A pesar de la pandemia de la Covid-19, España superó las interrupciones causadas por las restricciones relacionadas con la pandemia y los mataderos trabajaron a su capacidad normal para satisfacer la demanda nacional y de exportación, lo que contribuyó al crecimiento continuo de la producción porcina. En 2020, España continuó con un alto nivel de sacrificio porcinos y un buen ritmo de exportaciones de carne de cerdo, especialmente porque España respondió a la demanda por parte de China de carne de cerdo y ocupó el vacío dejado por los proveedores de carne de cerdo del norte de Europa causado por los brotes de Peste Porcina Africana (PPA). Sin embargo, la implementación de medidas sanitarias relacionadas con la Covid-19, los aumentos de precios de los piensos, la energía y la logística redujeron los márgenes para los productores españoles. En 2020, el precio medio del cerdo vivo en España se situó en 1,32€/kg (Mercolleida). Este precio es un 3% más bajo que en 2019, pero sigue siendo un 17% más alto que en 2018 (1,13€/kg), impulsado principalmente por las fuertes exportaciones españolas de carne de cerdo a China. La caída de los precios de 2020 se debió al exceso de oferta de carne de cerdo en el mercado europeo como consecuencia de la PPA en los paises del norte. Desde junio de 2021, los precios del cerdo en España experimentaron una fuerte caída, situándose en 1,11€/kg (30 de septiembre de 2021), un 28% por debajo del pico alcanzado el pasado mes de junio. Esta caída se debe principalmente a la reducción de la demanda de carne de cerdo por parte de China.

El sector porcino español y la administración española continúan vigilando de cerca e implementando medidas de prevención para evitar la entrada de PPA en el territorio español. La industria informa que la PPA sigue siendo una de sus principales prioridades, como protección para las exportaciones españolas.

Según datos oficiales, en 2020, el total de cerdos sacrificados creció un 6% en comparación con 2019, hasta los 56 millones de animales. El peso medio en canal en España el año pasado se situó en 89,1kg, un 1,7% más que en 2019, debido a algunas interrupciones temporales por la Covid-19 que afectaron especialmente a la producción de cerdo ibérico (se destinan principalmente al sector de la hostelería).

Además, la producción de carne de cerdo española aumentó un 7,8%, hasta las 5 millones de toneladas, otro nivel récord para la producción de carne de cerdo española. Este crecimiento se debió principalmente a las fuertes importaciones de cerdos vivos para sacrificio (principalmente de los Países Bajos, Francia, Portugal y Dinamarca) durante el último trimestre de 2020, ya que esos países desviaron sus exportaciones de cerdos vivos a un destino diferente al de los mataderos del norte europeo debido a los brotes de PPA en esas áreas. La carne de cerdo de estos cerdos importados fue utilizada por el sector de procesamiento para el consumo interno de carne de cerdo. El sector espera reducir las importaciones de cerdos vivos en 2021 y 2022, volviendo al sacrificio solo de cerdos nacionales.

Según los datos de Eurostat, para diciembre de 2020 muestran el censo porcino español alcanzó otro nivel récord de 32,8 millones de cerdos, un aumento del 5% en comparación con el año anterior. El censo de reproductoras también creció un 2,2%, hasta las 2.635 millones cabezas, y según el sector también se espera que crezcan ligeramente para 2022. La relación entre lechones/cerdas se sitúa en torno a 27 para los cerdos blancos y 13-15 para las cerdas ibéricas, dando una media de 21 lechones/cerdas. Según la industria, la producción porcina española puede seguir creciendo durante el resto de 2021, aunque a un ritmo menor debido a la menor demanda de China. La demanda de China de carne de cerdo española en el 1º semestre de 2021 siguió siendo tan fuerte como en 2020, pero desde mediados de junio de 2021, las exportaciones españolas de carne de cerdo a China experimentaron una disminución a medida que su demanda disminuyó.

Si bien, el sector porcino español sigue siendo económicamente rentable, los contactos de la industria se mantuvieron conservadores sobre las previsiones para 2022, como resultado de las incertidumbres en el mercado actual de la carne de cerdo. Por este motivo, la producción porcina española (en torno a las 5 millones de toneladas) y las exportaciones pueden permanecer estancadas. Las futuras expansiones en la producción porcina también serán limitadas para ayudar a las granjas actuales a reducir las emisiones de nitrógeno y gases de efecto invernadero (GEI) adaptando sus instalaciones, fórmulas de alimentación y manejo de estiércol. Estas acciones están destinadas a mejorar el sector porcino español en materia de sostenibilidad y bienestar animal como parte de la estrategia del Pacto Verde de la UE.

Durante la pandemia, el fuerte crecimiento del consumo de carne de cerdo en los hogares españoles y el aumento de las exportaciones de carne de cerdo en España compensaron la pérdida en las ventas de carne de cerdo a través del canal Horeca. El consumo nacional de carne de cerdo disminuyó levemente en 2020 debido al cierre del canal Horeca pero se espera que se recupere en 2021, especialmente durante el 2º semestre, ya que la población española ha logrado altos niveles de vacunación y el país reabrió el turismo.

España es un exportador neto de carne de cerdo y exporta el 55% de su producción total de carne de cerdo. En 2020, las exportaciones totales de carne de cerdo españolas aumentaron un 21,5%, alcanzando las 2,7 millones de toneladas, valoradas en 7.200 millones de dólares. Este aumento se debió principalmente a un aumento del 60% en las exportaciones a países no pertenecientes a la UE (1,6 millones de toneladas), enviadas principalmente a China, que representó el 31,5% de las exportaciones totales de carne de cerdo de la UE a China. Las exportaciones españolas de carne de cerdo a China crecieron un 136%, alcanzando las 1,2 millones de toneladas y fueron valoradas en casi 3.000 millones de dólares. La participación española en el mercado de carne de cerdo chino también creció hasta el 44,6% y continuó siendo el principal proveedor de carne de cerdo del mercado chino. En 2020, por primera vez, las exportaciones españolas de carne de cerdo a mercados fuera de la UE superaron a las exportaciones intracomunitarias, que representaron solo el 40% de las exportaciones mundiales de carne de cerdo de España.

Principales proveedores de carne de cerdo de China en 2018-2020 (en millones de dólares)

Esto significa que las exportaciones de carne de cerdo de España están fluctuando de Europa a Asia, principalmente a China. En 2020, los envíos de carne de cerdo a Japón, Corea del Sur, Reino Unido, Filipinas, Hong Kong, Taiwán y otros mercados asiáticos disminuyeron debido a la pandemia, pero se recuperaron durante los primeros 7 meses de 2021, en particular las exportaciones a Filipinas y Taiwán, Vietnam y Canadá. Latinoamérica también es un destino importante para las exportaciones españolas de carne de cerdo. Los exportadores españoles de carne de cerdo siguen diversificando mercados como alternativa a China. En 2021, la industria porcina española espera estabilidad en las exportaciones a países no pertenecientes a la UE, impulsada principalmente por las incertidumbres en el mercado chino, ya que la demanda de carne de cerdo por parte de China puede disminuir.

Exportaciones de carne de cerdo de España en 2016-2020 y enero-julio de 2020/21 (en millones de dólares)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.