De acuerdo con los datos de la Asociación Nacional de la Carne de Rusia (Russia’s National Meat Association), para el año 2015 el consumo de carne en Rusia se cifra en cerca de 9,9 millones de t de carne, lo que supone un 2,4% menos que en 2014.

La caída de la demanda se debe, de acuerdo con Mushegh Mamikonyan, presidente del Consejo de la Industria de la Carne de Rusia, a la crisis en la economía del país eurasiático ante la devaluación del rublo frente a las principales monedas, como es el caso del dólar, que se utilizan en las importaciones de carne a nivel mundial.

La caída de los ingresos en los hogares, el incremento de los precios y la prohibición de importar carne desde algunos de los antiguos proveedores, caso de la UE, han provocado que entre 2014 y 2015 se haya reducido la importación de carne en un 31,5% en cantidad, cifrándose en 921.000 t la carne importada durante los 10 primeros meses de 2015, por un valor que es un 42,7% inferior y se cifra en 2.500 millones de dólares.

Frente a esto, el valor de la carne ha crecido en 6 meses en un 29%. En palabras de Sergei Yushin, director ejecutivo de la asociación gremial rusa, “la gente no tiene ingresos y no compran carne”. Pese a esto estima que el consumo de carne en Rusia está alto, en torno a 70 kg/persona/año y se ha reducido en unos 5 kg respecto a 2013.

Frente a esta reducción hay otras carnes que están viendo incrementada su demanda. Así, en el caso de la carne de pavo su demanda ha pasado en una década de 0,2 a 2 kg/persona/año. Respecto a la carne de pato, la demanda ha crecido hasta las 124.000 t, un 12,7% más que en 2014.

http://www.eurocarne.com/noticias?codigo=33660

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.