En pleno declive de los mercados financieros los futuros de materias primas no han sido una excepción y han registrado un comportamiento netamente bajista en lo que llevamos de año, mientras los inversores huían a valores considerados como más seguros. Es el caso de la deuda pública -la rentabilidad de la estadounidense ha caído un punto porcentual hasta 1,740%-, el oro (que sube ya un 15%) y de algunos valores más especiales… como la carne de cerdo magro.

Tal como informa The Wall Street Journal, los futuros de este mercado (el mayor está en Chicago, con un volumen de 8.000 millones de dólares), han crecido en lo que llevamos de 2016 un 17%, lo que los convierte en el activo más rentable de los disponibles en el mercado, superando además de largo al oro.

Detrás de esta fabulosa rentabilidad no está tanto la repentina pasión de los inversores por la carne de cerdo, como el comportamiento de la ternera, aquejada de una escasez de oferta que ha hecho subir su precio en las estanterías de los supermercados. También ha ayudado el comportamiento de los productores de cerdo, que el pasado año inundaron el mercado y propiciaron que algunos actores acumulasen stock porcino.

También afecta, según el diario, el comportamiento estacional de los consumidores, que tras las fiestas navideñas intentan equilibrar su presupuestos familiares con carne más asequible. Sea como sea, lo cierto es que en el mercado el 2016 es, de momento, el año del cerdo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.