USDA proyecta crecimiento en la producción porcina y estabilidad en el consumo de carne de cerdo en Japón

Producción porcina

USDA proyecta que el censo porcino en Japón se expandirá a principios de 2021 hasta las 9,152 millones de cabezas, alrededor del 1% respecto a 2020, a medida que los productores de cerdos aceleren la recuperación tras los brotes de Peste Porcina Clásica (PPC) de 2018 y 2019. El brote provocó el sacrificio de aproximadamente 144.000 cerdos en el transcurso de 2019, lo que representa alrededor del 1,6% de la población total de cerdos de Japón. A partir de noviembre de 2019, el Gobierno de Japón permitió la vacunación de poblaciones de cerdos sanos en 24 de las 47 provincias de Japón. 19 provincias habían completado con éxito los programas de vacunación para mayo de 2020, lo que parece haber ayudado a detener la propagación de la enfermedad. Solo se han sacrificado 11.254 cerdos debido a la PPC en lo que va de 2020. La última detección positiva de PPC fue el 12 de marzo de 2020 en Okinawa, la provincia más al sur de Japón. Con la enfermedad bajo control, Tokio proyecta que el censo porcino de 2021 se recuperará a un nivel similar al de principios de 2019.

Asimismo, se prevé que las existencias de reproductoras de 2021 aumenten un 1%, hasta las 850.000 cabezas, tras una mayor retención de cerdas en 2020. Algunos productores han aumentado las importaciones de cerdos reproductores para acelerar el ritmo de recuperación. La Asociación de Comerciantes de Ganadería de Japón estimó que Japón importó 1.737 cerdos reproductores en el primer semestre de 2020, 2,5 veces más que las importaciones totales de 2019.

Un segundo factor que respalda la expansión del censo en 2021 es el reciente repunte de los precios de las canales al por mayor. A diferencia de la carne de vacuno, las restricciones a los restaurantes relacionadas con la Covid-19 llevaron a un aumento en los precios para hogares de la carne de cerdo a partir de abril a medida que los hogares aumentaron las compras minoristas. Según los datos de ALIC, los precios de las canales de excelente calidad en el mercado mayorista de Tokio aumentaron un 14% interanual en abril y se mantuvieron altos en mayo y junio (Figura 5). Tokio prevé que algunos productores aprovecharán los altos precios para expandir su producción. Los altos precios también han significado que, a diferencia de la carne de vacuno, los pagos de apoyo no se activaron en el marco del Programa de Estabilización de Empresas de Productores de Cerdos, también conocido como Pork Marukin, ya que no se han emitido pagos bajo este programa desde 2013.

Se estima que el aumento de las existencias de reproductora producirá 16.960 millones de lechones en 2021, alrededor de un 0,5% más que en 2020. Se proyecta que el sacrificio de cerdos aumentará aproximadamente en la misma proporción, hasta las 16.570 millones de cabezas, produciendo 1.295 millones de toneladas de carne de cerdo, un 1% más que en 2020. El sacrificio y la producción de carne de cerdo ya se han acelerado en el primer semestre de 2020 hasta un 1,5% y un 1,4%, respectivamente, en comparación con 2019 (Cuadro 6). Fuentes de la industria indican que la Covid-19 no ha afectado el sacrificio de cerdos y el peso promedio de las canales se ha mantenido estable en alrededor de 79,1kg/cabeza. A medida que la recuperación de la PPC se acerca a su finalización, Tokio proyecta que el ritmo se desacelerará un poco en la segunda mitad del año, lo que hará que el sacrificio de fin de año de 2020 sea alrededor de un 0,8% más alto que en 2019.

Consumo de cerdo

Tokio proyecta que el consumo de carne de cerdo y productos porcinos de Japón en 2021 se mantendrá estable a partir de 2020, ya que el aumento del consumo minorista compensa la disminución de la demanda de servicios de alimentos. El consumo de 2020 se revisa a la baja de la estimación anterior de Tokio, pero aún se proyecta que crezca alrededor de un 1% en comparación con 2019.

A diferencia de la carne de vacuno, la carne de cerdo se considera una proteína diaria en Japón debido a su asequibilidad. Según estimaciones de la industria, alrededor de la mitad del consumo de carne de cerdo en Japón generalmente se realiza en el hogar (en comparación con el 40% de la carne de vacuno). Como resultado, la mayor frecuencia de uso en la cocina doméstica durante la pandemia ha impulsado la demanda minorista de carne de cerdo. Según los datos del MIAC, el consumo doméstico mensual de carne de cerdo aumentó un 9% en promedio en la primera mitad de 2020 en comparación con 2019 (Figura 6). El consumo de productos procesados como jamón y embutidos también mostró una tendencia al alza durante el mismo período.

El aumento del consumo de los hogares se verá parcialmente compensado por la disminución de la demanda de servicios de alimentos. La carne de cerdo es la principal proteína elegida por los restaurantes chinos, cuyas ventas disminuyeron drásticamente en la primera mitad del año. Entre marzo y junio, los ingresos mensuales promedio de los restaurantes chinos disminuyeron un 21% según la Asociación de Servicios de Alimentos de Japón. El cerdo también se presenta regularmente en los restaurantes de barbacoa japoneses (yakiniku), cuyas ventas disminuyeron un promedio del 34% durante el mismo período. Los productos del menú de cerdo no se beneficiaron mucho del aumento de la demanda de comida para llevar, ya que los consumidores buscaron opciones más tradicionales, como hamburguesas y pollo frito.

Comercio de carne de cerdo

Tokio proyecta que las importaciones japonesas de carne de cerdo y productos de cerdo aumentarán solo ligeramente en 2021 a medida que la industria se ajuste a la nueva dinámica del mercado, que ve un aumento de la producción nacional en medio del estancamiento del consumo. Las importaciones generales se mantuvieron estables durante los primeros 6 meses de 2020 a medida que el mercado se ajustaba a la nueva realidad presentada por la Covid-19. Hubo un cambio demostrable de la carne de cerdo congelada, que generalmente se destina al servicio de alimentos y al procesamiento posterior, hacia la carne de cerdo refrigerada que se destina principalmente al comercio minorista. Las importaciones de carne de cerdo congelada cayeron un 4,2%, mientras que las importaciones de carne de cerdo refrigerada aumentaron un 4,3%. Las importaciones de carne de cerdo preparada se mantuvieron estables en alrededor de 134.000tn (Figura 7).

El cambio de importaciones congeladas a refrigeradas afectó las cuotas de mercado entre los proveedores. La Unión Europea, el principal proveedor de carne de cerdo a Japón, exporta principalmente productos congelados debido a las largas distancias de transporte y, como resultado, las importaciones cayeron un 18% en la primera mitad de 2020 (Cuadro 7). Mientras tanto, EE.UU. y Canadá, los 2 principales proveedores de carne de cerdo refrigerada, experimentaron un crecimiento del 14% y el 1%, respectivamente. EE.UU. también se benefició de la implementación del Acuerdo Comercial entre EE.UU. y Japón, que redujo los aranceles sobre la carne de cerdo refrigerada y congelada del 4,3% al 1,7%. El acuerdo colocó a EE.UU. en pie de igualdad con todos los principales proveedores de carne de cerdo, como la Unión Europea, Canadá y México, lo que ayudó a EE.UU. a recuperar la parte perdida de 2019.

Las importaciones superaron al consumo en la primera mitad de 2020, empujando los volúmenes excedentes a las existencias de almacenamiento en frío. Para junio, las existencias de carne de cerdo se habían disparado hasta las 305.595tn, un 13% más que el año anterior y el volumen más alto registrado en los últimos 4 años (Figura 8). Se espera que los comerciantes reduzcan las importaciones en la segunda mitad del año para reducir la presión sobre la disponibilidad de almacenamiento en frío y reducir las existencias a niveles más manejables. Tokio proyecta que una segunda mitad lenta reducirá las importaciones de 2020 hasta las 1.460 millones de toneladas, alrededor de un 2% menos que en 2019.

Se espera que los cierres de plantas de carne de EE.UU. en abril y mayo debido a la Covid-19 causen una interrupción limitada a las importaciones de carne de cerdo de Japón desde los EE.UU.. Según los datos de exportación de EE.UU., las exportaciones a Japón disminuyeron un 25% en mayo y junio de 2020 después de registrar un crecimiento de 2 dígitos en los 3 meses anteriores. La disminución temporal en la disponibilidad de carne de cerdo de EE.UU. dará a los comerciantes una mayor flexibilidad para reducir el exceso de existencias a fines de los meses de verano.

A pesar de una desaceleración en las importaciones de 2020, es probable que los comerciantes mantengan estables las compras en 2021 para mantener las existencias de amortiguación contra posibles choques futuros del mercado. Fuentes de la industria informan que las detecciones de PPA en los países vecinos de la región siguen siendo una preocupación para los comerciantes que temen que el aumento de los precios mundiales pueda complicar las adquisiciones. Como resultado, Tokio proyecta que las importaciones de 2021 aumentarán ligeramente desde 2020 hasta las 1.465 millones de toneladas, lo que permitirá a los comerciantes mantener las existencias finales de carne de cerdo en alrededor de 272.000tn.


Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.