Los productores mexicanos respondieron a la expansión de la industria, haciendo crecer su censo porcino (particularmente en el norte del pais). Se espera que la expansión de la producción de carne de cerdo continue en 2020, con una estimación 7%.

Tras unas importaciones planas en 2019, Rabobank espera una disminución del 4,4% en 2020, hasta las 1,12 millones de toneladas. Los precios más altos de la carne de cerdo, una economía más débil y una mayor producción nacional, limita el consumo de carne de cerdo per cápita proyectado para el próximo año.

La fuerte demanda global ha producido un aumento de casi 40% en valor respecto al ejercicio anterior, lo que, junto con un peso mexicano relativamente débil, limitará la demanda de importación. Al mismo tiempo, proyectan que la producción local de carne de cerdo aumente un 7% para 2020 respecto a 2019, lo que debería ayudar a satisfacer la demanda interna.

Las importaciones de carne de cerdo aumentaron un 11% interanual en el tercer trimestre de 2019, pero cayeron un 6,6% en octubre, ya que los altos precios comenzaron a afectar negativamente la demanda. Las importaciones desde Canadá se mantuvieron fuertes hasta octubre (un aumento del 17% interanual), mientras que Estados Unidos continuó luchando (un descenso del 3% respecto al ejercicio anterior). Aun así, Estados Unidos continúa dominando el mercado de importaciones de México, con una participación del 85%.

Estados Unidos ha tardado en recuperar las exportaciones a México tras la eliminación de los aranceles en el segundo trimestre de 2019 y puede continuar luchando en 2020. Las importaciones se totalizaron en 725.000 toneladas, lo que representa un aumento de tan solo un 0,9% respecto al mismo período del año anterior. Se espera que las importaciones, ligeramente más fuertes a final de año, iguale las importaciones totales en línea con los niveles del año anterior. También se esperan unas importaciones ligeramente más bajas en 2020, debido a los mayores costos de carne de cerdo y a la mayor oferta interna.

Los mercados de exportación siguen siendo excepcionalmente fuertes para México (un aumento del 28% hasta octubre), impulsados por un crecimiento de tres dígitos en los envíos a Canadá, China y Singapur. Japón sigue siendo el mayor mercado de exportación (72% del total), con las exportaciones del tercer trimestre de 2019 un 22% más altas respecto al mismo periodo del año anterior y un 25% más altas respecto al mes de octubre.

Las exportaciones a China superaron las 13.000 toneladas en octubre, en comparación con las 1.500 toneladas de 2018. China ha superado a los EE.UU. como el segundo mercado de exportación de México en volumen, pero no en valor total.

Las fuertes caídas en las exportaciones a Corea del Sur y EE.UU. en octubre (ambas un 25% menos) reflejan un exceso de oferta en esos mercados, junto con una demanda de carne de cerdo más débil en Corea del Sur tras el descubrimiento de la Peste Porcina Africana (PPA).

Para 2019, se proyectó un aumento del 30% en las exportaciones frente a los niveles del año anterior (ver la figura a continuación). En 2020, se espera otro aumento del 12% en las exportaciones de México, impulsadas principalmente por China y Japón.

Por otro lado, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural está trabajando en la apertura de los mercados de Vietnam y Filipinas para la exportación de carne de cerdo. Vietnam ha informado de su interés en programar inspecciones de las plantas industriales por parte de sus técnicos en los próximos.

Otro protocolo que ha avanzado es la exportación de despojos de carne de cerdo a China, para lo cual, las autoridades del país asiático han inspeccionado recientemente varios establecimientos acreditados por TIF. La marca de calidad del Tipo de Inspección Federal (TIF) son plantas de sacrificio, procesamiento, empaque y almacenamiento en frío que están reguladas, inspeccionadas y supervisadas por el Servicio Nacional de Salud, Seguridad Alimentaria y Calidad de los Alimentos (SENASICA) del país, parte del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y se considera que cumple con las normas internacionales..

Además, en la exportación de carne de cerdo, las negociaciones con Taiwán están avanzando desde que Senasica resolvió y envió pruebas de las recomendaciones hechas por técnicos taiwaneses, durante la auditoría que hicieron a los establecimientos TIF, para reconocer la vigilancia e inspección del sistema veterinario mexicano.

En resumen, vemos que las grandes empresas porcinas del país se están expandiendo y preparándose al depender de la genética basada en la ciencia, con un gran impacto en los mercados mundiales de carne de cerdo para competir internacionalmente en estos exigentes mercados de alta calidad de carne.

Los precios de los pesos vivos continúan siendo fuertes en México con variaciones normales por regiones. El precio promedio de la Ciudad de México y México Central es actualmente de 0,78$/lb, mientras que en Sonora el precio del peso vivo es de alrededor de 0,59$/lb. En base a estos precios, los productores mexicanos están obteniendo unos beneficios de más de 30$/cedo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.