Los dirigentes de las organizaciones y cooperativas agrarias de toda Europa se han reunido en Bruselas para dar la voz de alarma sobre la drástica coyuntura que afecta a los mercados agrícolas en la Unión, y le han entregado una lista de medidas al Comisario de Agricultura, Phil Hogan, para remediarla. Para el Presidente del Copa, Martin Merrild, la clave de esta situación está en que los precios en origen están bajo mínimos, en particular en los sectores lácteo, porcino, vacuno, hortofrutícola y de los cereales y que la PAC no dispone de suficientes instrumentos para hacer algo al respecto. Por eso reclaman políticas contundentes y comunes, que proporcionen soluciones inmediatas. “La situación es particularmente nefasta desde que perdimos de la noche a la mañana nuestro principal mercado a la exportación -Rusia-, valorado en 5.100 millones, por motivos de política internacional, sin olvidar que los precios de los insumos siguen siendo muy elevados, especialmente los fertilizantes”.

   Por eso, defiende que hay maneras de mejorar la situación: “Una de las principales prioridades de la UE debe ser la reapertura del mercado ruso. No deberían ser los agricultores y sus cooperativas los que paguen las consecuencias de la política internacional. La ayuda otorgada por la UE ni siquiera ha cubierto una parte de nuestras pérdidas. Lo que es más, hasta ahora sólo se ha entregado el 25% del paquete de ayuda, debido a los retrasos de las autoridades nacionales, lo que ha llevado a más productores a la bancarrota”.

   De igual forma, reclama créditos a la exportación para promover las exportaciones, como ya hacen otros países, así como un mayor alivio de la deuda por parte del Banco Europeo de Inversión (BEI). Por eso, advierte de que “redoblaremos nuestras presiones de cara a la próxima reunión de ministros, para que se escuchen nuestras opiniones”.

Los agricultores hace “un esfuerzo que debe ser recompensado”

   Por su parte, el Presidente de la Cogeca, Thomas Magnusson, opina que “los agricultores y las cooperativas agrarias se orientan cada vez más al mercado y son más competitivos, pero a muchos productores les resulta imposible mantenerse a flote toda vez que han perdido repentinamente un mercado a la exportación clave y que no existen otras oportunidades de mercado”.

   Reconoce que es positivo que el Comisario de Agricultura  lleve a cabo misiones comerciales internacionales para promover los productos de la UE y para abrir nuevos mercados, pero recuerda que se requiere tiempo para desarrollar dichas misiones y conseguir resultados.

   Por eso, insiste en que los agricultores y las cooperativas agrarias precisan de soluciones urgentes. De lo contrario, las economías de las zonas rurales y la economía de la UE en su conjunto “se llevarán un terrible mazazo. Necesitamos obtener una mejor retribución del mercado. Resulta inaceptable que los distribuidores expriman a los agricultores, ofreciéndoles precios muy por debajo de los costes de producción que, por ejemplo, no alcancen ni un 20% de lo que cuesta un filete en la tienda”.

   En este punto, critica que los agricultores” se ven obligados a realizar fuertes inversiones para acoplarse a los estándares europeos, que se hallan entre los más exigentes del mundo; por lo que deberían obtener una recompensa justa. Precisamos de cadenas alimentarias sostenibles, que beneficien tanto a los agricultores como a los consumidores”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.