Australia es un mercado de mediana dimensión en cuanto a población (25,3 millones de habitantes en 2019, un 86% población urbana), pero dotado de una elevada capacidad de compra (48.950 euros/habitante/año de renta per cápita); y soportado en un avanzado modelo socioeconómico, ocupando una de las primeras posiciones mundiales en cuanto a Índice de Desarrollo Humano y en cuanto a Facilidades para Realizar Negocios.

También es un mercado dotado de un potente y avanzado sistema agroalimentario, así como de un experimentado modelo de comercio exterior, tanto en exportaciones (es un importante exportador cárnico, aunque no de porcino), como en importaciones; y cuenta con una importante implantación del consumo cárnico en el canal HORECA (un 32% del consumo cárnico de los australianos). Por consiguiente, se trataría de un mercado de aparentemente suficiente interés objetivo para los exportadores españoles.

Entre 1970 y 2016 tuvo lugar en Australia un importante proceso de reestructuración de su producción ganadera porcina, pasándose de unas 40.000 granjas en 1970 a las 1.500 granjas de 2016; lo cual permitió un significativo crecimiento de la producción de carne de porcino en 2017 y 2018, aunque en 2019 se ha vuelto a registrar un ligero retroceso de dicha producción.

En 2019 se sacrificaron 5,32 millones de cabezas de porcino y se obtuvo una producción de unas 410.000 toneladas; una parte de esta producción es destinada al consumo en fresco que obligatoriamente debe proceder de cerdos sacrificados en el país; otra parte es destinada a la producción de elaborados, la cual precisa ser complementada con importaciones para abastecer la demanda interior.

El consumo total cárnico en Australia es bastante elevado (entre 90 y 100 kilos/hab./año, según diferentes fuentes de información) y ha estado creciendo en los últimos años. En 2018 el reparto de dicho consumo habría sido el siguiente, en términos de aproximación:

  • Aves: 45%.
  • Porcino: 25%.
  • Vacuno: 25%.
  • Otros: 5%.

Muy recientemente, gracias a las fuertes reducciones de precios observadas en la producción y oferta de carnes y elaborados de porcino, el consumo de estos productos ha superado por muy poco a los de vacuno y aproximado a los de aves; a ello han contribuido las crecientes importaciones de carnes congeladas destinadas a ser procesadas, así como de los elaborados de porcino importados.

En definitiva, entre 2012 y 2019 el consumo interior aparente de carnes y elaborados de porcino habría crecido en Australia en torno a un 24%, mientras que el incremento de la producción doméstica solo habría crecido un 15,5%; lo cual habría exigido un incremento de las importaciones de porcino del orden del 38,3%.

En 2019 las importaciones australianas de carnes y elaborados de porcino han procedido de muy pocos mercados entre los que no figura España (4 exportadores ya aportan más del 93% de las importaciones australianas de carne de porcino):

  • UU.: 49,30%.
  • Dinamarca: 25,49%.
  • Países Bajos: 12,96%.
  • Canadá: 5,39%.

Las importaciones de porcino del mercado australiano se concentran básicamente en carnes congeladas, teniendo todavía escasa relevancia las importaciones de productos elaborados:

  • Carnes congeladas: 93,23% en volumen.
  • Elaborados del porcino: 6,77% en volumen (principalmente bacon).

A pesar del escaso desarrollo de las importaciones de elaborados de porcino por parte del mercado australiano, es indudable que deberán experimentar significativos crecimientos en el futuro, lo cual puede representar una cierta oportunidad para el sector porcino español; aunque si se tiene la tradición cultural británica de los consumidores australianos, es muy importante analizar y valorar muy bien dicha tradición a la hora de diseñar la oferta exportable de productos elaborados que se vaya a destinar a los consumidores australianos.

Por otra parte, en las estrategias de exportación de porcino a Australia es imprescindible tener en cuenta factores muy especiales condicionantes de dichas estrategias, como serían, entre otros, la gran distancia existente y consiguientes elevados costes de los transportes, la enorme amplitud geográfica de este mercado, la fuerte concentración de la población en unas pocas ciudades (que se configuran como auténticos mercados diferenciados), las exigencias de adaptaciones de los productos a las rigurosas normativas alimentarias y de etiquetado australianas, la complejidad de la documentación a tramitar, la fuerte implantación de los agentes/importadores, los elevados costes de inspecciones (RCF y RSC) así como de la tramitación aduanera, etc.

Las empresas interesadas en exportar carne y elaborados de porcino a Australia deben obtener un permiso de importación del Servicio de Inspección y Cuarentena de Australia (AQIS). El tiempo de obtención del permiso, una vez realizada la solicitud, es de aproximadamente una semana. Las autoridades australianas reconocen los establecimientos autorizados para el comercio intracomunitario.

En cuanto al mercado de la carne de porcino, la Comisión Europea comenzó a negociar su apertura. En noviembre de 2017, una Delegación de Inspectores de Australia realizó una visita de inspección de sistema a España y también a otros países de la UE (Alemania, Hungría y Croacia).

Aunque el resultado de esta visita fue satisfactorio, las negociaciones de la UE no avanzaron y es ahora cada Estado Miembro quien debe negociar bilateralmente con Australia.

Por tanto, la esperada apertura del mercado australiano para las exportaciones españolas de otros productos como carne cruda y embutidos, no permitidos en la actualidad, dependerá de cómo transcurran en próximos meses las negociaciones que lleven a cabo Ministerio de Agricultura español y Australia.

En todo caso, el nuevo acuerdo permitiría exportar carne de cerdo únicamente para su procesado en Australia, no para el consumo directo.

Por su potencial y demanda, la apertura del mercado de Australia para las exportaciones españolas de carne cruda y embutidos contribuirá sin lugar a duda a la necesaria diversificación de mercados exteriores del sector porcino español.

En la actualidad, la UE y Australia están en fase de negociaciones (preliminar) para la firma de un acuerdo de libre comercio, cuyas negociaciones comenzaron en junio de 2018.

Caracterización del pais/mercado

Producción, consumo y autoabastecimiento de carne y productos del porcino

Evolución del censo porcino

Balance de autoaprovisionamiento

Importaciones de carne y productos del cerdo

Principales proveedores de carne y productos del porcino

Tipologías de productos importados

Principales proveedores por tipología de productos importados

Exportaciones españolas al pais/mercado

Estructura y evolución de las exportaciones españolas por productos

Evolución de las exportaciones españolas de productos frescos y elaborados

Fuente: Interporc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.