del cerdo ibérico cuenta con atractivos (recursos) capaces de atraer flujos turísticos. Pese a los diversos intentos de creación de Rutas del Jamón Ibérico, no es hasta época reciente que se plantea un Club de Producto, en el que intervienen el conjunto de actividades relacionadas con la producción y transformación, comercialización y degustación, además de alojamiento y empresas de receptivo turístico. La Ruta del Jamón Ibérico ha tenido desigual implantación territorial en las comarcas amparadas por las DOP, por lo que surge en la Sierra de Huelva, al amparo del cambio de DOP Jamón de Huelva a DOP Jabugo (2017), la “Ruta del Jabugo”, que es analizada a través de fuentes secundarias. El principal resultado obtenido es la escasa incidencia territorial de la propuesta, pese a despertar interés entre los actores intervinientes.

INTRODUCCIÓN

En los últimos años el turismo gastronómico ha aumentado, surgiendo rutas, con frecuencia vinculadas a las Denominaciones de Calidad (DC), ya sean Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) o Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) (Cortinas- Sánchez y García-Delgado, 2016: 5). Estas rutas se han concebido para unir sinergias entre las zonas rurales y el turismo, que busca tomar contacto con alimentos tradicionales (Millán et al., 2006: 7), con el objetivo de lograr un producto que integre la mayor cantidad de actores, que genere más empleos en estas zonas y que diversifique la oferta existente (Blanco y Riveros, 2004: 3, 6). En este contexto se fomenta la creación de clústeres, materializados en los Clubes de Producto, como estrategias. En España, el Sistema Integral de Calidad Turística en Destinos (SICTED) desarrolla el proyecto de mejora de la calidad de los destinos turísticos promovido por TURESPAÑA y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), para trabajar con empresas (públicas y privadas) servicios turísticos en el conjunto estatal relacionando la actividad turística con oficios tradicionales a través de los denominados “Clubes de Producto” (SICTED, 2019). Con este instrumento se pretende mejorar la experiencia y satisfacción del turista, al tiempo que fortalecer las sinergias productivas entre sectores (productivos y servicios) y ahondar así en los procesos de desarrollo local (SICTED, 2019). Entre estos Clubes se encuentra el Club de Producto Rutas del Jamón Ibérico (CPRJI) (SICTED, 2019).

El CPRJI fue impulsado por la Secretaría General de Turismo (SGT) en 2008 y sus primeros pasos se encaminaron a consensuar son los sectores implicados los métodos de trabajo y las orientaciones comerciales (MMAMRM, 2010: 6). La característica más destacada es que se trata de un producto itinerante (el turista realiza desplazamientos entre los espacios acogidos a la DOP), que afecta a 411 municipios de las cuatro DOP de Jamón y Paleta Ibéricos (Guijuelo, Dehesa de Extremadura, Jabugo y Los Pedroches), 20 Grupos de Desarrollo Rural (GDR), de 5 provincias (Salamanca, Cáceres, Badajoz, Huelva y Córdoba) y 3 Comunidades Autónomas (Castilla y León, Extremadura y Andalucía) (Cortinas-Sánchez y García-Delgado, 2016) (Mapa 1).

CPRJI tiene como objetivo captar visitantes utilizando para ello los recursos que se relacionan con el jamón ibérico, su territorio de producción, las técnicas de elaboración, su cultura y la gastronomía, ofreciendo al visitante una experiencia completa (Cortinas-Sánchez y García-Delgado, 2016). Así, se busca desarrollar nuevas actividades a partir de una estrategia de trabajo en red, garantizando el desarrollo sostenible (Sepinum, 2010).

Los miembros del Club intentan vincular los aspectos de la tradición con los propios del sistema turístico (Cuadro 1) y de la producción y transformación del cerdo ibérico (Cortinas-Sánchez y García-Delgado, 2016):

  • Fincas productoras en las dehesas: Fundamentales, pues el paisaje, el sistema de explotación y las condiciones ambientales hacen al producto único y natural, siendo necesario mostrarlo al turista in situ.
  • Industrias de transformación del cerdo ibérico (ITCI): Secaderos y bodegas, la visita a las instalaciones es clave en el proceso de demanda del producto artesanal.
  • Tiendas especializadas: Escasas hasta hace poco tiempo (predominio de tiendas al detalle o supermercados propios), se convierten en otra pieza clave para la comercialización del producto y su vinculación con el turismo
  • Establecimientos de alojamiento: Muy diversos, desde hoteles a casas rurales, pasando por pensiones, hostales, etc. Existen problemas de aforo (pequeño tamaño), aunque la versatilidad en la variedad de la oferta permite penetración en más segmentos (Grande y Maynar, 2010: 57). En este caso es necesidad volcar el negocio hacia la dehesa y el cerdo ibérico, intentando romper la estacionalidad.
  • Establecimientos de restauración: Expositores del jamón ibérico, son de muy distintos tipo (de bares y cafeterías a restaurantes de alta categoría), con problemas de aforo e inexistencia de estándares de calidad.
  • Empresas de actividades de ocio: Escasas y diversas, con un predominio de empresas ajenas al territorio.
  • Empresas de receptivo: Escasas y con frecuencia vinculadas con las áreas de emisión (Sevilla, Madrid) u ofrecen actividades como complemento a otros espacios (costa de Huelva). Han cobrado importancia con las actividades al aire libre (senderismo, escalada libre, etc.) y la llegada a los espacios rurales de emprendedores.

Entre febrero y mayo de 2016, el CPRJI fue analizado en las provincias de Badajoz y Huelva a través de cuestionarios a los establecimientos turísticos (Cortinas-Sánchez y García-Delgado, 2016), completados en 2017 con cuestionarios a industrias cárnicas (Hierro, 2017). Como resultado de los mismos, se puede establecer su limitado alcance:

  • Desconocimiento por parte de los alojamientos rurales del valor añadido que tiene el producto del cerdo ibérico y del potencial turístico que puede llegar a desarrollar.
  • Desaprovechamiento de este producto por los alojamientos rurales.
  • Inexistencia de cooperación entre ITCI y alojamientos rurales, no ofreciendo actividades
  • Desinterés de las ITCI por el turismo y una casi nula participación en el CPRJI, al entender que los gastos de dicha pertenencia son superiores al posible beneficio., al entender que su producto “se vende solo” y no necesita de promoción turística.

Por otra parte, actores institucionales (Consejos Reguladores, Ayuntamientos) han visto en el CPRJI un instrumento desarrollado implementado desde arriba, lo que, en parte, ha justificado la creación de rutas comarcales a partir del CPRJI: Ruta de Guijuelo, Ruta Dehesa de Extremadura (Cáceres con Ruta de Montánchez; Ruta Sierras de Badajoz y Ruta Dehesa de Extremadura en Badajoz), Ruta de Jabugo y Ruta de Los Pedroches. La participación de empresas es desigual (Tabla 1). Con los datos disponibles, la implantación de estas rutas es escasa, con excepción de Dehesa de Extremadura, con un peso representativo en alojamientos. Las más limitadas son Jabugo y Pedroches, llamando la atención que en la 1ª solo participa 1 secadero y 1 finca, frente a 4 y 4 de los disponibles en la 2ª.

CARACTERÍSTICAS DE LA RUTA DEL JABUGO

La comarca, soporte de esta Ruta, es la Sierra, formada por 31 municipios al norte de la provincia de Huelva (Mapa 2), con una superficie total de 3.100km2, el 60% de la cual forma parte del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, creado en 1989. Su población es 39.161 habitantes (INE, 2018), es escasa y está envejecida, ha sufrido procesos emigratorios y registra baja densidad (12,63hab./km2). Es una comarca caracterizada por la dehesa, protagonista de las actividades primarias, que dominan su economía, destacando una actividad secundaria: la industria de transformación del cerdo ibérico (ITCI), especialmente en Jabugo y Cumbres Mayores. Los servicios públicos y privados se concentran en Cortegana y Aracena, los núcleos más poblados, con 4.812 y 8.048 habitantes respectivamente (INE, 2018).

La idea de la Ruta del Jabugo (RdJ) surge a raíz del cambio de nombre (y normativo) de la DOP “Jamón de Huelva” a “Jamón de Jabugo” (2017), con el objetivo de vincular el producto (jamones y paletas ibéricos con DOP) al desarrollo turístico de la comarca, y ante la inoperancia del CPRJI tras casi 10 años. El impulsor del proyecto va a ser el Consejo Regulador Denominación de Origen Protegida Jabugo (CRDOPJ), a través de su Departamento de Comunicación, que busca empresas para que formen parte de la RdJ. Aunque se aprovechan actividades ya realizadas para el CPRJI (con apoyo del Ministerio) parte prácticamente de cero.

Los actores intervinientes en la RdJ son 4:

  • Federación de Empresas de Turismo Rural (Federación Onubense de Empresarios, FOE) que representa a los alojamientos.
  • GDR Sierra de Aracena y Picos de Aroche, que representa la estructura de desarrollo, el tejido empresarial y la administración local.
  • DOP Jabugo (CRDOPJ), que representa a productores y transformadores de cerdo ibérico.
  • Ayuntamiento de Jabugo (municipio sede de la DOP).

En conjunto, coinciden con los actores participantes en el CPRJI, con la ausencia de la Secretaría General de Turismo (SGT). La gestión de la ruta la van a realizar de forma conjunta empresas, GDR, CRDOPJ y ayuntamientos. El proyecto se inicia sin financiación, cobrándose una cuota de inscripción de las experiencias, que es con lo que se financia el Plan de Comunicación, y con el apoyo intangible de empresas y CRDOPJ, que aportan el personal. Para crear la imagen de la RdJ se reciben ayudas a a través del GDR y, desde fuera del sistema el Patronato de Turismo (Diputación Provincial) apoya la promoción (folletos, contacto en ferias, medios de comunicación).

Las actividades participantes son: Explotaciones de porcino ibérico (dehesas), ITCI, alojamientos, restaurantes, empresas de receptivos, museos y puntos de información. Las empresas/organismos participan en la RdJ de forma voluntaria, siendo el único prerrequisito la pertenencia de la empresa ganadera o ITCI a la DOP y para el resto la localización dentro del ámbito de transformación.

La página Web de la RdJ es presentada el 3 de abril de 2019. La novedad de la RdJ con respecto al CPRJI es que no se registran las empresas, sino experiencias turísticas, con la recomendación de que el principio o el final de la actividad pase por el edificio de la CRDOPJ (Edificio Tiro Pichón, Jabugo).

ANÁLISIS DE DATOS Y DISCUSIÓN

A través de la web se obtienen las empresas/actividades/experiencias registrados en la RdJ (Cuadro 2). Participan un total de 20 empresas y 19 experiencias, a diferencia del CPRJI, que registra 35 empresas. En 9 casos, las empresas participan en ambas rutas.

A continuación se analizará cada una de las empresas/actividades, siguiendo el esquema: importancia sobre el total, pertenencia/no pertenencia a la RdJ y distribución territorial, para finalizar comparando su implantación con la del CPRJI. Las claves de las diferentes actividades aparecen en el Cuadro 2.

Dehesa

La dehesa es un agrosistema único, en el que el cerdo ibérico encuentra su hábitat. En ella se pueden ver el ciclo de cría, el aprovechamiento de bellota en otoño-invierno (montanera), pastos en primavera, etc. y realizar actividades al aire libre.

En la RdJ solo aparece la dehesa Finca Montefrío (Cortegana), la misma que en CPRJI. Llama la atención que sea sólo 1 finca, pero el requisito de formar parte de la DOP Jabugo, reduce sustancialmente el número, dado que parte de las explotaciones ganaderas se encuentran en otras comarcas (Andévalo Occidental) y provincias (Badajoz, Córdoba, Sevilla, Cádiz y Málaga). La estructura de las explotaciones ganaderas: tradicionales, envejecidas, con frecuencia de pequeñas dimensiones y a tiempo parcial, limitan las actividades no ganaderas, siendo una dificultad añadida.

La finca registrada se encuentra en el municipio de Cortegana, donde, junto con Aroche, Rosal de la Frontera, Cala y Santa Olalla se encuentran importantes dehesas, que contrastan con la concentración industrial en el centro de la comarca.

Con la realización del trabajo de campo, se ha comprobado que en algunas industrias se acompaña a los turistas a fincas cercanas (con independencia de que estas no estén adscritas a la DOP) para complementar la visita.

Secaderos y bodegas

Conocer el proceso de transformación (especialmente secado y curado) es fundamental para que los turistas entiendan un proceso natural y artesanal. En total, la DOP Jabugo ampara a 29 secaderos/bodegas (Mapa 3), de los que 4 forman parte de la RdJ, lo que supone el 13,79% del total, frente al 3,45% del CPRJI. En general, en el sector, muy tradicional, las visitas se observan como “una molestia, porque el producto se vende solo” (Hierro, 2017), siendo esta la principal dificultad para integrarse en la RdJ, junto con la necesidad de contratar a alguien o dividir las funciones. La previsión de la RdJ es que se incremente el número de bodegas inscritas.

Otras empresas realizan visitas desde hace años, pero son ajenas a la RdJ.

Atendiendo a la territorialidad, las empresas se localizan en 4 de los 10 municipios en los que existen ITCI de la DOP: Cumbres Mayores, Jabugo, Corteconcepción y Cortegana, los 2 primeros con más industrias, y todos con una gran tradición. En todos estos municipios existen varias empresas, pero solo una forma parte de la RdJ.

Alojamientos

En la Sierra hay 513 alojamientos y 4.820 plazas (RTA, 2019). Del total, 22 establecimientos (4,29% del total) pertenecen a las Rutas, suponiendo 376 plazas (7,80%). Un total de 5 alojamientos (0,97% del total, pero 6,31% de las plazas) ofrecen experiencias en la RdJ, destacando que 3 de ellos están entre los de mayor capacidad de la comarca. 2 establecimientos participan también del CPRJI, en el que se integraban 19 alojamientos (3,70% de los establecimientos, 3,38% de las plazas). En el conjunto, ambas iniciativas tienen escasa aceptación, como ya se establecieron para CPRJI (Cortinas-Sánchez y García-Delgado, 2016), las causas serían: el minifundismo y la falta de cultura empresariales (actividad complementaria, falta de formación), siendo quienes salen de este patrón los que participan (empresas externas, propietarios con formación, etc.), lo que se vincula también con el hecho de que varios alojamientos pertenezcan a la misma empresa.

Por actividades, los 5 alojamientos de la RdJ son 4 EH (14,71% de la oferta de este tipo, con un destacado 19,79% de las plazas), todos ellos rurales, por categoría aparece un EH de 4 estrellas, uno de 2 estrellas y el resto de 1 estrella, y 1 AT (14,27% de este tipo, 20,60% de las plazas), perteneciente a ambas rutas, como uno de los hoteles. Destaca que la RdJ ha conseguido entrar en la actividad hotelera, con una mayor capacidad, como objetivo para llegar a un público más amplio (en relación con la oferta de experiencias), frente al CPRJI que concentra la oferta de alojamiento en CR, 13 en total (10,08% del total de CR, 8,88% de las plazas de este tipo), 12 de ellas de categoría superior y 1 básica, 1 VTAR (0,03% del total y 0,01% de las plazas) y 1 VFT (5% del total, 4,17% de las plazas), ausentes en la RdJ.

Los alojamientos se localizan en 4 municipios: Aracena, La Nava, Alájar y Santa Ana, coincidiendo solo el primero con la existencia de 1 industria de la DOP, pero no forma parte de la RdJ. En Aracena y Alájar aparecen establecimientos al CPRJI, la RdJ y a ambos, mientras en Santa Ana lo hace a la RdJ y en La Nava solo al CPRJI. En el conjunto llama la atención la escasa oferta de alojamiento asociada, que si bien está presente en el municipio con mayor oferta de la comarca (Aracena) no aparece en Fuenteheridos, Cortegana, Almonaster la Real y Galaroza, que cuentan con una importante oferta.

Restauración

Del conjunto de establecimientos de restauración, aparecen 5 en la RdJ, 2 solo en esta y 3 también en el CPRJI, en la que también aparecían otros 2 restaurantes. No existe un listado actualizado de establecimientos de este tipo (las licencias son municipales), sin embargo, llama la atención que sean escasos en el total, si bien están presentes 2 de los más afamados de la comarca.

Por aforo, la RdJ ofrece 425 plazas, frente a las 715 del CPRJI. Es importante establecer la capacidad, dado que los establecimientos que no llegan a 50 plazas no pueden dar servicio a un autobús turístico (García-Delgado et al., 2013). Si bien, solo uno de los establecimientos no cumple con esta condición, también es cierto que el producto RdJ se basa en experiencias (más vinculado a turistas que acceden por sus propios medios). En el caso de la RdJ también se ofrecen experiencias gastronómicas en los hoteles.

La oferta gastronómica de la RdJ se concentra en Aracena (2 restaurantes y 3 alojamientos con oferta de experiencias gastronómicas) y está presente en Linares de la Sierra (1), Jabugo (1), Higuera de la Sierra (1) y Santa Ana la Real (alojamiento). Por un lado, se da una gran dispersión, por otro, llama la atención la ausencia de establecimientos en municipios con una abundante oferta de restauración (aparte de Aracena, Alájar, Fuenteheridos, Almonaster la Real, Cortegana y Galaroza), o en municipios con concentración de industrias (Cumbres Mayores o Jabugo). Además, el único establecimiento comarcal que aparece en el RTA como Restauración y Catering Turístico no forma parte de la RdJ.

Actividades turísticas

Las empresas dedicadas a actividades turísticas (en destino) no son abundantes en la Sierra de Huelva. Entre ellas se encuentran (RTA, 2019) agencias de viajes (5), actividades de servicios destinadas a los turistas (4), actividades de ocio, entretenimiento y esparcimiento (3), organización de congresos/eventos (1), turismo activo (16) y turismo ecológico (1). Del conjunto, solo 1 agencia de viajes (de receptivo), de Aracena, forma parte de la RdJ de forma activa, diseñando productos y gestionando el Centro de Innovación y Promoción del Cerdo Ibérico (en la sede del CRDOPJ, en Jabugo). Supone el 3,33% de las actividades registradas.

Frente a la RdJ, en el caso del CPRJI aparecen consignadas 8 empresas en actividades. Aparte de la Aracena, se encuentran 5 de turismo activo y 1 no consignada en el RTA. Es necesario que se extienda la RdJ a actores locales, definiendo experiencias/productos complementarios.

Lo más llamativo es la aparición de 2 empresas ajenas al territorio en el CPRJI: Una de ocio, entretenimiento y esparcimiento en Sevilla y un establecimiento y punto de venta de agencia de viajes en Cádiz, y que motiva que parte del negocio sea explotado desde fuera del territorio. Este es uno de los elementos que se detecta como clave para la aparición de la RdJ.

Museos y otros

En el conjunto serrano existen 5 museos o centros de interpretación, solo 2 de ellos, el Museo del Jamón (Aracena) y el Centro de Innovación y Promoción del Cerdo Ibérico (Jabugo) se relacionan directamente con la RdJ, estando ambos presentes en la misma. El último es el punto de partida/llegada de la RdJ, como Centro de Interpretación. En el conjunto, parece necesario recuperar algunas instalaciones (cortijos en la dehesa, antiguos mataderos tradicionales, conjuntos etnográficos) para complementar a la RdJ, destacando el conocimiento tradicional en torno al cerdo ibérico.

En el caso del CPRJI, el Museo del Jamón también forma parte del mismo.

Tiendas especializadas

Tradicionalmente en el sector del cerdo ibérico la comercialización de los productos in situ fue de forma directa en tiendas al detalle (dentro de las ITCI), tiendas no especializadas y establecimientos de restauración, surgiendo a partir de los años 90 establecimientos especializados pertenecientes a las ITCI (García-Delgado, 2009). De forma reciente han surgido tiendas gourmet de las que no existe un registro diferenciado. Solo 1 de ellas, sita en Aracena (pero con sede fuera), forma parte de la RdJ, lo que indica claramente una debilidad. No aparecen en el CPRJI.

Otras actividades del sector

El cerdo ibérico ha dado paso a diferentes profesiones tradicionales. Una de ellas es la de cortador de jamón. En la RdJ ibérico aparece un cortador, que ofrece la experiencia de aprender a cortar el jamón. El corte y la cata es ofertado como experiencia también por otras empresas.

Las experiencias

La RdJ oferta 19 experiencias (Cuadro 3), repartidas en: 5 gastronómicas (EG), 5 restaurantes y alojamiento (RyA), 4 secaderos y bodegas (SyB), 2 Centros de Interpretación (CI), 1 tienda especializada (TE) y 1 receptivo de viajes (RV).

Si bien, la segmentación del mercado turístico aconseja la oferta de experiencias, un análisis de las que conforman la RdJ demuestra cierta confusión entre producto, actividad y experiencia, dado que esta se enfoca a lo sensorial y, sin embargo, aparecen Vg a museos/centros de investigación (E4 y E5) o Cp (E6, E7, E8, E13, E15). Sí están en sintonía con la experiencia las Cmc (E1, E3, E6, E8, E10, E11, E17), la Cj (E1, E7, E8, E10, E17) o las Vg por la dehesa (E8, E14, E15).

Por otra parte, es interesante establecer si las actividades vinculadas a la RdJ son específicas o forman parte de la oferta genérica de la empresa. En el primer caso se aparecen las actividades como Cj, Cmc, Me (E9, E11, E16) y De (E2, E11, E12), las Vg a ByS o DE no propias de la actividad productiva principal (E7, E8, E9, E13, E14, E15, E18), así como Rrr (E10) o la creación de programas específicos (E18). En el segundo aparecen aquellas actividades que no suponen un esfuerzo (contratación, diversificación) como son los Mne (E17, E19), Al (E10, E12, E14), Aal (E12, E18) y Cp (E6, E7, E8, E13, E15) o Re (E12). La diferencia entre ambos grupos es la segmentación a través de una nueva oferta (E2, E3, E9, E11, E16) y quienes se incorporan como una estrategia de marketing (no incorporan nueva oferta) (E4, E5, E19), aunque lo que predomina es la presencia de actividades vinculadas y no vinculadas en una misma experiencia (E1, E6, E7, E8, E10, E12, E13, E14, E15, E17, E18).

La planificación y gestión de rutas depende directamente de la cooperación empresarial. La RdJ en sí es un ejemplo de cooperación, pero la existencia de una agencia de receptivo que aúne el producto es importante (si bien es cuestionable que sea una experiencia específica), o el hecho de que se ofrezcan reservas en establecimientos, mientras en otros casos son empresas de un mismo grupo las que realizan diferentes experiencias.

En general, los idiomas suponen uno de los principales retos de la actividad turística. De las 19 experiencias, 4 (21,05%) se ofertan exclusivamente en español (E3, E6, E7 y E13), siendo llamativo que aparezcan 2 de los 4 SyB; 9 (E1, E2, E5, E9, E10, E12, E14, E16, E19) emplean español/inglés, repartidos entre todas las actividades; 3 ofrecen (E15, E17, E18) español/inglés/francés, 1 SyB, 1 RyA y 1 RV; 1 presenta su oferta en español/inglés/alemán/francés; 1 utiliza 5 idiomas español/inglés/alemán/francés/ruso, el SyB más dinámico; y 1, Museo del Jamón, emplea 7 idiomas: español/inglés/francés/alemán/portugués/italiano/catalán. La demanda tradicional de la Sierra ha sido español y, eventualmente, británica, francesa y alemana, el lanzamiento de la RdJ exige un avance en la oferta de experiencias en distintos idiomas, con un importante esfuerzo realizado.

Territorialmente (Mapa 5), las experiencias se concentran en Aracena, con un total de 9: 3 EG, 3 RyA, 1 TE, 1 CI y 1 RV faltando DE y SyB. Los municipios adyacentes de Higuera de la Sierra, Linares de la Sierra y Corteconcepción presentan 1 experiencia, los dos primeros EG y el tercero SyB. El resto de experiencias se localizan en el área centro/occidental: Alájar y Santa Ana la Real ofertan 1 experiencia cadfa 1 de RyA, Cumbres Mayores 1 de ByS, y Cortegana y Jabugo ofertan cada una 2 experiencias, DE y ByS en la primera, y CI y ByS en la segunda. En el conjunto, la RdJ se desarrolla en 9 de los 31 municipios (29,03%), la concentración en Aracena (47,37% de las experiencias) coincide con una concentración de la oferta alojativa y de la restauración (cfr. supra) y son los municipios más cercanos y mejor comunicados a los que irradia la Ruta (ofertada para el conjunto del espacio por la RV), los extremos (este, oeste, norte y sur) son ajenos a la ruta, por lo que es posible afirmar que, geográficamente, la RdJ es, a día de hoy, de escasa influencia.

Conclusiones

El jamón de cerdo ibérico es conocido mundialmente. La creación de rutas en torno al producto resulta interesante, y de hecho, se crea el Club de Productos Ruta del Jamón Ibérico en 2008, del que luego se desarrollan rutas comarcales. Sin embargo, su escaso éxito, por problemas internos y externos, lleva al lanzamiento de la Ruta del Jabugo en 2018, basada en experiencias.

En general, la influencia sobre el tejido y la comarca ha sido escasa, si bien es un producto reciente. La limitada participación de ITCI, alojamientos y establecimientos de restauración en parte se debe a la falta de cultura empresarial, individualismo y fragmentación dificultan el despegue de la RdJ, como ocurre al CPRJI. Pero es necesario no olvidar que están destinadas a una comarca conocida como destino rural (las actividades se concentran en la zona más desarrollada turísticamente) y como productora de jamones y paletas con DOP. De la misma manera, la existencia de una oferta consolidada fuera de la RdJ dificulta su consolidación. La ausencia de elementos patrimoniales (mataderos tradicionales, oficios, etc.) limita la función didáctica de la ruta.

La confusión entre productos (RdJ y CPRJI, que se asemeja a una multiplicación innecesaria de entes) la falta de definición de experiencias/productos/actividades dificultan el éxito de una iniciativa novedosa solo en parte. La ausencia de eventos (muy conocidos fuera de la comarca) puede limitar su influencia. En general, del análisis de la RdJ se deduce la inexistencia de un hilo conductor de la ruta (existe el tema, pero no los hitos de la ruta).

Sin embargo, la mayor fortaleza se encuentra en la nueva territorialización que puede motivar la DOP Jabugo y en la que la RdJ puede ser un instrumento de integración (turística e identitaria) si se solucionan los problemas señalados.

Como propuesta futura de investigación se plantea el análisis, mediante entrevistas, de la RdJ a través de los actores y empresas participantes, para establecer las limitaciones de la misma por causas internas (conflictos) y externas (peligros).

Autores

  • Cristina  Pérez-Mora. G.I. Instituto de Desarrollo Local. Universidad de Huelva.
  • María  Bahamonde-Rodríguez. G.I. Instituto de Desarrollo Local. Universidad de Huelva.
  • Antonio  Pizarro-Gómez. I. Economía Agraria Universidad de Huelva.
  • F. Javier García-Delgado. Instituto de Desarrollo Local. Universidad de Huelva.

Bibliografía

  • Blanco, M. y Riveros, H. (2004): “Las rutas alimentarias, una herramienta para valorizar productos de las agroindustrias rurales. El caso de la ruta del queso Turrialba (Costa Rica)”, en Memorias del Congreso Internacional Agroindustria Rural y Territorio (ARTE), 1-4 de diciembre, Toluca, 15 pp.
  • Cortinas-Sánchez, S. y García-Delgado, F.J. (2016): “Los efectos sobre la empresa de alojamiento rural del Club de Producto «Rutas del Jamón Ibérico» en las provincias de Badajoz y Huelva (España)”, en Márquez-Domínguez, J.A. (Dir.): Planificación territorial, desarrollo sustentable y geodiversidad, Diputación Provincial de Huelva, Huelva, pp. 1.563-1.583.
  • CPRJI (2019): “Ruta del Jamón Ibérico”, en Club de Producto Rutas del Jamón Ibérico.
  • CRDOPJ (2019): “Bodegas”, en Consejo Regulador Denominación de Origen Protegida Jabugo. Recuperado: 04-09-2019. García, L. (2019): “Ruta del Jabugo”, Jornada Turismo Enogastronómico en Territorios con Figuras de Calidad Diferenciada, Red Rural Nacional 2014-2020, Jabugo, 4 de abril de 2019 (conferencia).
  • García-Delgado, F.J. (2009): Industrias Cárnicas, Territorio y Desarrollo en Sierra Morena, Universidad de Huelva, Huelva.
  • García-Delgado, F.J., Pazos-García, F.J. y Torres-Rojas, A.A. (2013): “Dehesa, Cerdo Ibérico y Denominación de Origen: Turismo y Club de Producto”, en III Congreso Internacional de Desarrollo Local. “Por un desarrollo local sostenible”, 6-9 de noviembre, La Habana, Cuba, Instituto de Geografía Tropical-Universidad de Huelva, pp. 2.401-2.413.
  • Grande, J. y Maynar, M. (2010): Club de producto “Rutas del Jamón Ibérico”. Manual de producto, SEPINUM-Secretaría de Estado de Turismo, Ministerio de Industria, Turismo y Energía, Madrid.
  • Hierro-Vera, L. (2017): Alimentos De Calidad Y Turismo: La DOP «Jabugo» y El Club de Productos «Ruta Del Jamón Ibérico», Trabajo Fin de Máster DEREA, Universidad de Huelva. Inédito.
  • INE (2018): “Revisión del Padrón Municipal 2018”, en Instituto Nacional de Estadística.
  • MAPA (2019): “Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas”, en Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
  • Millán, G., López-Guzmán, T. y Agudo, E. (2006): “El turismo rural como agente económico: desarrollo y distribución de la renta en la zona de Priego de Córdoba”, en CIRIEC-España, Vol. 55, pp. 167-192.
  • MMAMRM (2010): “Club de Producto Rutas del Jamón Ibérico”, en Senderos, 25, Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, pp. 24-31.
  • RdJ (2019): “Ruta del Jabugo”.
  • RTA (2019): “Buscador de establecimientos y servicios turísticos”, en el registro turístico de Andalucía, Consejería de Turismo y Deporte.
  • SEPINUM (2010): “Club de Producto “Rutas del Jamón Ibérico”. Turismo, Patrimonio y Desarrollo Rural.
  • SICTED (2019): “Destinos”. Sistema Integral de Calidad Turística en Destinos, Secretaría de Estado de Turismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.