Con una nueva legislación en Alemania que prohíbe la castración sin anestesia completa a partir de 2021, muchos productores tienen que considerar las soluciones más apropiadas para cumplir con las nuevas regulaciones.

Según Niels Wuyts, DVM, director técnico para cerdos de una de las mayores empresas de vacunas y medicamentos para animales, la nueva legislación, aprobada en diciembre de 2018, representa el paso más importante hasta la fecha en lo que corresponde al movimiento de la UE para terminar con la castración de los lechones. Mientras que otros países del bloque han aprobado leyes para reducir el dolor relacionado con la castración, la ley de Alemania tiene como objetivo eliminar el dolor, lo que Wuyts describe como una “pequeña diferencia de palabras, pero que marca una gran diferencia en la realidad”.

Las nuevas regulaciones cambiarán radicalmente la forma en que operan los productores, pero en lugar de ver la legislación como restrictiva, Wuyts dice que la industria debería ver el cambio como una oportunidad para hacer mejoras y diferenciarse de los competidores.

En declaraciones al organismo alemán ISN, Reinhard Daldrup, que trabaja en compras y comunicaciones públicas en la industria cárnica Tummel de Schöppingen, dice que su empresa también ha visto este cambio como una oportunidad.

“Analizamos la solución de la castración con vacunas y decidimos darle una oportunidad”, dice Daldrup. “Comenzamos a mediados del año pasado. Desde principios de agosto de 2019, hemos sacrificado alrededor de 20.000 cerdos machos sin castrar, pero vacunados. Actualmente, estamos listos para sacrificar animales casi todos los días y tenemos alrededor de 60 proveedores de animales”.

Cuando se le preguntó sobre la calidad de la carne, Daldrup exclama que la carne de cerdos machos que no han sido castrados y que han sido vacunados no es como la carne de cerdo salvaje de ninguna manera. Explica cómo fue la composición de la carne lo que convenció al equipo de Tummel de que el procesamiento de los cerdos vacunados vendría con grandes beneficios.

“A diferencia de la carne de cerdo entero, la calidad, el color y la proporción de grasa son lo que imaginamos que son los de un excelente producto de cerdo. El aroma, el aspecto y el enfoque de la grasa y la calidad de la grasa son perfectos”, agrega.

Tummel ha estado realizando la detección de olores durante el procesamiento para garantizar que toda la carne de cerdo cumpla con los estándares esperados, pero Daldrup explica que cree que este es probablemente un paso innecesario y que un monitoreo de calidad más automatizado lo reemplazará. Según dice, la compañía también ha estado monitoreando la aparición de anomalías en la canal, como los abscesos, y dice que no ha visto ningún aumento en tales anormalidades desde que empezaron a vacunar los animales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.