El viceconsejero de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta, Vicente Pérez, ha defendido ante el Comité Europeo de las Regiones, asamblea de representantes locales y regionales de la Unión Europea, la retirada de Nutriscore como sistema de información nutricional para los países miembros.

El representante autonómico ha pedido que el sistema de información que se ponga en marcha “complete la opinión de expertos, investigadores y los sectores productores, que defienda la dieta mediterránea y que tenga en cuenta la referencia geográfica, la calidad y los beneficios para la salud”.

Las regiones de Lombardía y Emilia Romaña han sido las organizadoras del evento en el que han participado las regiones afectadas por este nuevo sistema y ha contado con la participación de la propia Comisión. En ella, Pérez ha comenzado agradeciendo el aplazamiento de esta medida legislativa para poder abrir un proceso de reflexión, para advertir a continuación sobre “el perjuicio que ocasiona Nutriscore a productos de calidad en su intento por armonizar en un código único esta información”.

Tras reconocer la buena intención de esta armonización, ha insistido en que ésta “no ha sido nada favorable por múltiples motivos, pero especialmente por perjudicar a productos de calidad identificados con la marca España”. Al mismo tiempo, ha hecho hincapié en que Andalucía los ha defendido y promocionado durante años pues “se trata de productos que cumplen de forma estricta las exigencias de las normas europeas”, poniendo en este sentido como ejemplo el aceite de oliva y el jamón, “productos de una reputación indiscutible”, ha dicho.

Pérez ha recordado que en Andalucía hay 67 figuras de calidad de las que 13 son denominaciones de origen protegidas y que para ellas Nutriscore no es un sistema adecuado porque es “excesivamente simplista, confundiendo al consumidor”, ya que contradice los mensajes de alimentación sana, dieta mediterránea o protección de producciones tradicionales. El viceconsejero ha defendido “tratar al consumidor como un adulto, bien formado, responsable y libre en sus decisiones, contándole las virtudes de cada uno de los productos”.

Finalmente, la Junta de Andalucía ha querido dejar claro en este evento su disconformidad con el uso de un semáforo para el etiquetado porque “es una imagen icónica que forma parte del ideario colectivo y contiene potencia suficiente para hundir a los productos que aparezcan en amarillo o en rojo, pues el consumidor puede descartarlos sin la suficiente reflexión” ha dicho el representante del Gobierno andaluz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.