Ante el aumento de bloqueos, restricciones y limitaciones de redes sociales, le sugerimos que se suscriba mediante correo electrónico para recibir las publicaciones de infoiberico.com de forma segura, al instante y gratuitamente

Loading

La Universidad de Córdoba coordina un proyecto de investigación en busca de embutidos ibéricos más saludables

La Universidad de Córdoba (UCO) coordina el proyecto denominadao Sauvolibe, que investiga cómo el proceso de fermentación y los hidratos de carbono influyen en la calidad de embutidos derivados del cerdo ibérico, en busca de embutidos ibéricos más saludables.

El proyecto, según ha informado la UCO en una nota, parte de la premisa de que los embutidos elaborados a partir del cerdo ibérico de bellota son una opción más saludable en comparación con otros tipos de carne procesada, pero algunos de sus ingredientes y aditivos, como la sal, grasas saturadas y nitratos, podrían presentar algunos inconvenientes para la salud, especialmente si se consumen en exceso y fuera de una dieta equilibrada.

El proyecto de investigación Sauvolibe, impulsado por la UCO, buscará durante los próximos meses elaborar este producto cárnico de una forma más saludable.

Esta iniciativa, tratará de estudiar el papel que juega la complejidad de los hidratos de carbono, el principal sustrato de los microorganismos encargados de producir la fermentación en los embutidos curado-madurados.

«Queremos conocer cómo afectan estos distintos tipos de hidratos y sus concentraciones al proceso de fermentación, y conocer qué consecuencias tienen en el embutido a nivel tecnológico y sensorial», según ha explicado la investigadora Carmen Avilés, que, junto a la profesora Monserrat Vioque, coordina el proyecto.

Para ello, el trabajo de investigación caracterizará distintos parámetros durante el proceso de maduración y curado de los embutidos como la humedad, el pH, la oxidación de las grasas, la concentración de nitratos y nitritos y de compuestos volátiles. El objetivo es ajustar en la medida de lo posible la composición y concentración de los ingredientes «más controvertidos» de ese tipo de alimentos, respetando, eso sí, las características sensoriales del producto.

«Creemos que el papel de alguno de los ingredientes adicionados con los que cuentan este tipo de embutidos podría ser sustituido o asumido por otros», según ha señalado Avilés, pero, para ello, «necesitamos conocer en detalle qué está ocurriendo en la matriz cárnica durante la fermentación».

La 1ª parte del proyecto, elaborar y madurar los embutidos, concluyó a finales del pasado 2022. Desde entonces, el grupo de investigación ha estado analizando las distintas muestras en el laboratorio y realizando una evaluación sensorial, una labor en la que también han tomado parte los investigadores Rafael Gómez, Manuel Ángel Amaro, Maite Sánchez y Mercedes Romero.

Actualmente, según ha destacado la investigadora responsable, se están procesando los datos obtenidos. Aún queda analizar toda esta información y establecer unas conclusiones al respecto, un proceso que posiblemente concluya durante el último tramo del año en curso.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.