Este 2022 será recordado en el campo por la fuerte sequía, que ha provocado un descenso en la producción agraria nacional. Los datos del Ministerio de Agricultura cifran dicho descenso en un -14,7%, para la producción vegetal y un -9% para el conjunto de la producción agroganadera. Este fenómeno meteorológico extremo ha sido el más importante, según explican desde UPA, pero no el único, pues también han ocurrido episodios de calor extremo en todo el país y heladas en primavera que también dejaron daños en la agricultura.

La meteorología ha sido sin duda un fenómeno muy desfavorable este año, a pesar de las lluvias de los meses de noviembre y diciembre, pero no el único, pues la guerra en Ucrania, que comenzó el 24 de febrero, se empezó a notar en el campo, en forma de encarecimiento de los costes, varios meses antes. Este conflicto bélico ha marcado profundamente la situación del sector primario y de toda la cadena agroalimentaria.

El encarecimiento de los costes ha sido, según los datos de Agricultura, del 31,2% a nivel global, motivado por los piensos (+34,6%), la energía y los lubricantes (+49,6%), los fertilizantes (+62,1%) y los productos fitosanitarios (+20,3%). Este encarecimiento de los costes, unido a las bajas producciones, ha llevado a que la cifra de renta agraria haya descendido un 5,5%. Datos que demuestran, para UPA, que la subida de precios de las producciones no ha compensado suficientemente los costes disparados para el sector primario español, que se ha empobrecido en este ejercicio.

Nueva PAC, nuevo escenario

Desde UPA explican que la nueva PAC ya está marcando (antes incluso de su entrada en vigor en 2023) la actividad de los agricultores y ganaderos españoles. En este otoño miles de explotaciones ya se están adaptando a las nuevas exigencias de esta normativa. Desde la organización trasladan la lógica incertidumbre que despierta la nueva PAC, pero también ven “oportunidades para la agricultura y la ganadería familiar en España”, con la entrada en vigor de figuras como la ayuda redistributiva, los techos de ayuda y las ayudas para jóvenes y mujeres.

La organización agraria ha señalado que está analizando, y así lo va a seguir haciendo en los próximos meses, los efectos de las medidas de la nueva PAC, trasladándolo al Ministerio de Agricultura, matizando y corrigiendo el Plan Estratégico (PEPAC) para adaptarlo a la realidad del campo.

Freno a la escalada de costes

La escalada de costes de producción en el campo que comenzó en otoño de 2021 parece estar frenándose ligeramente en los últimos meses en partidas como el gasóleo agrícola, y moderando su subida sobre todo en los fertilizantes. Desde UPA aseguran estar esperanzados de que las políticas de contención de costes (como el tope al gas o al petróleo ruso) den sus frutos y los costes empiecen a moderarse de forma importante.

UPA ha pedido las bajadas de cotización que se están produciendo en el mercado de cereales, de alrededor del -15% en las últimas semanas, se repercutan “de inmediato” en el precio que los ganaderos tienen que pagar por sus piensos.

Doble tarificación y más ayudas para los seguros agrarios

Entre los hitos de los últimos 12 meses destaca la entrada en vigor, al fin, de la doble tarificación para los agricultores de regadío. Una reivindicación histórica de UPA que es por fin una realidad largo tiempo perseguida por el sector. Esto supondrá un alivio de costes para los regantes, que no se verán obligados a pagar el término fijo más alto durante todo el año teniendo en cuenta que solo hacen uso de dicha potencia durante un corto periodo de tiempo.

UPA también ha destacado el notable incremento de la ayuda a la contratación de seguros agrarios, de más de un 50% desde 2020. Un logro histórico del sector que se consolida y que hace más accesible esta importante figura para los agricultores y ganaderos de todos los sectores.

Otro de los logros del sector en estos meses ha sido el decreto de medidas excepcionales para paliar el efecto producido por el incremento de los costes de producción, que ha supuesto una importante rebaja fiscal para el sector.

Despliegue de la Ley de la Cadena Alimentaria

Este 2022 ha supuesto una prueba de esfuerzo brutal para la recién reforzada Ley de la Cadena Alimentaria. En un ejercicio de costes disparados sin precedentes, de cosechas cortas y de vaivenes internacionales, desde UPA aseguran que la Ley ha contribuido a mejorar el reparto del valor en la cadena alimentaria, empezando a cumplir su objetivo, aunque aseguran que “queda mucho por hacer”.

Esta misma semana se aprobaba el registro de contratos alimentarios, una reivindicación histórica de UPA, largo tiempo reclamada, que deberá servir para evitar picarescas y aportar más transparencia y garantías a los productores. Lo que unido al intenso y positivo trabajo de la AICA debe servir para lograr los ansiados precios justos en la cadena agroalimentaria.

ANÁLISIS DEL AÑO AGROGANADERO 2022 POR SECTORES

Cultivos herbáceos

La campaña de siembra de cultivos herbáceos se está llevando a cabo con un aumento tremendo de los precios de los fertilizantes principalmente. Esto unido a la entrada en vigor de la nueva PAC está generando mucha incertidumbre ante el nivel de superficie que se puede quedar sin sembrar. En las últimas semanas se ha producido un descenso del precio en origen entre el 10 y 15%, que parece que se debe al acuerdo de exportación entre Ucrania y Rusia. En cualquier caso, ahora mismo lo que todos los analistas destacan es la enorme incertidumbre sobre la evolución de la economía mundial y el efecto que esto puede tener en las cotizaciones de las materias primas.

Los cultivos de regadío como arroz, tomate, remolacha, maíz, etc., han sufrido más que otros la situación provocada por la falta de agua para riego. En diferentes zonas del país, no ha sido posible sembrar alguno o varios de estos cultivos, generando cuantiosas pérdidas para estos agricultores de regadío.

Porcino capa blanca

España sigue siendo el mayor productor de la UE (22,1%), seguido de Alemania (21,2%) y Francia (9,4%). En 2022 se ha producido un descenso de los sacrificios del 0,75%. Desde noviembre de 2013 a noviembre de 2021 el censo se ha incrementado en España un 35,1%. Sin embargo, el censo a mayo de 2022 baja ligeramente con respecto a 2021, de 34,4 a 32,5 millones de animales.

El precio en 2022 ha seguido una tendencia alcista durante casi todo el año, con un ligero descenso desde la semana 44 del año (mes octubre). Actualmente se sitúa en 2,02 €/kg canal (Clase E). El mismo comportamiento se ha dado en el precio de los lechones, que en la actualidad es de 54,56€/cerdo, dándose un incremento del 11,8% con respecto a 2021. Ha habido un incremento del 26% del precio de la carne de porcino en el año 2022, respecto al año 2021. El precio de venta al público en carnicerías ha pasado de 6,7€/kg en 2018 a 7,3€/kg en 2022.

El precio del pienso sigue su tendencia alcista desde finales del año 2020, con un incremento exponencial a partir de la semana 8 de 2022 (inicio de la guerra de Ucrania).

Se ha incrementado el precio en un 31% en el año 2022 respecto a 2021, tanto para cerdos de cebo como para lechones. Este incremento ha sido del 33,5% para las cerdas gestantes.

Es importante destacar que los márgenes de las/los ganaderos son negativos a pesar del aumento en producción y precios debido a los altos costes de producción.

Porcino ibérico

En 2021 se sacrificaron 3.632.781 cerdos ibéricos, lo que supone un 4,5% menos con respecto al año anterior, y ligeramente por debajo de la media de los últimos 5 años.

Se identificaron con precintos 7.066.657 jamones ibéricos, un 5% menos en relación a 2020. De ellos, el 11,84% fueron de precinto negro (bellota 100% ibérico), el 6,88% de precinto rojo (bellota ibérico), el 15,71% de precinto verde (cebo de campo ibérico) y el 65,56% de precinto blanco (cebo ibérico).

En cuanto a la campaña de montanera 2021-2022, se registraron 707.172 animales para engorde con bellotas. De ellos, 642.123 han sido sacrificados a fecha de 1 de marzo (a expensas de que finalice oficialmente la campaña el próximo 31 de marzo, tal y como estipula la Norma de Calidad del Ibérico).

El precio del pienso se ha incrementado en un 35% en el año 2022 respecto a 2021, para cerdos ibérico en crecimiento y para cerdas en lactación. Subiendo este incremento a un 36% para cerdos ibéricos de engorde.

Esta campaña de montanera se está viendo muy afectada por la sequía tan prolongada, lo que provocará un descenso notable de animales.

Los márgenes del ganadero son negativos, a pesar de que los precios son aceptables, debido a los altos costes de producción.

A pesar de que se temía un descenso importante en el consumo para el año 2022, finalmente las ventas solo han bajado un 10%. Es importante apuntar que se ha establecido una moderación de precios al consumidor final.

El sector se mantiene a pesar de las dificultades y los elevadísimos costes de producción gracias a las ventas nacionales y a la exportación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.