Fecic (Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas), que representa a la industria de elaborados cárnicos en España, se reunio ayer en Barcelona con sus asociaciones homólogas de Francia (Fict) e Italia (Assica), 2 de los países europeos que más se están viendo afectados, para buscar soluciones y plantear acciones conjuntas frente a la crisis que vive el sector.

La industria está analizando, en concreto, 3 líneas de trabajo, explica Josep Collado, secretario general de Fecic. La primera es impulsar un diálogo con la distribución para concienciarla sobre su situación y la necesidad de repercutir una mayor parte del impacto al precio final. Además, se quiere impulsar las exportaciones de elaborados a mercados con recorrido, como América Latina o África. Por último, a corto plazo, se quiere pedir a la Comisión Europea que active los acuerdos comerciales de la UE con Latinoamérica y Canadá para importar materia prima de estos mercados, con precios más bajos, y equilibrar así, en parte, la situación.

Impacto en España

“Las exportaciones de España hacia China han aumentado un 80% desde la aparición de la PPA en el país asiático”, señala Josep Collado.

Fecic cuantifica este impacto en 915 millones de euros en lo que va de año y prevé que ascienda a 1.220 millones al finalizar el ejercicio, lo que supone más del 10% de los ingresos de la industria de elaborados cárnicos, que el año pasado facturó 10.295 millones de euros y representó el 40% del negocio de todo el sector cárnico.

“Se han hecho subidas de precio, pero muy limitadas, y probablemente se tendrán que hacer más, pero no se va a poder repercutir todo el impacto a los precios finales que paga el consumidor, así que la solución pasa por buscar formas de bajar los costes de producción”, indica Collado.

“La situación no está generando por ahora escasez de materia prima. Tenemos cinco años por delante de alta demanda, precios elevados y mucha presión sobre los márgenes del sector. Además, lo que ahora es un tema de precios se puede convertir en un problema de desabastecimiento a medio plazo. Y también puede tener un impacto sobre el empleo del sector”.

“La situación está lejos de solucionarse y, mientras, la industria está teniendo que aportar millones de euros extra cada semana para mantener sus compras de materia prima. A partir del lunes, esperamos que se forme un Gobierno al que podamos dirigirnos para tratar el problema y solicitar su ayuda”, sostiene Josep Collado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.