La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Albacete ha mostrado su total rechazo a la decisión del Gobierno de Castilla-La Mancha por la cual se prohíben nuevas explotaciones de granjas de porcino en la provincia y región.

En una nota, la organización agraria lamenta “este nuevo ataque al sector primario y al desarrollo del mundo rural en Castilla la Mancha con una medida que únicamente quiere contentar a los conservacionistas, quienes quieren limitar cada vez más la actividad en el campo, fomentando así el abandono de la población de nuestros municipios y del mundo rural ante las políticas de persecución en las que se ven inmersos nuestros agricultores y ganaderos”.

ASAJA Albacete recuerda que no es el primer ataque que sufre el sector, recordando los que se han producido con las limitaciones en las zonas ZEPA, las directivas para la aplicación de los nitratos, la prohibición para cazar al lobo o las limitaciones para controlar la superpoblación de caza, entre otras.

La organización agraria destaca la importancia del sector porcino en la provincia y la región por lo que no entiende “esta decisión que no hace más que poner más trabas y limitaciones a los agricultores y ganaderos”.

García-Page anunció una moratoria “inmediata” para que no se puedan tramitar nuevos proyectos de macrogranjas

Todo esto viene a causa de las palabras del presidente de Castilla-La Mancha, donde se pondrá en marcha de forma “inmediata” una moratoria con rango de ley para que no se puedan tramitar nuevos proyectos de macrogranjas en la región mientras no haya clarificación normativa nacional, para lo cual ha anunciado que además se consensuará con los distintos sectores afectados.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, lo anunció el pasado viernes en Cenizate (Albacete), uno de los municipios afectados por los intereses de la industria ganadera en la provincia de Albacete, donde las plataformas ciudadanas llevan meses oponiéndose a este tipo de proyectos.

Será una moratoria por “tiempo indefinido” que, en todo caso, afectará solamente a los nuevos expedientes, no será retroactiva y el objetivo, ha dicho el presidente es “compatibilizar el sector ganadero en la región con la sostenibilidad ambiental”.

García-Page ha dicho comprender que “después de 2 años de debate contradictorio y a veces de confusión, el miedo a veces se justifica entre la gente”, a cuenta de las macrogranjas que han proliferado en toda la región pero en particular en las provincias de Cuenca y Albacete.

“Entre todos debemos establecer un diálogo sereno sobre la normativa que debe regir este tema compatibilizando el sector económico y ganadero de la Comunidad Autónoma con las necesidades de sostenibilidad ambiental”, ha considerado García-Page.

Asimismo, ha opinado que lo mejor sería un enfoque nacional sobre este tema, pero “ante la contradicción de intereses, se va a llevar a cabo un dialogo con la gente preocupada por este asunto para poder tomar decisiones sensatas”, ha matizado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.