La Federación francesa de charcuteros (FICT) considera que la solución para la crisis que atraviesa el sector porcino no están en obligar a indicar el origen de la carne en los productos transformados, la cual es una de las principales demandas de los ganaderos. Según FICT, en 2011 los charcuteros empezaron a indicar el origen de la carne en sus productos a pesar del sobrecoste que esta medida generaba. Cinco años después han comprobado que no hay diferencia en ventas porque los productos estén o no etiquetados, por lo que actualmente, menos de la mitad del producto se vende con etiquetado del origen.

Según FICT, el 70% de la carne de porcino usada por los charcuteros franceses es de origen francés. Esta cifra podría ser mayor si no existiera un déficit estructural en Francia, de ciertas piezas necesarias para la fabricación de sus productos o carne de cierto tipo de producción, como ecológica.

En enero, la FICT decidió abandonar la interprofesión francesa del porcino (Inaporc). Desde hacía meses, había grandes tensiones entre ambas organizaciones. Los charcuteros se quejaban de que Inaporc no ha considerado sus demandas y no ha reconocido el esfuerzo de información al consumidor que han realizado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.