RESUMEN

El presente estudio intenta identificar el efecto del cruce intraracial (entre estirpes) e interracial (con Duroc) sobre los parámetros reproductivos y maternales de las distintas estirpes de cerdo Ibérico. Para ello se utilizaron individuos de estirpe Torbiscal (TT) y Lampiña (LL); actualmente en peligro de extinción y Retinto (línea Valdesequera; VV) como controles de raza pura, y se realizaron cruces entre ellos (TL y LT) y con la raza Duroc (DL, DT y DV) para evaluar las posibles diferencias en cuanto a caracteres reproductivos, maternales y de crecimiento temprano. No hubo diferencias significativas entre puros y cruzados para los caracteres nacidos totales (NT), lechones destetados (DT) y peso de camada al nacimiento (PCN). Sin embargo, sí las hubo para las ganancias medias a los 21 y 30 días. En conclusión, la estirpe Lampiña en pureza presentó valores similares a los otros genotipos para NT y PCN, y valores superiores a los otros genotipos en su cruce como línea materna con la estirpe Torbiscal (DT) para crecimientos. También se concluye que la estirpe Torbiscal, tanto en su cruce como línea materna con Duroc, como en su cruce como línea paterna con Lampiño, produjo los mejores crecimientos al destete.

INTRODUCCIÓN

Las razas del cerdo doméstico actual derivan de cuatro subgéneros prehistóricos que se diferenciaban tanto en caracteres morfológicos como en área de influencia y difusión. De esta manera aparecieron cuatro líneas diferenciadas: la Asiática (Sus striatosus vitatus), Céltica (Sus scrofa ferus), Indonésica (género Eusus) e Ibérica (Sus Mediterraneus) (Diéguez, 2000). En España hemos recibido la influencia de dos de estas líneas ancestrales. Así, el Sus scrofa ferus (tronco Céltico), considerado como el representante del cerdo europeo que penetró de forma descendente desde la zona de los Pirineos, dio lugar a las siguientes razas actuales: el cerdo Celta en Galicia, el Chato Vitoriano en Álava, y el Cerdo de Vich del pirineo catalán, entre otras (Diéguez, 2000). Contrariamente, el Sus mediterraneus invadió España en sentido ascendente, desde el litoral Mediterráneo hacia el centro de la península. Este porcino existía prehistóricamente en todas las regiones que rodean este mar, y en su avance se asentó en Andalucía, Extremadura, Levante y la meseta Castellana, dando lugar a las estirpes Ibéricas actuales (Diéguez, 2000).

El cerdo Ibérico es el principal responsable del mantenimiento del ecosistema de dehesa, y se diferencia del resto de las razas explotadas en España en su rusticidad y elevada adaptación al medio, así como en su sistema productivo extensivo. El tronco Ibérico se clasificó en 1947 (Gumersindo Aparicio; Zootecnia Especial, 2ª edición) en las siguientes variedades:

  • Variedad Negra: Dentro de esta agrupación existen animales con ausencia de pelo, llamados Negros Lampiños, y animales con pelo, llamados Negros Entrepelados. Son animales con gran propensión al depósito graso y con escaso rendimiento en comparación con otras variedades de cerdo Ibérico.
  • Variedad Colorada: Es la variedad más abundante, se extiende principalmente por Extremadura y Andalucía. La capa de esta línea puede variar del colorado al retinto oscuro.
  • Variedad Rubia: Se encuentra sobre todo en Andalucía. Pese a llamarse Rubia, este grupo incluye individuos con pigmentación blanquecina, que constituyen a su vez la conocida como variedad cana. Otros individuos tienen una pigmentación que les da una tonalidad dorada.
  • Variedad Manchada: Posiblemente la menos numerosa de España. Se concentran en Huelva, cerca de Jabugo. Es una variedad resultante del cruzamiento entre individuos de las líneas Rubia y Negra. Son animales precoces y corpulentos que tienen como característica principal una capa rubia salpicada de manchas negruzcas por todo el cuerpo.

Cada variedad tiene unas características zootécnicas diferentes que le permiten tener un hueco en el mercado actual, si bien todas se caracterizan por una baja prolificidad y, en general, una baja productividad. En la actualidad, existen varias líneas Ibéricas en peligro de extinción, por lo que es necesario respetar las normativas de conservación y los programas de mejora (Ministerio de Medio Ambiente, 2011). Mediante cruces dirigidos entre distintas variedades se pueden obtener descendientes híbridos para optimizar el rendimiento de uno o más caracteres zootécnicos. Se pueden realizar cruces entre líneas puras de Ibérico (interestirpes), dando lugar a descendientes Ibéricos puros, o usar la raza Duroc como mejorante (cruce interracial). Es importante resaltar que caracteres productivos tales como el número de nacidos totales, nacidos vivos o lechones destetados, de base reproductiva, tienen una baja heredabilidad (Corral et al., 2010), por lo que no se espera que mejoren rápidamente muchos de estos caracteres al realizar una selección genética. Sin embargo, los caracteres peso al nacimiento y pesos a 21 y 30 días tienen una heredabilidad moderada, lo que facilita su mejora mediante selección genética.

Los caracteres maternales son influidos por la suma de efectos genéticos directos y efectos maternos. La correlación genética entre efectos directos y maternos es alta en magnitud y negativa, lo que dificulta la cuantificación de los efectos directos en la herencia genética. Así pues, es necesario incluir los efectos maternos en el modelo genético para obtener resultados más fiables (Corral et al., 2010).

No son muchos los estudios que comparan las diferentes estirpes de cerdo Ibérico, y son menos aún si se trata de caracteres reproductivos o maternales. Los primeros estudios los realizaron Benito et al. (2000), comparando las diferentes estirpes de Ibérico para diferentes caracteres, y encontraron algunas diferencias significativas. También Ibáñez-Escriche et al. (2014 y 2016) indicaron que existían efectos de heterosis para caracteres de canal y carne al llevar a cabo cruces dialélicos entre las estirpes Retinta, Torbiscal y Entrepelada, pero nunca utilizaron la estirpe Lampiña.

En consecuencia, el objetivo principal del presente estudio es comparar las estirpes Torbiscal, Lampiño y Retinto, así como algunos de sus cruces interestirpes e interraciales (estos últimos con la raza Duroc), en cuanto a caracteres reproductivos, maternales y de crecimiento temprano a 21 y 30 días de edad.

MATERIAL Y MÉTODOS

En el presente estudio se recogieron datos reproductivos y de crecimiento de camada de 150 parideras de cerdas Ibéricas correspondientes a 8 genotipos distintos (TT, LL, VV, TL, LT, DT, DL, DV). Los datos se distribuyen según se resume en la Tabla 1.

Se recogieron datos de lechones nacidos totales (NT) y destetados (DT), peso de camada al nacimiento (PCN), peso de camada a los 21 días (P21), ganancia media diaria de la camada (GMD) en los primeros 21 días (GMD21), peso de camada a los 30 días (P30), ganancia media diaria en los primeros 30 días (GMD30), y ganancia media diaria desde el día 21 al día 30 (GMD21-30).

Para el análisis estadístico de los caracteres anteriormente mencionados se utilizó el programa SAS (2013), en el que se llevó a cabo el procedimiento GLM (Modelo Lineal Generalizado), debido a la distribución desequilibrada de los datos, incluyéndose el efecto del genotipo en el modelo y comparándose las medias mínimo-cuadráticas asociadas a sus errores estándar.

RESULTADOS

Dada la gran diferencia en el número de camadas estudiadas por cada genotipo, en principio estos resultados deben considerarse como preliminares, si bien se observan diferencias significativas importantes. Según se aprecia en la Figura 1, para el carácter NT no hubo diferencias significativas entre genotipos (posiblemente debido a los elevados errores estándar) excepto para el Retinto puro (VV), que tuvo significativamente más lechones al nacimiento que los otros genotipos puros y cruzados a excepción del genotipo TL. Aunque no hubo diferencias significativas entre los cruces dialélicos LT y TL para este carácter, la media del número de nacidos totales fue mayor (aunque no significativamente) cuando la línea materna era Lampiño que cuando era Torbiscal. Respecto al número de lechones destetados (DT), representados en la Figura 2, se puede observar que el genotipo Lampiño puro (LL) destetó significativamente más lechones que el genotipo TT. Respecto a los cruces dialélicos, similarmente a lo ocurrido con el carácter NT, el valor medio de DT fue claramente mayor (aunque no significativamente) para el genotipo TL (madre Lampiña) que para el LT (madre Torbiscal). Por tanto, podríamos concluir que la línea Lampiña se caracteriza por una buena actitud reproductora y maternal.

En relación al peso de la camada al nacimiento (PCN; Figura 3), si bien tampoco hubo diferencias significativas entre genotipos, el genotipo TT presentó un valor medio sensiblemente menor que los otros dos genotipos puros. Los genotipos TL y LT fueron similares entre sí para este carácter. El cruce interracial DT tuvo el mayor promedio de peso de camada al nacimiento entre todos los genotipos. Según se indica en la Figura 4 con respecto al peso de camada a 21 días (P21), el genotipo LL, similarmente a lo ocurrido con el peso al nacimiento, exhibió mayor peso (esta vez significativamente) que los genotipos TT y VV, y además el genotipo TL (madre Lampiña) presentó un mayor valor promedio que el LT. En contraste, el cruce DT tuvo pesos de camada a 21 días significativamente superiores que los genotipos DL y DV. Según indica la Figura 5, relativa al peso de la camada a 30 días, se observa claramente que el genotipo DT poseyó pesos significativamente superiores a los de los otros genotipos con la excepción del genotipo TL, siguiendo en general la misma tendencia que el peso a 21 días.

En relación a la GMD de 0 a 21 días (Figura 6) se observa que la estirpe Lampiña, tanto en pureza como en cruce, tuvo buenos crecimientos. Sin embargo, en el crecimiento a 30 días (Figura 7) el genotipo puro LL presentó crecimientos inferiores que sus cruces de línea materna DL y TL, y el genotipo DT presentó crecimientos significativamente superiores al resto de cruces con Duroc y a los otros genotipos excepto el TL. Finalmente, en la Figura 8 se representan los crecimientos de 20 a 30 días, observándose claramente que los genotipos puros VV, TT y LL crecieron significativamente menos que los genotipos cruzados intra e interraza.

CONCLUSIONES

  1.  No hubo diferencias significativas entre individuos de línea pura y de línea cruzada en los parámetros reproductivos NT y DT.
  2. La estirpe Lampiña tuvo buen rendimiento reproductivo en pureza en comparación con la Torbiscal y con la Retinta, que resultaron generalmente inferiores a ese respecto.
  3. El cruce dialélico TL – LT resultó en una superioridad del cruce TL (padre Torbiscal) respecto al LT (padre Lampiño) para todos los caracteres maternales y de crecimiento temprano.
  4. El cruce con Duroc no presentó ventajas en relación a los caracteres reproductivos, al contrario de lo que cabría esperar.
  5. En cambio, en cuanto a los caracteres de crecimiento, el genotipo DT resultó superior a los otros cruces interraciales (DL y DV) pero resultó, inesperadamente, similar al cruce intrarracial TL, que cabe resaltar que es Ibérico puro, de lo cual se pueden derivar importantes implicaciones prácticas.
  6. En cuanto al crecimiento de los 21 a los 30 días, los genotipos cruzados fueron superiores a las estirpes en pureza, que crecieron de forma similar entre ellas. En concreto, el genotipo DT produjo ganancias superiores al resto de genotipos cruzados intra e interraciales.

Autores

  • Nicolás Garrido de la Osa. Mercedes Izquierdo Cebrián. Francisco I. Hernández García. Miguel A. Pérez Rodríguez. Ana I. del Rosario González. CICYTEX-La Orden
  • Javier García Gudiño. IRTA

Bibliografía

  • Benito J., C. Vazquez, C. Menaya, J.L. Ferrera, J. García -Casco, L. Silió, J. Rodriguez and M.C. Rodriguez. 2000. Evaluation of the productive parameters in different strains of iberian pig. in: Almeida J.A. (ed.) Tirapicos Nunes J. (ed.) Tradition and innovation in Mediterranean pig production. Zaragoza: CIHEAM, 200. p. 113-121 (Options Mediterranéennes: Serie A. Seminaires Méditerranéens; n.41).
  • Cassady JP, Young LD, Leymaster KA. 2002. Heterosis and recombination effects on pig reproductive traits. Journal of Animal Science, 80 (9): 2303-2315.
  • Diéguez Garbayo, Elena. La Raza Porcina Ibérica. 2000. Sólo Cerdo Ibérico (Ed. AECERIBER), 5:7 24.
  • Aparicio, Gumersindo. Zootecnia Especial. Segunda edición, marzo de 1947.
  • Ibáñez-Escriche, N., L. Varona, E. Magallón and J.L. Noguera. 2014. Crossbreeding effects on pig growth and carcass traits from two Iberian strains. Animal 8:10 1569-1576. doi: 10.1017/51751731114001712.
  • Ibáñez-Escriche, N., E. magallón, E. González, J.F. Tejeda and J. L. Noguera. 2016. Genetic parameters and crossbreeding effects of fat deposition and fatty cid profiles in iberian pig lines. J. Anim. Sci. 94:28-37. doi: 10.2527/jas2015-9433.
  • Corral, J. M., Izquierdo, M., Bazán, J., Ayuso, D., Carolino, N., Gama, L. T., & Padilla, J. A. 2010. Genetic parameters for direct and maternal effects on litter size and weight traits of Iberian pigs. In Proceedings of the World Congress on Genetics Applied to Livestock Product ion (9, 2010, Leipzig, Alemania). Leipzig, German Society for Animal Science.
  • Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. 2011. Programa de mejora de la raza porcina Ibérica. 2011.
, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.