Alemania ha tenido una posición de liderazgo en Europa durante años en lo que ha producción porcina se refiere. Hace sólo 10 años, había una fuerte creencia de que el crecimiento de la producción porcina de Europa se desplazaría hacia el este, con Alemania como un motor estable y centralmente ubicado. Pero las diversas situaciones parecen haber provocado importantes cambios y la industria porcina de Europa del Este no ha demostrado ser tan líder como se esperaba, la industria porcina de Alemania se está reduciendo y España está mostrando la fortaleza y el liderazgo del sector.

34,5 millones de cerdos en España

Los números hablan por sí mismos. En solo 10 años, la producción porcina de Alemania ha pasado de 28 millones a menos de 24 millones de cerdos (Figura 1). En el mismo período, la producción porcina en España creció de 25 millones a 34,5 millones, produciéndose este crecimiento en su mayor parte debido a los costes más bajos y en integraciones organizadas de forma muy eficiente.

La producción porcina en Alemania se reduce, a medida que crece en España

España superó a Alemania en 2014 en cuanto a producción se refiere. Las cifras de sacrificios fueron inicialmente más altas en Alemania, pero desde 2020 Alemania también ha perdido esa posición de liderazgo, mientras que en Alemania disminuía, en España crecía, y esa tendencia ha continuado desde entonces (Figura 2).

España sacrifica más cerdos que Alemania desde 2020

Alemania y la Peste Porcina Africana

Alemania se está viendo afectada por una serie de acontecimientos simultáneos. La PPA provocó problemas de exportación, lo que dio lugar a una devaluación de la carne de cerdo alemana. Esa situación del mercado se vio agravada por la Covid-19. Simultáneamente, un enfoque renovado sobre el bienestar animal ha generado desafíos adicionales para el mantenimiento de la actividad porcina. El resultado actual es que la industria porcina alemana se está reduciendo rápidamente, llegando incluso a una situación de mercado que raya en la autosuficiencia, como en Alemania del Este.

En resumen, Alemania se está convirtiendo en un mercado que mira hacia adentro, mientras que los mercados de los países circundantes, como los Países Bajos y Dinamarca, todavía se enfocan en las exportaciones, sirviendo tanto a los mercados europeos como al resto del mundo.

Nuevos precios europeos

Una posible alternativa a la relevancia de los precios del cerdo en Alemania sería el mercado español, que los analistas observan con más interés desde hace varios años.

Según Jan Schuttert, director de una empresa comercializadora de cerdos de los Países Bajos está muy interesado en los precios del cerdo en toda Europa, “está claro que los precios del cerdo en los principales países porcinos están convergiendo; España como nación exportadora es una de ellas”.

Reconoce que el papel de Alemania está disminuyendo, y dice, “en los últimos años, Alemania influyó negativamente en el desarrollo de precios de los países vecinos. Ahora, la industria porcina alemana está cambiando rápidamente, por lo que tendremos que despedirnos del precio del cerdo alemán como índice principal”. Schuttert dice que espera que eventualmente haya un precio europeo.

Futuro desarrollo de Alemania

Eva, analista de proteína animal de Rabobank dice que se espera una mayor reducción del censo porcino alemán, en un 20-30%, que también opina que la influencia alemana se desvanecerá. “Cuanto más se reduzca la industria porcina alemana, menos importante será respecto a la evolución del precio del cerdo en Europa. Sin embargo, seguirá siendo un mercado grande e importante en Europa”.

También espera que el número de cerdos en España siga creciendo, especialmente porque las ventas de carne de cerdo a China han fluctuado en los últimos años. Eso es ventajoso para España, donde los precios de producción son generalmente más bajos que en otras partes de Europa. Según Gocsik, “competir con España en términos de volúmenes será cada vez más difícil”.

Covid-19 y PPA se interponen en el camino

En los últimos años, 2 virus han afectado duramente a la industria porcina de Alemania. El canal Horeca tuvo que cerrar y las industrias cárnicas tuvieron que cerrar temporalmente debido a brotes de Covid-19 entre el personal. Esto condujo a cuellos de botella en los sacrificios de cerdos.

En Alemania además apareció el virus de la PPA en las poblaciones de jabalíes del país en septiembre de 2020 en la frontera con Polonia. Dentro de la UE, los acuerdos de regionalización aseguraron que el comercio de cerdos y carne de cerdo pudiera continuar. Sin embargo, el efecto sobre el comercio extracomunitario fue perjudicial, ya que la mayoría de los principales mercados de exportación cerraron sus fronteras a los productos alemanes, lo que provocó una caída en los precios del cerdo. Sin embargo, el virus se propagó bastante rápido en las poblaciones de los 3 estados fronterizos alemanes, y hasta mediados de septiembre, las autoridades han encontrado 4.296 jabalíes con PPA.

Las granjas se han visto relativamente poco afectados por las olas cercanas de PPA, debido a las buenas medidas de bioseguridad y al control de la población de jabalíes. Hasta mediados de septiembre, 7 granjas reportaron casos de PPA, 2 de ellas con capacidad de 1.000 cerdos.

Tendencia hacia el bienestar y la producción local

Un número cada vez mayor de etiquetas, reglamentos y requisitos está cambiando la imagen de la industria porcina alemana. Las regulaciones de bienestar animal han tenido una gran visibilidad nacional en los últimos años. Han diseñado normativas, certificaciones y etiquetas para hacer que la producción porcina esté más preparada para el futuro. Sin embargo, también lo están haciendo inextricablemente más complejo.

La libertad de las cerdas va a ser obligatoria en Alemania durante la inseminación y durante la lactancia a partir del 5º día de posparto. Los productores tienen hasta 2036 para cumplir con esta legislación, la cual está en camino para una introducción en toda la Unión Europea.

Algunos minoristas alientan a los productores a hacer un esfuerzo adicional en la producción porcina. En Alemania, al igual que en los Países Bajos y Dinamarca, existe desde hace varios años un plan de bienestar animal.

En los supermercados, las etiquetas muestran un número de estrellas según el nivel de bienestar que recibió el animal durante su vida. Varios minoristas han anunciado que apuntan a un aumento sustancial en el número de proveedores que cumplen con el 3º nivel de la iniciativa de bienestar de 4 niveles (ITW). Ese nivel garantiza, por ejemplo, 1,05 m2 por cerdo, materiales de distracción orgánicos y la oportunidad de salir al aire libre. Los productores, deseosos de superar las malas condiciones del mercado como resultado de la PPA y la Covid-19, quieren seguir ese camino. Sin embargo, existen dudas sobre si habrá una demanda constante de este tipo de carne.

Además de ese esquema, varios supermercados alemanes han anunciado que están optando por “5D” para su carne de cerdo fresca. Eso significa que las 5 fases de la producción porcina se realizaron en Alemania (Deutschland). El animal nació, se crió, cebó, sacrificó y procesó de acuerdo con los estándares alemanes y fueron tratados de acuerdo con las leyes alemanas. Eso está en línea con una tendencia internacional de los consumidores a comprar más alimentos nacionales o incluso producidos localmente. Los consumidores a menudo asocian esto con valores como la familiaridad y la honestidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.