Los exportadores europeos de porcino pierden terreno ante la competencia brasileña y estadounidense

La feroz competencia entre europeos, brasileños y estadounidenses no se dio sólo en China. Los exportadores europeos también se vieron penalizados en los mercados japonés y coreano.

Además de la débil demanda china este año para los exportadores europeos, también se enfrentan a un debilitamiento de las ventas a otros mercados de Asia, que exigen productos porcinos más elaborados y con mayor valor añadido.

En 2023, Japón y Corea del Sur se vieron gravemente afectados por la inflación. En alimentación, en el 3º trimestre, los precios al consumo aumentaron un 9,4% en Japón respecto a 2022 y un 4,5% en Corea del Sur. Este clima económico incierto ha pesado sobre la demanda de los consumidores, particularmente en el segmento de restauración fuera del hogar, un sector que requiere productos importados. En este contexto, las importaciones de productos porcinos durante los primeros 8 meses del año cayeron un 12,5% respecto al año pasado para Japón y un 14,1% para Corea del Sur. En estos 2 mercados, los europeos fueron los más castigados por el debilitamiento de las compras. Por el contrario, los exportadores brasileños, que antes estaban muy poco presentes en estos países asiáticos, han ganado participación de mercado, donde la demanda de productos más sofisticados es más fuerte que en China.

En 2023, el mercado de exportación estuvo particularmente marcado por la pérdida de cuota de mercado de los exportadores europeos en muchos países, compitiendo con los brasileños y estadounidenses. Las diferencias de precios entre los distintos productores y la caída de la producción europea están en el origen de la pérdida de competitividad de los europeos. A este contexto se sumó un entorno económico global perjudicial para las compras de los principales importadores mundiales, lo que desaceleró el comercio mundial en el 3º trimestre.

Fuera de Asia, los motores de crecimiento para los europeos son actualmente bastante limitados. Estos últimos todavía apenas se benefician del dinamismo de la demanda mexicana. De hecho, EE.UU. representa el 83% del suministro de México, seguido de Canadá (13%), Brasil (2%) y finalmente España (1%). En Australia, la demanda cayó (-21%) pero sólo los volúmenes europeos se vieron afectados (-45%). Otros proveedores están consolidando sus posiciones (+41%), en particular EE.UU. A pesar de la caída de la producción europea, el mercado de exportación permite responder al desafío del equilibrio de las canales y la valorización de todos los productos porcinos. Así, al igual que los brasileños y los estadounidenses, los exportadores europeos están considerando una necesaria diversificación de sus mercados, en otras partes de Asia o incluso en América Latina.


Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.