Ante el aumento de bloqueos, restricciones y limitaciones de redes sociales, le sugerimos que se suscriba mediante correo electrónico para recibir las publicaciones de infoiberico.com de forma segura, al instante y gratuitamente

Loading

Las temperaturas suaves y las precipitaciones abundantes favorecen el desarrollo de los cultivos de invierno

📰🐷🔊 ¡AHORA PUEDE ESCUCHAR LAS PUBLICACIONES DE INFOIBERICO.COM AQUÍ! 👇

Según la última publicación estadística oficial del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), se espera que la superficie cultivada con cereales de invierno en la campaña 2024/25 ascienda a 5,2 millones de hectáreas. La superficie plantada con cereales de invierno supera ligeramente los niveles de la temporada anterior, afectada por la sequía, aunque esta cifra confirma la reducción a largo plazo de los cultivos herbáceos en favor de cultivos arbóreos más rentables, tales como olivos, almendras y pistachos.

Tras 3 años consecutivos de escasez de suministro de agua y de unas perspectivas negativas en cuanto a la disponibilidad de agua al comienzo del año hidrológico, los agricultores optaron por maximizar sus plantaciones de cereales de invierno, más resistentes a la sequía. La eliminación por parte de la UE del requisito de tierras en barbecho llegó demasiado tarde para alterar los planes de plantación vigentes.

Las condiciones climáticas

Las condiciones climáticas han sido favorables para el crecimiento de los cultivos de invierno en España, ya que la temporada de crecimiento de los cultivos de invierno comenzó con buenos niveles de humedad del suelo. Las precipitaciones de otoño contribuyeron a mejorar la humedad del suelo y permitieron a los agricultores llevar a cabo operaciones oportunas de preparación del suelo y plantación. Del mismo modo, los agricultores españoles fertilizaron adecuadamente sus cereales de invierno, impulsados por la mayor asequibilidad de los fertilizantes y las prometedoras precipitaciones de mediados de invierno, a pesar de que la caída registrada en los precios de los cereales fue relativamente más pronunciada que en los precios de los fertilizantes.

La primavera de 2024 estuvo marcada por abundantes lluvias, que restauraron la humedad del suelo en todo el país, con la notable excepción de las regiones productoras de cereales al este del país, y mejoraron significativamente los niveles de almacenamiento de agua, superando en algunos casos (Cuencas de los ríos Duero y Tajo) niveles históricos.

A nivel nacional, las reservas de agua se encuentran actualmente en el 63,3% de la capacidad total de almacenamiento. La presencia de nieve en las montañas supone un aporte adicional de agua que contribuirá a mantener los embalses de agua hacia finales de la primavera y principios del verano. Los niveles actuales de almacenamiento de agua deberían permitir una recuperación de las plantaciones de arroz y maíz. Según algunas proyecciones, las plantaciones de maíz en grano en España podrían ascender potencialmente a casi 300.000 hectáreas en la campaña 2024/25.

Las precipitaciones en primavera han sido clave para mejorar la humedad del suelo y garantizar el desarrollo adecuado de las plantas de los cereales de invierno de secano. Las regiones productoras del este del país son la excepción, ya que la humedad del suelo sigue siendo baja e impide una recuperación del rendimiento en esa zona.

Las temperaturas de otoño e invierno fueron suaves, aunque a mediados de marzo y mediados de abril se registraron niveles de calor muy superiores a la media durante breves períodos de tiempo, lo que generó preocupación por el estrés hídrico. Sin embargo, las temperaturas más frías que siguieron, retrasaron el desarrollo de los cereales de invierno y evitaron que se arrugaran, evitando pérdidas de productividad. Los daños causados por las heladas primaverales se limitan a pequeñas zonas de la mitad norte del país. El tamaño de la cosecha de cereales de secano está determinado en gran medida por el patrón de temperatura y las precipitaciones en los meses de abril y mayo.

Producción

Dadas las perspectivas negativas sobre la disponibilidad de agua al comienzo del año hidrológico, los agricultores andaluces aumentaron sus plantaciones de cereales de invierno más resistentes a la sequía y de girasoles plantados a principios de primavera, a expensas de las intenciones de plantación de cultivos de primavera que requieren más agua. Sin embargo, tras 3 años consecutivos de escasez de suministro de agua, las abundantes precipitaciones de principios de primavera mejoraron la humedad del suelo y los niveles de almacenamiento de agua en la cuenca del río Guadalquivir, lo que permitió una cosecha de cereales considerable.

En Extremadura, al igual que en Andalucía, el Índice de Diferencia Normalizada de Vegetación (NDVI) es excepcional, ya que prácticamente coincide con el mayor NDVI registrado dentro de la serie histórica 2001-2021. Por tanto, las perspectivas para la producción de cereales en esta región siguen siendo muy positivas. Además, el aumento de los volúmenes de almacenamiento de agua puso fin a los bajos niveles de superficie provocados por las limitaciones de agua de los últimos años, y se prevé una recuperación de las plantaciones de maíz y arroz.

En Castilla la Mancha las condiciones meteorológicas durante el otoño y el invierno fueron favorables para el establecimiento del cultivo. Asimismo, las precipitaciones oportunas de comienzos de la primavera, acompañadas de temperaturas suaves, contribuyeron a un desarrollo bueno, aunque algo retrasado de los cultivos. Sin embargo, persisten algunas preocupaciones sobre el estrés hídrico en el sureste de la región, donde los niveles de precipitación han sido comparativamente más bajos y los granos se encuentran actualmente al final de la etapa.

Las perspectivas generales para la producción de cereales en Castilla y León, la mayor región productora de cereales de España, son positivas. En el noreste de la región, en la frontera con Aragón, se necesitan precipitaciones adicionales para asegurar una cosecha promedio.

Aragón puede ser testigo de resultados relativamente peores que las otras principales regiones productoras de cereales, ya que los niveles de precipitación fueron insuficientes para restaurar completamente la humedad del suelo o rellenar el almacenamiento de agua en las presas.

Se espera que la combinación de abundantes precipitaciones y temperaturas suaves predominantes en primavera resulten en un repunte de la producción de cultivos de invierno en España este año. Si se confirma la recuperación de la superficie plantada con maíz, la producción total de cereales del país podría superar los 21 millones de toneladas, de los cuales, cerca de 7 millones corresponderían a trigo, más de 8 millones a cebada, cerca de 3,5 millones a maíz y el resto a cereales menores (en concreto, avena, triticale, centeno y sorgo).


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.