La Peste Porcina Africana se ha convertido en un problema importante dentro de China. Desde el primer caso confirmado en agosto, los incidentes han aumentado y actualmente hay más de 60 casos confirmados en el país. Hasta octubre, los brotes de enfermedad reportados procedía de pequeñas granjas familiares, sin embargo, recientemente confirmaron casos en granjas a gran escala, lo que alimenta las preocupaciones de que la propagación en China está lejos de terminar.

El virus ha llegado a muchas de las regiones productoras de cerdos de China, aunque el sacrificio de animales infectados es todavía una pequeña parte de la población total de cerdos en China. Al parecer, la política del gobierno chino de imponer prohibiciones comerciales transfronterizas a las regiones afectadas tiene un impacto en la producción y el suministro de cerdos en todo el país.

China no ha publicado datos comerciales desde marzo, por lo que es difícil determinar como han reaccionado los comerciantes chinos ante la amenaza en curso presentada por la enfermad. Sin embargo, observar los datos de algunos de los principales exportadores de carne de cerdo a China puede revelar algunos datos sobre los desarrollos actuales.

Hasta agosto y julio, dependiendo del país informante, se ha producido un cambio significativo en los volúmenes comerciales entre los principales exportadores a China. Hasta agosto, Brasil y Alemania aumentaron significativamente sus volúmenes a China, con entregas de 71.000 toneladas (+218%) y 30.000 toneladas (+35%) respectivamente en comparación con el año anterior. Es probable que la carne de cerdo brasileña exportada a China se haya producido como consecuencia de las restricciones al mercado en Rusia a lo largo de 2018. Sin embargo, a principios de este mes se anunció que la prohibición por parte de Rusia se había levantado y que las exportaciones de carne de cerdo brasileña al país se reanudarían. Por lo tanto, esto podría abrir oportunidades para otros países exportadores con acceso a China hacia finales de 2018.

Por el contrario, las importaciones chinas de EE.UU. y Canadá se redujeron durante el mismo período, indudablemente debido a la guerra comercial en curso y los aranceles adicionales que se han aplicado. Los Países Bajos y Dinamarca, ambos importantes exportadores de carne de cerdo a China, solo tienen datos comerciales disponibles hasta julio. Durante este período, ambos países registraron descensos en los volúmenes de carne de cerdo fresca/congelada enviados a China. Las importaciones chinas en conjunto parecen estar creciendo, pero solo ligeramente (+1,5%), basándose en datos hasta julio.

El vecino Hong Kong, que ha publicado datos comerciales hasta septiembre, registró un descenso del 30% (-82.000 toneladas) en las importaciones de carne de cerdo fresca/congelada en el año hasta la fecha. Sin embargo, las importaciones desde Brasil han crecido fuertemente y totalizan 90.000 toneladas (+21%), mientras que todos los demás socios comerciales han registrado una caída en los volúmenes entregados, particularmente Estados Unidos (-56%) y Alemania (-72%).

Las cotizaciones de los cerdos en China han aumentado constantemente, a partir de los bajos precios registrados en mayo, que fueron los más bajos registrados en los últimos cinco años. A pesar del aumento constante, los precios de los cerdos aún permanecen por debajo de los cinco años anteriores para la época del año. La guerra comercial en curso con los EE.UU. está aumentando el costo de la alimentación porcina en China, que depende en gran medida de la soja estadounidense como componente. En el futuro, esto podría hacer que los productores limiten los planes de expansión a medida que el flujo de efectivo se haga más restringido, y una mayor amenaza de la Peste Porcina Africana, lo que aumenta la oportunidad para los exportadores de carne de cerdo a la región.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.