Los integrantes del grupo ‘Evaluación y Restauración de Sistemas Agroforestales ERSAF’ de la Universidad de Córdoba (UCO), en el marco de ‘La Noche en Ruta’, se desplazaron hasta la localidad cordobesa de Cardeña para analizar, junto a los vecinos del municipio, el futuro de la dehesa.

El debate ha fluido tras poner en el foco la relevancia social, cultural y económica que la dehesa supone para Cardeña, en particular, y para toda la provincia de Córdoba, que alberga actualmente el 13% del terreno de dehesa de toda la Península Ibérica.

Durante más de 2 horas, vecinos del pueblo e integrantes de Ersaf han repasado los grandes retos a lo que se enfrenta la dehesa en un momento crítico ambiental y económicamente. La carga ganadera y la gestión cinegética, el cambio radical en los ciclos de precipitaciones y la pérdida de biodiversidad son algunos de los asuntos sobre los que ha ido transitando la conversación, que se detiene especialmente, en la enfermedad que más preocupa a la ciudadanía y a la comunidad científica: la seca de la encina.

Sobre este asunto, los expertos se han detenido especialmente a explicar cómo actúa el hongo fitóftora atacando las raíces más finas del árbol y asfixiándolo, especialmente cuando la encina ha pasado un período de estrés hídrico. Además, han mostrado placas de cultivo traídas desde el laboratorio con muestras de diferentes patógenos.

Igualmente, el encuentro ha servido para mostrar a los vecinos uno de los drones con los que el equipo de Ersaf sobrevuela la dehesa. Lo hacen para tomar datos que les permitan hacer predicciones que permitan a la comunidad científica y a los gestores forestales adelantarse a escenarios críticos provocados por el cambio climático. No son los únicos datos que se incluyen en los modelos predicitivos. Además, Ersaf utiliza los que se recogen a través de los sistemas de teledetección o directamente sobre las plantas usando la última tecnología.

Juana Abad ha vivido toda su vida en Cardeña y sabe con certeza que el paisaje de dehesa que rodea su pueblo no es el mismo que el de su infancia. Por eso asiente cuando escucha al grupo de investigación ERSAF.

“Cuando éramos jovencitas íbamos cerca del río a celebrar los cumpleaños y a pasear. Veíamos muchos animales: linces, conejos… había conejos por todas partes”, insiste Juani cuando otro vecino la interrumpe: “ahora sólo hay vallas”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.