El primer trimestre de 2016 no se presenta nada alentador para el sector porcino mundial. La oferta abundante unida a una demanda modesta conlleva que el índice de precios, que Rabobank elabora con las cotizaciones de las cinco naciones de mayor importancia en el sector, se encuentre en sus niveles más bajos desde 2006. Para el segundo trimestre del año, las perspectivas son algo mejores. Se espera que la situación mejore algo por la mayor demanda internacional, que puede reactivar las exportaciones.

En el caso de China, se espera que aumente sus importaciones de porcino, como consecuencia del aumento de los precios domésticos y la reducción de la cabaña por la legislación medioambiental.
En EEUU se prevé que la expansión del censo reduzca su ritmo tras llegar casi a un record de oferta en 2015. La limitada capacidad de los mataderos ha favorecido a que hayan mantenido altos sus márgenes. Las exportaciones se esperan que suban, apoyadas por los bajos precios, la eliminación del COOL y las nuevas autorizaciones chinas a plantas de EEUU.
En la UE, el mercado porcino ha tenido una cierta recuperación gracias a la operación de almacenamiento privado, pero su reciente suspensión va a afectar nuevamente al mercado. Rabobank estima que nuevas operaciones de almacenamiento tendrían que abrirse en el futuro para apoyar al mercado.

La buena demanda doméstica en Brasil y su buen ritmo de exportaciones ha favorecido una buena situación de mercado en el último trimestre de 2015. No obstante, la economía doméstica y los bajos precios internacionales van a afectarlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.