Los jamoneros de Trevélez, «decepcionados» por no apoyarles la Junta en el proceso judicial contra la IGP Jamón Serrano

Los jamoneros de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) ‘Jamón de Trevélez’, en la provincia de Granada, se han mostrado «decepcionados» ante la «negativa» de la Junta de Andalucía a apoyarles en el proceso judicial interpuesto contra el registro de la nueva IGP general ‘Jamón Serrano’ tramitada por el Gobierno central y acusan a la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de «no cumplir con su palabra» cuando «apostaba por proteger las figuras de calidad andaluzas».

Los jamoneros de Trevélez sostienen que la IGP Jamón Serrano que está tramitando el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación «devalúa las figuras de calidad diferenciada», supone un «engaño al consumidor» y perjudica a los pequeños productores situados en zonas rurales, en este caso la Alpujarra de Granada, donde esta actividad genera empleo y evita el despoblamiento. Una situación que también afecta a los jamones elaborados por la IGP ‘Jamón de Serón’ (Almería).

La presidenta del consejo regulador de la IGP Jamón de Trevélez, Pilar Álvarez, ha explicado que, a sugerencia del Defensor del Pueblo Andaluz, solicitaron a la Consejería que se personara en las acciones judiciales contra la IGP ‘Jamón Serrano’, pero la respuesta ha llegado «13 meses después de su petición» y ha sido «negativa».

«La Consejería nos dice que debe velar por el interés general de todo el sector agroalimentario andaluz, que incluye tanto a los operadores de la IGP Jamón de Trevélez como también a los operadores que elaboran Jamón Serrano, algo que se contradice con la apuesta que hizo públicamente la consejera de proteger la singularidad de nuestros jamones (los de Trevélez y los de Serón) cuyas características diferenciales no son únicamente la consecuencia del seguimiento de una receta concreta, sino que realmente derivan de su lugar producción».

En la citada respuesta, que se produjo a principios de semana, la Junta expone que «no procede en este caso que la Consejería se persone en las acciones judiciales solicitadas, ya que la defensa de la IGP Jamón de Trevélez queda garantizada mediante la vigilancia permanente de que la tramitación de la IGP por parte del Ministerio respete la normativa y los derechos de esta figura protegida».

También, según agrega, a través del propio Consejo Regulador tutelado por la Consejería, que tiene encomendada expresamente la defensa de los intereses específicos de los productores de la IGP Jamón de Trevélez, y en virtud de ello está «plenamente legitimado y con capacidad de obrar para emprender las acciones legales que considere necesarias».

Los productores del Jamón de Trevélez consideran, entre otros aspectos, que la IGP Jamón Serrano por sí misma «resultará engañosa para los consumidores», pues su expectativa ante la expresión ‘Jamón Serrano’ que, «además iría ligada al sello IGP, será la de estar ante un jamón elaborado en la sierra y secado en ambiente natural, cuando en realidad el pliego de condiciones permitirá la certificación de jamones no elaborados en la sierra y secados haciendo uso de aparatos de control artificial de la temperatura ambiental».


Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.