Se inicia el año con cierta esperanza, aunque hay que reconocer que es relativa. El segundo semestre de 2015 era aciago para el sector porcino, y las expectativas para 2016 no eran nada halagüeñas.

Por ello, se observa como algo positivo el que no haya habido descenso de precio en el inicio de ejercicio. Desde la Lonja de Binéfar se apunta que quizás haya tenido influencia la apertura del almacenamiento privado el día 4 de enero. No obstante, no se ve como solución definitiva al problema que vive el sector en España y en el resto de Europa.

En lechones se está a la espera de la evolución del cerdo de cebo. De momento hay cierta tranquilidad porque el género se va colocando con facilidad (al ajustarse la oferta).

http://www.diariodelcampo.com/detallepost.asp?id=194410&idcat=4

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.